Capítulo 2. ​El cristal en la historia y el gran negocio.


Esta droga no es nueva. Se habla de que se preparó por primera vez en 1887 en Alemania y que se usó en Japón en 1919. En la Segunda Guerra Mundial, ya se usaba en el campo de batalla y por ambos bandos para mantener despiertos y alertas a sus soldados. Los suicidas Camicaces japoneses, se la inyectaban antes de cada misión. 
Cuando inició abiertamente “la lucha contra el narco” en el mundo, oficializada por Ronald Reagan y sostenida desde entonces por todos los mandatarios norteamericanos, el nivel de consumo de cocaína aumentó en Estados Unidos de 80 toneladas en 1979 a 600 toneladas en 1987, el aumento hoy en día es ya desproporcionado. 

El gran negocio 
Durante 1976, un inspector de la CIA reconocía que precisamente la CIA introdujo la epidemia del Crack en las calles de los Estados Unidos de Norteamérica. Gary Webb, el periodista que hizo pública esta noticia, termino muerto de dos balazos en la cabeza. 
“Los militares norteamericanos no combaten la producción de droga en Afganistán porque les reporta 50.000 millones de dólares anuales: son ellos quienes transportan la droga al exterior con sus aviones militares, no es ningún misterio” declaración hecha en 2009 al diario Russia Today por el general ruso Majmut Garreev.

Estados Unidos mueve aproximadamente un trillón de dólares anualmente con él narcotrafíco; esta cantidad es mayor que la del negocio del petróleo y el gas natural, ademas duplica también los ingresos de la industria automotriz. Cifras como las mencionadas anteriormente, nos llevan a pensar qué no es posible que el país más poderoso del mundo y con un presupuesto multimillonario en el rubro de seguridad, no pueda blindar sus fronteras para evitar que se introduzcan las drogas a su territorio. 
Enormes cantidades de dinero producto del narcotrafico regresan a algunos países de Latinoamérica incluyendo a México, como recursos para financiar por medio de infiltraciones: el paramilitarismo, grupos guerrilleros y narcotraficantes, para así poder deslegitimar movimientos sociales y organizaciones avocadas a la lucha de los derechos civiles de la población, o a grupos con ideologías que amenazan la hegemonía del imperio estadounidense. 
Otras fuertes cantidades de dinero también regresan a países latinoamericanos previamente lavadas en Wall street, como fondos para luchar contra grupos crimínales; tal es el caso de la iniciativa Mérida en México que ya tiene instaladas en nuestro territorio, bases militares norteamericanas que so pretexto de restablecer la paz y el orden de nuestro país violan impunemente nuestra soberanía. 
Y así, la historia nos da testimonio de qué lo que padecemos en la actualidad, no es más que el resultado de un engaño. 
Mientras esto sucede, y los poderosos hacen negocios millonarios con la falsa guerra contra el narco, los mexicanos seguiremos aportando las víctimas de una prohibición hipócrita. 

Imagen derechos del autor. 

Capítulo 1. La droga el cristal 



El “Cristal“, droga de diseño, sintética, parecida al vidrio molido de apariencia blanquecina, también denominado Speed, Meth, Hielo, Vidrio, Tiza… 
es una sustancia química peligrosa y potente y, al igual que todas las drogas, un veneno que primero actúa como estimulante pero luego comienza a destruir el cuerpo sistemáticamente. 
Esto no es una casualidad. Quien elaboró el Cristal, sabe claramente la secuencia físico, social y moral que destruye a quien la consume; la corrupción en la persona es total. 
El abuso del Cristal cambia al cerebro. Estudios nos muestran con imágenes cerebrales, alteraciones en áreas del cerebro asociadas con las emociones y la memoria; esto explica los graves problemas emocionales y cognitivos que muestran los consumidores. 
Quien consume cristal en altas dosis, sufre una etapa critica cuando la droga ya no le proporciona esa sensación de poder y bienestar. Ante esta situación  el consumidor pierde su sentido de identidad. Al no poder dormir durante varios días continuos, el consumidor cae en un estado psicótico, puede llegar a ver o incluso escuchar cosas que no existen. Esta condición en el adicto, lo vuelve sumamente peligroso. 
Quienes consumen cristal, cuando les viene el “bajonazo” pueden durar hasta 48 horas durmiendo ininterrumpidamente; después vuelven con un feroz apetito y con crisis nerviosas, pues el síndrome de abstinencia para los adictos a esta droga es muy severo. 

