Robo de gas en Pemex


Escribe: Dolores Padierna

Pemex y Shell Oil Company, por iniciativa del entonces presidente Salinas de Gortari, crearon en 1993 la empresa Deer Park Refining Limited Partnership (DPRLP) para inyectar capital a la refinería Shell Deer Park, ubicada al sureste de Texas. En esta refinería existe un verdadero quebranto para Pemex, derivado de la penetración del crimen organizado en la paraestatal con la complicidad de Shell en el robo del gas comprimido proveniente de la Cuenca de Burgos; ilícito denunciado recientemente por Pemex en la Corte de Texas.
El yacimiento de gas Cuenca de Burgos abarca más de 70,000 kilómetros cuadrados en los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

Allí Pemex, a través de su subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP), opera 2,827 pozos de gas, cuyo gas condensado se transporta a 150 estaciones de recolección, luego a 52 tanques de transferencia y a los sistemas de entrega.

Una parte de la producción se lleva a los centros de proceso de Pemex, otra a la Refinería de Cadereyta, Nuevo León; y una más se envía, precisamente, a la refinería de Deer Park, a través de PMI Norteamérica SA de CV (PMI NASA), la división internacional de Pemex.

Enormes cantidades de gas mexicano han inundado el mercado estadounidense para elaborar gasolinas de alta calidad. Si consideramos que Pemex no vende a particulares y hace sus entregas mediante transferencias entre sus subsidiarias, resulta que las adquisiciones de gas mexicano realizadas por empresas estadunidenses y europeas, son ilegales o robadas.

En 2006, la organización criminal La Compañía, integrada por el cártel del Golfo y Los Zetas, inició los robos con la colaboración de empleados de Pemex, de sus contratistas, empresas privadas y agentes aduanales asociados: el condensado era trasegado de cualquier punto de la Cuenca hasta la frontera de Tamaulipas y, como si fueran Nafta, pasaba por las aduanas formales mediante documentos apócrifos.

Luego los embarques se llevaban hasta terminales y bodegas de las zonas portuarias de Texas, para su almacenamiento temporal y posterior distribución a los compradores. También se apoderan de 200 pipas diarias en promedio mediante asaltos o entregas concertadas: los transportistas, camino a los centros de transferencia, vacían el gas en otras pipas y rellenan las suyas con agua, que es recibida por empleados de Pemex como si fuera hidrocarburo.

Este gas también se maquila en la refinería Deer Park de la que Pemex es socio y luego regresa a México ya como gasolina.
Entre 2008 y 2009, autoridades estadounidenses descubrieron como destinatarias a importantes empresas de Houston, Pasadena, Clear Lake, Freeport, Beaumont, Tulsa, Oklahoma, Brownsville y San Antonio. Fue hasta después de que el gobierno de Estados Unidos enjuiciara a las primeras compañías implicadas, que Pemex actuó pese a que desde 2007 Felipe Calderón fue enterado de este hecho.

En julio de 2010, abogados de un despacho de Dallas, contratado por Pemex, presentaron la primera demanda contra Basf Corporation, Murphy Energy Corporation, Trammo Petroleum, Inc; Bio-Un Suroeste, Inc; Combustibles del Valle; Petróleo Depot, Inc; y contra los ejecutivos Donald P Schroeder, Arnoldo Maldonado, Jonathan Dappen, Stephen Pechenik, Timothy Brink y Josua Crescenzi. Se acusó a todos de ‘asistir directamente’ y ‘alentar’ el robo y la violencia “participando activamente en el contrabando de condensado robado y/o la compra para su uso en Texas”, algunas de ellas con conocimiento de su origen ilícito.

En mayo de 2011 se presentó la segunda demanda. Ésta en contra de las compañías Big Star Gathering LLP, Ltd; F & M Transportation, Inc; Joplin Energy, Llc; F/K/A Hayes Hutchison Energy, Llc; Plains All-American Pipeline, LP; Semcrude, LP; Saint James Oil, Inc; Superior Crude Gathering, Inc; Transmontaigne Socios, LP; Western Refining Company, LP; y las personas físicas James Jensen y Jeff Kirby.

