La educación: obreros mal pagados 


Ahora resulta que las licenciaturas pedagógicas y la carrera magisterial no tienen valides oficial. 

El gobierno, exige una evaluación a los maestros según ellos en aras de mejorar la educación. Pero hacen todo lo posible para desmantelar el sistema de educación pública y desacreditar a los maestros. 

Primero se debería de dignificar los planteles escolares y los recursos para su avituallamiento. Eso es lo que se debe de estandarizar. No es lógico, que un particular pueda dar mejores condiciones para estudiantes y maestros, que el mismo estado. 

Al arrebatar los derechos laborales a los docentes, se esta poniendo en jaque mate la educación pública en México, y todo apunta a una inminente privatización. Quienes podrán acceder al “derecho constitucional” a la educación, solo serán aquellos que tengan los recursos necesarios para pagarla a particulares. Al delegar esa obligación, el gobierno esta violando la constitución. 

De tal manera, que habrá más mexicanos que no se puedan dar el lujo de estudiar que ya de por si lo es. 

Esta situación lleva al país a convertirse en un semillero de obreros mal pagados sin derechos, pero si con obligaciones en favor de la industria automotriz. 

El “nuevo orden mundial” decidió que México sería una gran fabrica de automóviles y un banco minero y de hidrocarburos, desde luego operado por extranjeros sin ningún beneficio para los ciudadanos. 

La inseguridad, la inestabilidad económica, la crisis educativa, la incipiente democracia, la decadencia social, no son situaciones ajenas entre si. Es un plan perfectamente estructurado para entregar los recursos naturales y públicos a inversionistas extranjeros. 



¿La soberanía? Es solo una palabra con un bello significado.

La estrella antagónica: El Chapo Guzmán 


Hacia falta el antagonista estrella para que la puesta en escena de: México un país asediado por el crimen a pesar de los enormes “esfuerzos” de sus gobernantes y el “apoyo” de EE.UU no perdiera su violento dramatismo. 
La guerra contra el narco es un gran negocio para el imperio del cual se desprenden varios rubros y la violencia es el principal. 
Otro de los rubros que favorecen al capitalismo de la guerra contra el narco, es el terror que esta infunde entre la población. Culpables e inocentes caen víctimas de una violencia provocada convirtiéndose en daños colaterales que están justificados. El fin, en esta trama, si justifica todos los medios posibles, y algunos hasta imposibles… de creer. 
Así que: “nadie se mueva mueva”, es la consigna del gobierno, so pretexto de la captura del famoso Chapo, salen a intimidar a una sociedad trémula e incapaz de indignarse ante tan absurdas ficciones. 
Estamos en la antesala de la privatización de la salud, la educación, el agua y de la ejecución total de las reformas que remataron a Pemex y a la minería. La historia que condena a las próximas privatizaciones: ineficiencia, ineptitud, corrupción y saqueo, es un refrito, solo cambian los actores.  — ¿Y los responsables? — disfrutando de sus fortunas. 
Así que la gran capacidad de ingeniería en ductos subterráneos que tiene Joaquin Guzmán Loera, en estas fechas, no es una casualidad. 
La reconquista de México y la próxima invasión, ahora por el imperio capitalista que nos mira con sorna desde el norte, donde yace inerte la estatua de la libertad, es un plan perfectamente bien estructurado desde allá. 
¿Empató la selección mexicana de fútbol? Ya no se quienes son mas mediocres, si los que juegan o los que ven el juego. 

Cinco minutos de amor a los niños. 


No cabe la menor duda que la etapa de la niñez es la mejor de cualquier ser humano. 

Los bebés y los niños ¡son tan frágiles! En sus personitas se refleja la realidad del entorno en que desarrollan. Un bebé necesita mucha ternura, cariño, paciencia y respeto, acciones que se traducen a un solo idioma, el idioma del amor. 

Si bien es cierto, desde bebés hay que ser firmes con ellos y cuando sea necesario una nalgada oportuna no estará de mas, así como una reprimenda o castigo. De no hacerlo, estaremos incubando adultos egoístas, ególatras, envidiosos, ingratos, soberbios, insensibles y perversos. 

El tema principal no es precisamente la educación de los hijos, voy a lo deleznable que es el abuso infantil. Es algo que me enardece y hace hervir mi sangre, no lo puedo concebir. 

Mientras ustedes están leyendo esto, muchos niños están siendo torturados, mutilados, violados, abusados, explotados, humillados; están siendo objeto de las peores bestialidades, y eso ¡no lo debemos permitir! Si lo permitimos y no nos sensibilizamos, estamos formando parte de esa brutalidad, que lastima a lo mas tierno, sensible, emocional, inocente, noble y vulnerable de la humanidad. 

¿No son tus hijos, tus sobrinos, nietos? ¡Pero son las personas con las que convivirá tu consanguíneo en el futuro! Esos niños lastimados, en muchos casos se vuelven furiosos seres vengativos enfermos de odio y tarde que temprano pagaran también otros inocentes su tragedia. 