Todos somos hijos de… Carlos Slim. 


La red de fibra óptica más importante de mi país, y al mismo tiempo de Latinoamérica, es propiedad de Carlos Slim. 
La red de carreteras de cuota mas importantes de mi país, es propiedad de Carlos Slim. 
El petróleo de mi país, es extraído por empresas que son propiedad de Carlos Slim. 
Los mejores centros comerciales de mi país, son propiedad de Carlos Slim. 
La minería recurso natural y riqueza de mi país, es también parte de los negocios de Carlos Slim. 
Uno de los grupos financieros y bursátiles mas poderosos de mi país, capaz de proporcionar pólizas de seguros a Pemex, es propiedad de Carlos Slim. 
Una de las productoras mas importantes de cine y televisión de mi país, es propiedad de Carlos Slim. 
Reflexiono… 
¿Por qué decimos: mí país? 

¿A caso nos pertenece algo? 

¿Quienes son los dueños? 
Quizás, Juan Rulfo, a manera de visión, creo un personaje como Pedro Páramo, entre los muertos. Porque ahora, la mayoría, somos hijos de Carlos Slim Helú, en un país, también donde la muerte, es protagonista.

¡Por fin murió Castro! 


¡Por fin murió Castro!
¡Ahora sí, Cuba libre! 
Se organizaron elecciones, se implementó un nuevo sistema electoral, algo digno de un país democrático e institucional, como en México, un instituto electoral. 
El ejercicio electoral, a dado frutos. Estados Unidos de Norteamérica, a avalado el triunfo del candidato. 
Llegan los primeros créditos. Se planean las millonarias inversiones en infraestructura. 
Por lo pronto, para los inversionistas esto es una ganga, adquieren terrenos a un precio simbólico. Mientras el gobierno empieza a restaurar algunos edificios, de la llamada Habana vieja, se empiezan la levantar centros comerciales, allá se ve un Walmart, cerca de ahí, hay un McDonald, Burger King, y hasta un Carl’s Junior ¡por fin comeremos hamburguesas, festejan los cubanos. 
En un discurso, el nuevo presidente emanado de la voluntad popular, les pide a los cubanos, hacer un esfuerzo porque la tarea no será fácil. 
Ahora los cubanos, tienen ya un sueldo digno, como en México, ganan 4 dólares diarios. 
Las tarjetas que garantizaban la alimentación, dejaron de funcionar. Ahora puedes comprar lo que quieras con tus 4 dólares, nada te faltará. 
Los nuevos gobernantes, abren sus puertas a nuevos institutos educativos, claro, esto tendrá un costo, pero la educación de calidad, vale la pena. 
Empiezan a circular Mercedes Benz, BMW, Audis, Toyotas, Nissan, Ford, Chevrolet, Dodge nuevos, y cualquiera puede comprarlos, hay sistemas de financiamiento, pero las tasas de interés, no son las mismas que pagan los cubanos en Miami, esta nueva economía tiene un costo más alto, pues todavía hay algunos riesgos. Pero por lo pronto, nuestros políticos representantes, ya circulan por toda la isla en esos hermosos autos nuevos. 
EEUU, reforma la ley de migración, y terminan los beneficios de los cubanos al llegar por balsas a las playas de Florida. Ya no es necesario, ahora son libres. Pero pueden tramitar sus visas, sin problemas. 
Ahora hay algunas guarderías, para que las parejas de jóvenes cubanos, puedan dejar a sus hijos en un lugar seguro, mientras ambos trabajan, pues hay costos extras, el transporte público es nuevo, pero es un poco caro; la luz también se encareció, pero ya todos tendremos luz, los que la podamos pagar claro. 
Se empiezan a ver más niños en las calles, ahora ellos también se pueden ganar un dinerito extra. 
El presupuesto a la educación, se reduce considerablemente, es que se está invirtiendo en otras cosas muy importantes. Pero nada que no se pueda arreglar con una pequeñita cooperación de padres de familia. También existe la opción de llevar a tus hijos a escuelas privadas, a esas donde van ahora la mayoría de los hijos de nuestros representantes, con suerte te otorgarán una beca, y solo pagaras una parte, la educación, no tiene precio. 