La demanda presentada por Pemex en 2012 señala a STUSCO, filial de Shell, como uno de los principales vendedores del gas robado; y plantea que ‘probablemente’ las acusadas desconocían el origen del hidrocarburo o lo adquirieron mediante terceros, pero no se aseguraron de que tuviera los títulos de propiedad, “y por lo tanto era ilegal bajo las leyes de México y de Estados Unidos”. Es obvio, en conclusión, que la venta de gas robado “requiere una conspiración en Estados Unidos para pasar el gas por la frontera, lavar su fuente y fraudulentamente distribuir y vender el producto al beneficiario final: a Pemex”.

La autora es senadora de la República.

El periodismo y las “pruebas”


Hay quienes en el ejercicio del servicio público, ante la incuestionable realidad, todavía piden pruebas cuando se les señala.

Actualmente las que podrían ser pruebas legales, presentadas por periodistas, activistas, o organizaciones no gubernamentales, no funcionan para la administración de la justicia.

Aquí 5 motivos:
1.- Las ignoran
2.- Las manipulan
3.- Las desprestigian
4.- Las cuestionan y por ultimo.
5.- Las archivan.

Los trabajos de investigación periodística, son desprestigiados desde el poder, pues exigen pruebas legales, como si la realidad supiera de la corrupta tramitología de las instituciones. Y no solo exigen pruebas, que además no reconocen pues según ellos carecen de sustento legal, sino que reclaman el “desprestigio” que dicen los políticos sufren ante las notas periodísticas. El prestigio, -les informo- solo se puede perder si algún día se tuvo, pero los cínicos políticos y funcionarios de hoy, la mayoría, nunca lo han tenido, lo han construido a base de mercadotecnia. La integridad, no la conocen.

Las pruebas que ellos exigen, son paradójicamente las mismas qué precisamente ellos tienen la obligación de presentar a una sociedad demandante de justicia.

•El periodista no es policía, ni fiscal, su trabajo es exponer investigaciones a la opinión pública.
•El oficio periodístico tiene que cuestionar lo que no funciona para provocar reflexión en los ciudadanos. Esta es la verdadera labor del líder de opinión: crear conciencia entre la sociedad, y no estar disculpando los abusos que cometen los servidores públicos.
•Quien trata de convencer a los ciudadanos de lo contrario a la realidad desde el ejercicio de la “información”, no son periodistas, son mercenarios de la información al servicio del poder.

El trabajo periodístico no es el responsable de desestabilizar la economía del país, son las acciones de políticos y funcionarios las que ponen en riesgo el buen funcionamiento de una nación.

Además, si la exposición de asuntos delicados sobre corrupción, donde están involucrados los políticos no fuera verdad, ¿Por qué un total de 103 periodistas han sido asesinados, mientras que 25 más permanecen en calidad de desaparecidos desde el año 2000 a la fecha? Cabe mencionar que la docena trágica del PAN, fue la más letal para los periodistas, en especial el funesto sexenio de Felipe Calderón.

Otro punto que desafortunadamente no podemos ignorar, es que el periodismo en muchísimos casos, ha dejado de lado su esencia original, para convertirse en un lucrativo negocio. Los medios de comunicación en la actualidad, son poderosos por la complicidad que tienen precisamente con los gobiernos quienes reparten millonarias partidas para “comunicación social”.

La única manera de hacer algo ante la mafiosa complicidad estado-medios, es buscar informarnos en medios alternativos que todavía gozan de la libertad que da la ética, la honestidad, la integridad, el profesionalismo y el valor.

Usted decide si estar informado o inducido.

La extinción del pequeño transportista.


En México circulan en promedio 120 mil unidades de carga con modelos de más de 25 años de antigüedad.

El hecho de que el parque vehicular de un sector económico tan importante como lo es el transporte de carga, que moviliza anualmente un promedio de 600 millones de toneladas, y activa más de 71 actividades económicas, generando más de 4 millones de empleos directos e indirectos, este envejecido, no es mas que el resultado de las pésimas políticas económicas que solo favorecen a los monopolios.

Del 2006 a la fecha, el costo de los fletes, se ha incrementado un 30% en el mejor de los casos. El costo del diésel el 1ro de diciembre del 2006, era de 5.70 pesos y en la actualidad su costo es de 14.20 pesos, un 249% mas.