¿Culpar a sus padres y voltear la cara a otro lado? ¿Cumplir con las obligaciones de otro? ¡No! Pero tampoco hay que ignorarlos. 

Vi un video en el que un niñito con rasgos orientales es lastimado por otros evidentemente mayores que el, pero jóvenes aun. ¡Me dolió el alma su indefensión! ¡Me taladro la conciencia! ¡Me hizo garras el corazón! ¡Me sacudió el espíritu! Me imagine el terror que estaba viviendo, que en lugar de atención y cuidados estaba recibiendo todo lo contrario, descargas patológicas de la humanidad traducidas en cobardes y crueles golpes que hacían blanco en su frágil cuerpecito. 

¿Por eso muchos no ven esas cosas? Quizás, pero con cerrar los ojos no vamos a cambiar nada. Como tampoco nada pude hacer al ver ese video, hubiera querido abrazar al niño y protegerlo, y que los golpes me los dieran a mi que soy un hombre y puedo defenderme. Abrazarlo y pedirle perdón por lo que estaba sufriendo, besarlo, curar sus heridas y decirle que todavía hay esperanza, que el es un niño que no merece eso, ¡que ningún niño lo merece! Pero en ese instante era imposible, solo fue una intención, un deseo, un sueño muy alejado de una realidad incierta. 

Seguramente jamás conoceré a ese niño, ojalá este con vida y ya en mejores condiciones, lo suplico desde lo mas profundo de mi ser. Pero le prometí, que en cada niño que se cruce por mi camino, seré la diferencia de su cruel realidad, voy a ser esos 5 minutos que hagan la diferencia, voy a transmitirle todo eso que no puede hacer con el niñito del video, y tratare de sembrar una semilla de esperanza en su inocente corazón, quizás esos 5 minutitos hagan la diferencia en su vida. 

Y si todos nos sensibilizamos y a cada niño que veamos nos convertimos en esos 5 minutos de diferencia, ¿cuantas horas de amor y protección podríamos darles a cada inocente angelito por día? ¡Muchas! Y seguramente sus tristes vidas cambiarían y tendrían un futuro más esperanzador. 

Les suplico, conviertan esas vidas con tan solo 5 minutos de su generosidad, de ternura de amor, de apoyo, de protección en mejores vidas; hagamos que sean mejores las personas que en un futuro convivían con nuestra descendencia. 

Ojalá y haya podido llegar a sus corazones. Compartan esto para multiplicar voluntades y nos ayudemos a asegurar una mejor herencia a la humanidad. 

Hagamonos protectores de la niñez.

El Bronco electoral 


El fenómeno político electoral: “El Bronco” se ha convertido en la sensación del momento. 



Un candidato independiente que busca dirigir el destino político y social de una de las entidades industrial financiera más poderosa de nuestro país: Nuevo León. 

Pero, me pregunto: ¿Estará la sociedad  políticamente  preparada para aprovechar la llegada de un candidato ciudadano independiente al múltiple partidismo estéril y distinto al paradigma de los gobernantes tradicionales? Sin duda de llegar a ser el elegido, El Bronco no tendrá una varita mágica para resolver todos los graves problemas que aquejan a Nuevo León y que son los mismos que padecemos en la mayoría de Estados del país.

El Bronco y la sociedad se acercan a la recta final de la meta, que de ganar, enfrentaran un enorme reto al que no vencerán con carisma, argumentos y estrategias de mercadotecnia, sino con acciones, hechos y resultados, que deberán ser tangibles principalmente para los regiomontanos y que su reflejo destelle en todo México. No es fácil. 

Esa comunión que existe ahora con el candidato independiente en el norteño estado de Nuevo León, tendrá que persistir durante su mandato; el compromiso será de todos. 

Espero y no sea la sensación social de una competencia que se haya convertido en el espectáculo actual. No se trata de un partido de fútbol, ni de una pelea de box. 

Ojalá y los ciudadanos estén a la altura de las circunstancias actuales, y no se queden en el sensacionalismo pueril que nos tiene postrados en las gradas de los estadios de fútbol.

Regenerarnos 


Hay veces que hasta nuestro propio organismo tiene las respuestas que nosotros no queremos encontrar en la cotidianidad. 