Ya tenemos grandes hospitales privados, solo hay un pequeño problema, la atención dejó de ser gratuita, pero no vamos a escatimar en salud, eso tampoco tiene precio, además, hay muy buenos planes de financiamiento. 
Nos sacaron de donde vivíamos, la deuda que adquirió el país para salir adelante es altísima, pero están construyendo ya modernos fraccionamientos, son casas pequeñitas, y tenemos hasta 30 años para pagarlas. 
— La verdad es que con lo que voy a pagar por mi nueva casa, antes hubiera podido construir más de cinco. Pero los financiamientos no son gratis. 
De día trabajo en la construcción y de noche, trabajo en uno de los antros que abrieron nuevos, también hay muchos casinos, hay más vida en Cuba. Con un solo sueldo, y el de mi esposa, no nos alcanza, así que tengo que hacer un esfuerzo extra. 
El otro día llegó un joven muy agradable, y me ofreció un negocio por debajo del agua, dice que muchos de los turistas son adictos a las drogas, y que el me traerá de todo, para que pueda venderles, las utilidades son muy buenas, dice que en un fin de semana, puedo ganarme lo que gano en un mes en mis dos trabajos, y que no me preocupe, que están tratando de arreglar con la policía, para que no nos moleste, que ahora están más accesibles. 
Probé una de las drogas, y me siento como nuevo, no me canso, y casi no me da hambre, ahora sí, me voy a hacer rico. 
Las hijas de mi comadre, muy guapas por cierto, ya traen carro nuevo, trabajan en un Table Dance, es un carrito pequeño, pero antes ni imaginarlo. 
Estoy un poco triste, me enteré que mataron al joven que me traía la droga, me dijo que habían llegado otros competidores, y que nos querían sacar del negocio. 
El otro día, me detuvo la policía, me llevaron detenido a un lugar que no era la comandancia, me golpearon y me exigieron parte del dinero de la venta de drogas, además me obligaron a trabajar con otro señor de aspecto asesino. 
Lo que nunca pasaba en mi querida Cuba, ahora después de lo que me pasó, ando con miedo. Ya no confío en la policía. 
Estamos preocupados, han empezado a desaparecer jovencitas y niños, dijo nuestro presidente, que son los riesgos que corren los países libres, pero que aumentarán el número de policías, y militares para que esto no suceda. 
Algunas de las viejas escuelas, fueron derribadas. El salario que les asignaron a los maestros, es insuficiente, las cosas están caras, y ellos no pueden subsistir, antes acudían a las asambleas ciudadanas, pero ya no existen. Nuestros representantes están en lujosos edificios, velando por nuestros intereses. El problema es que es muy difícil acercarse a ellos, con eso del crimen, tienen mucha seguridad. 
Uno de los maestros que se estaba organizando para ir a reclamar la falta de recursos, no aparece, otros de sus compañeros, temen por su vida. Porque también a ellos los han amenazado. El gobierno dice que está investigando, que no permitirán que esto suceda. 
Muchos de los niños a falta de escuela, se están yendo a los campos agrícolas, trabajan para compañías americanas, ganan lo doble que nosotros 8 dólares diarios, pero están lejos de casa. 
No se vale, los mejores negocios, los tienen los familiares de nuestros representantes, gente del gobierno, la cosa no es pareja. 
Yo, ya no quiero vender droga, me siento muy mal, no puedo dejar de consumir esa porquería, mi mujer me quiere dejar. Fui con el doctor, pero me dice que el tratamiento es muy caro. 
Un médico cubano, de los viejos, me ha ayudado a rehabilitarme. No me ha cobrado nada, le ayudo en lo que puedo, ahora trabajo lavando carros en Walmart. 
Mi mujer me dice que nos hemos atrasado en los pagos de la casa, y que si no pagamos este mes, nos quitaran la casa, qué hay personas esperando una oportunidad. 
Se ha perdido la calma en Cuba, las personas tienen miedo. ¿De que nos sirve todo esto? Hay algunas personas viviendo en la calle, esto no lo hubiese permitido mi comandante Castro. 
Extraño los paseos con mi esposa e hijos por el viejo malecón, en paz. ¡extraño mi Cuba de antes! —

Lo que nunca dijo Felipe Calderón, de su absurda “guerra contra el narco” 


Voy a enfrentar el narcotráfico, y el crimen organizado de manera integral. 
Empezaré por hacer más prisiones federales, para evitar la corrupción y el hacinamiento en los penales estatales y municipales. Vamos a convertir estos centros, en verdaderos lugares de rehabilitación e inserción a una sociedad donde existan oportunidades para todos. 
Depurare los ministerios públicos federales, y estaré proporcionando constantemente recursos para la capacitación y actualización de sus miembros; las investigaciones por parte de la policía ministerial, serán claves para el desmantelamiento de la estructura criminal. 
Dignificare las instituciones policiacas, exigiré un trabajo a la altura del grave problema de inseguridad a estados y municipios, quienes no den resultados positivos, se irán, quienes se corrompan, serán juzgados sin excepción. Además creare un programa para profesionalizar todos los cuerpos policiacos del país. 
Empezaré por investigar las fortunas inexplicables de quienes han sido y son funcionarios públicos. Ya que es ahí donde se gesta el cancer criminal que permea a todo el país.
Fortaleceré es sistema de salud pública, para que tenga la capacidad de atender y sobre todo prevenir las adicciones en la juventud. De manera integral, habrá una constante campaña para la prevención del consumo de drogas. 
No trabajaré conjuntamente con EEUU, puesto que la historia nos deja claro que lejos de erradicar el narco en los países en los que intervienen, lo agudizan. Nuestro frente será en total autonomía, ya que somos una nación independiente y nuestra soberanía nos obliga a solucionar nuestros propios problemas. Las fuerzas armadas, solo estarán como apoyo de las instrucciones de seguridad estatales y municipales, pero no tendrán atribuciones policiacas. Nuestro ejército estará para salvaguardar nuestras fronteras y evitar el contrabando de armas. En esa labor se le exigirá al gobierno de Estados Unidos, acciones conjuntas, pero cada quien en su territorio. 
Las inversiones internacionales se harán en las zonas de mayor conflicto; en las fronteras olvidadas, por donde cruza la droga, porque en muchos de los casos, la única actividad económica que tienen para sobrevivir, se las ofrece el crimen organizado. 
Los derechos y garantías de los mexicanos, serán precisamente la garantía de que el estado de derecho sea el común denominador de este frente contra el crimen. No vamos a criminalizar a toda una nación, porque los mexicanos, la aplastante mayoría, somos gente de trabajo y de paz. 
Duplicaré el presupuesto de la educación pública digna y de calidad en todos los rincones del país. No permitiremos que nadie lucre con esta noble e importante labor de educar a los mexicanos. Promoveré la lectura como nunca antes. En cada colonia tiene que haber una biblioteca. Ningún niño estará expuesto en la calle trabajando, la niñez en su totalidad estará en la escuela, ese es su lugar. En México, vamos a preparar a los niños, como los futuros administradores de nuestros recursos, como directores de nuestras empresas, no como los obreros, o la servidumbre de los extranjeros. México tendrá siempre una oportunidad y será un ejemplo para nuestros hermanos latinoamericanos. 
Se acabaran los derroches en comunicación social, no habrá concesiones ni privilegios para ningún medio de comunicación. El derecho a la información, es un derecho que no admite negociaciones ocultas. 
No habrá persecuciones políticas, pero hasta donde las leyes nos lo permitan, se actuará de forma expedita, contra funcionarios del pasado que permitieron este clima de violencia en nuestro país. Porque la omisión también merece castigo, ante la obligación constitucional de garantizar la paz social. 
— Esto, no lo dijo mucho menos lo hizo, nunca jamás ningún político mexicano, ni siquiera el asesino de Felipe Calderón, que uso al narco para legitimarse. 