Las células de nuestro cuerpo se regeneran, incluso las del hígado aunque para este, el proceso sea mas lento, cada 400 o 500 días, quizás esto se deba a la complejidad e importancia de dicho órgano. 
Vivimos en un mundo enfermo, del cual nosotros formamos parte, cada uno podríamos ser una célula para su inmensidad, pero a diferencia de nuestro sabio organismo, nosotros no nos queremos regenerar, no tenemos voluntad para reconstruimos, no evolucionamos, nos quedamos estáticos, somos células mediocres, apáticas, contaminadas y que juntas nos hemos vuelto un tumor que es el cáncer que aqueja a la decadente humanidad; somos un tejido social enfermo que se niega a regenerarse. 
Muchos piensan que los psicoanalistas son cosa de locos; otros, solo lo hacen para que la “razón” los asista, pero no la verdad, que es muy diferente. Si aprovecharán esa inteligencia que malgastan para engañar al psicoanalista a tal grado que manipulan su diagnóstico, en regenerarse, seriamos en verdad como las células de un cuerpo sano. 
El psicólogo, sépanlo, les podrá ayudar a mejorar en medida de la honestidad que ustedes tengan consigo mismos. El psicólogo no es adivino, si lo engañas, quien padecerá los resultados serás tú mismo y quienes te rodean (y dices que los amas). El psicólogo no va a cambiar al mundo para ti, te ayudará a cambiar a ti para adaptarte al mundo. 
Un ejemplo: violadores o cómplices del abuso a menores, van con el psicólogo a que les ayude a superar la culpabilidad que sienten, convirtiéndose en víctimas, y a la víctima la convierten en un victimario provocador. Terminan saliendo convencidos de que perdonaran al niño aquel del que abusaron. ¿Absurdo? Pues es la realidad. 
Me gusta la armónica vida de Jesús por la sabiduría de sus palabras y la congruencia de sus actos. 
El Rabino, les dijo que derribaran el templo y que El lo reconstruiría al tercer día. Para mi es la máxima interpretación de la reconstrucción de nosotros mismos. —¿La resurrección al tercer día? — seguramente se refería al renacer en nosotros mismos. Todo esto es sin duda una manera metafórica de estimular la necesidad de regenerarnos y que tanto trabajo nos cuesta empezar a hacerlo. 
Pues mis queridas células, es de decisión personal, el seguir formando parte de un tejido canceroso o un tejido sano. 
Feliz domingo, y si es en familia, mejor. (Yo estoy hoy con la mía) 


¿Votar o no votar? 

IMG_3988

Los partidos políticos son instituciones que solo sirven como vehículos para llegar al poder y servirse del mismo. -¿Los ciudadanos?- Esos no importan. 
Los partidos políticos, sus miembros, pero sobre todo sus candidatos, solo se acercan al ciudadano para solicitar su participación en el circo electoral. 
El rojo, el verde, el azul, el amarillo, el turquesa, el naranja y hasta el color de piel, aunque sea morena, tratándose de política, todos sirven al mismo régimen mundial. 
¿Independencia? No, los países se han vuelto colonias de un imperio, ellos deciden, no los ciudadanos. 
Barack Obama el vocero del poder mundial, felicita a Peña Nieto, mientras a Correa le reprende, ¿por qué será? 
Ahora que estamos en el tropel electoral del fantasioso mundo de las promesas, se ha ido acrecentando una disyuntiva: ¿votar, o no votar? 
Los candidatos, están a la altura de la cultura nacional, es lo que hay. No veo genuinos activistas, ni luchadores sociales, ni intelectuales, ni maestros, ni escritores, ni filósofos, ni periodistas, ni libres pensadores,  compitiendo por representar a la sociedad mexicana; pero si veo, los mismos políticos de siempre, a payasos, futbolistas, actores, cantantes, deportistas, y gente que vive del espectáculo, y ¡vaya! Que lamentable espectáculo estamos dando. 
Somos un país de mediocres que se pasan viendo la televisión, y ¿que es lo que ven? Novelas, programas de espectáculos y fútbol, pues de ahí les sacaron sus candidatos, de su propio mundo. 
Si postulan personas cultas, preparadas, verdaderos artistas y líderes sociales, esos nadie los conoce, no salen en la tele. 
No veo muchedumbre en torno a algún candidato, activista líder emanado de la voluntad social, del pueblo. Pero si veo, las mismas campañas políticas de siempre, con cientos y hasta miles de acarreados. ¡Que vergüenza! 
Parece que a la sociedad mexicana no le indigna nada; ya nada les asombra. 
Un ejemplo: comparen la cuenta de Twitter de Anahi con la de Aristegui ¡es mucha la diferencia! Pero a los mexicanos les gusta mas la fantasía que la realidad. 
La “verdad histórica de México” parece un capítulo de la Rosa de Guadalupe. Eso nos venden, porque eso les compramos. 
Si hubieran postulado al finado Chespirito a la presidencia en 2018, sin duda ganaría. 
Pero no quieren apagar la televisión. 
¿Se han preguntado por qué no regalaron Tablet en lugar de televisores? 
¿Han visto campañas donde regalen libros? 
No se hasta cuando vaya la mayoría a despertar, pero les resulta más cómodo que piensen por ellos. 
Hay que ir a votar, aunque sea a anular nuestro voto, para que sepan que sus candidatos no están ya a nuestra altura y que esa no es nuestra voluntad. No votar es no participar, es dejar que otros decidan por nosotros. Hay que involucrarnos, que estas sean las  elecciones más concurridas donde les vayamos a decir que no estamos de acuerdo con su corrupto sistema político fallido.