El “abuso policiaco”, Damián Zepeda y los antecedentes. 


¿Por qué cuando la policía detiene a un político o funcionario público para revisión, por exceso de velocidad, por cometer cualquier infracción o por qué se sospecha que conduce un automóvil bajo los influjos del alcohol se molestan y se sienten agraviados? 
Ese tipo de prácticas, todos los ciudadanos de a pie, la mayoría con mucho más calidad moral y cívica que los mismos políticos y funcionarios públicos, las vivimos a diario por parte de distintas instituciones policiacas. Algunas veces con motivos, y otras elegidos al azar, para buscar el más mínimo motivo para intimidarlo y terminar con una extorsión. 
Pero cuando se trata de un político, estos se resisten, se molestan, reclaman sus derechos (los mismos que ellos nos han ido arrebatando, hasta convertirnos en un potencial blanco del abuso de cualquier institución policiaca) se sienten intocables; amenazan a los policías, y si son del partido contrario al que está en turno, dicen que es golpeteo político. Y qué decir de los medios, los acusan de acoso y de abuso si publican la nota. 
El caso de Damián Zepeda el secretario general del nefasto y funesto PAN, que fue detenido cuando su chofer iba en exceso de velocidad y por la falta de una luz en su vehículo, esto en la ciudad de Hermosillo, Sonora; no fue la excepción, e hizo todo un drama, como lo acostumbran los políticos, y culpa a la policía de cometer abuso en su contra; se presume que iba bajo los influjos del alcohol, señalamiento que no se pudo comprobar debido a que Zepeda era el copiloto, no era el conductor. 
¿Y si hubiesen aceptado civilmente su falta? ¿Y si no se comporta prepotente, y retador? Nada de esto, hubiese sucedido. 
Hay que recordar, que los panistas de las administraciones estatales y municipales pasadas, están involucrados en varios delitos; ese antecedente, y la prepotencia del panista, hizo que los policías sospecharan, quizás estaban ante la fragancia de un delito. Los policías, solo hicieron su trabajo. 
No hay que olvidar las célebres y millonarias hieleras de Padrés. 

Los periodistas del Milenio, periodistas del estado. 


Recordando la entrevista sobre lo ocurrido en Nochixtlán, Oaxaca, entre Carlos Marín y Julio Hernández, reflexione lo siguiente. 
  Por cierto, como un paréntesis, Hernandez hizo pedazos al payaso de Marín, obviamente no podía ser de otra manera, a pesar que Adela Micha, la titular del programa donde fueron entrevistados, y que pertenece a televisa, ayudaba a su cómplice para que no se viera tan humillado por la inteligencia y la razón de Julio, él Astillero. Cabe destacar que el: “asalto a la razón” por parte de Marín, fue un show cómico, malísimo. 
  Carlos Marín, lo único que merece de la sociedad mexicana es un escupitajo, y ya se lo han echado, y nadie se escondió para hacerlo. Inmediatamente otros miembros de la palangre, de su misma calaña, lo defendieron; sobre todo las plumas al servicio del gobierno, que los excusan de todo, desde el panfleto llamado: Milenio, del cual Marín es director. 
  Julio Hernández, merece el respeto y la admiración de la sociedad mexicana. Pero no así de los gobernantes y funcionarios abusivos que se ven evidenciados a través de la objetiva pluma del periodista oriundo de la capital Potosina, quién es fundador y director del rotativo la Jornada en San Luis Potosí. 
  De tal manera, que mientras a Marín lo escupen, a Hernandez lo amenazan de muerte. 
  Así la libertad de expresión en México; así el derecho a la información de los mexicanos. 
  Dicen que Ciro Gómez Leyva, entrevistó a Peña Nieto. ¿Que esperaban, que lo hiciera Sanjuana Martínez, Lydia Cacho o Alvaro Delgado, incluso él mismo Astillero?