A estos adversos números, hay que sumarle el altísimo costo de los peajes para transitar por autopistas de cuota (en pésimas condiciones) y que de 2006 a la fecha se han incrementado un 120% aproximadamente.

Un ejemplo importante: En el tramo Chihuahua – Ciudad Juárez, hay una caseta de cuota que para un trailer sencillo, de 5 ejes cuesta 618 pesos en un tramo de 86.7 kilómetros, y es obligatoria para los transportistas. En ese tramo, como en algunos otros, el transportista recorre esos kilómetros en ¡números rojos!

Decía un transportista haciendo alusión a una chirigota: “Como dijo la gallina o nos hacen mas chico el huevo, o mas grande el culo”.

Lo cierto es que los pequeños transportistas están condenados a desaparecer de persistir estas políticas irresponsables.

Los grandes del transporte en México, pueden circular con una utilidad mínima, aun así ¡siguen ganando!

El programa de Chatarrización es en favor del flotillero que busca recuperar la mayor cantidad de dinero posible al vender sus unidades seminuevas, a un alto costo para renovar sus equipos ultimo modelo. Mientras tanto el hombre camión o pequeño transportista tendrá que recurrir obligatoriamente a las tiránicas practicas de financiamiento que tememos actualmente.

El hombre camión, o pequeño empresario del transporte en México, ante tal panorama, ha tomado medidas actualizado sus equipos viejos, cambiando tren motriz, suspensión (aire), motores (electrónicos de baja emisión de contaminantes) y cabinas modernas (ergonomicas) con refacciones importadas usadas desde EE.UU. y a esa técnica le llaman: “repotenciar” las unidades.

Otros pequeños Transportistas, han importado unidades de modelos hasta el 2007 con las especificaciones que rigen en la NOM (Norma Oficial Mexicana) para su operación en el SPF (Servicio Publico Federal) ante la SCT (Secretaria de Comunicaciones y Transportes).

A pesar de estas acciones tomadas por los transportistas, empresas armadoras de autos en México como la GM (General Motors) están exigiendo unidades, tracto-camión y remolques, de modelos ¡2010 como mínimo! Esto, para que puedan prestar los servicios de transportación que ellos requieren. Absurdo diría yo para un país con una situación económica tan difícil, y el sector del autotransporte de carga en nuestro país, no es la excepción.
Este medular sector de la economía, no tiene representación digna en las cámaras legislativas. Están si, pero quienes desde su curul de diputado, protegen sus intereses como poderosos empresarios del transporte.

Insisto, este estructural sector de la economía, esta en total indefensión, ante las exigentes e injustas demandas de las transnacionales automotrices.

¿Y qué hacen las agrupaciones nacionales como Canacar (Cámara Nacional de Autotransporte de Carga) Conatram (confederación nacional de transportistas mexicanos) y Amotac (Alianza Mexicana de Organizaciones de Transportistas, A.C)? Pues hacerles gordo el caldo a políticos que necesitan jalar reflectores y votos en tiempos electorales. Hay mucho por hacer en estas agrupaciones. Hay que refrescar sangre; los liderazgos permanentes enquistados no dan oportunidad al beneficio colectivo de tales organizaciones. Sus movilizaciones resultan estériles. Los tenues logros no permean a la mayoría.

Seria una brutalidad pasar una iniciativa que obligara renovar unidades ante la deplorables condiciones económicas de los transportistas.

Se deben de tomar cartas en el asunto con carácter de urgencia y no aprovecharse de la situación para llevar agua a sus molinos en estos tiempos electorales.

IMG_3505

La verdadera verdad histórica de México


Yo veo a quienes dicen estar protagonizando la historia de mi país, y me avergüenzo profundamente de ellos.

Pregunto: ¿puede un títere ser protagonista o antagonista de una historia? Es el titiritero el del mérito, cuando menos del manejo del guiñol.

Uno de nuestros graves problemas, es que siempre terminamos creyendo las historias que nos cuentan. No hemos sido capaces de escribirla nosotros mismos, siempre le damos la atribución a quienes nos oprimen; somos indiferentes a los acontecimientos trascendentales en su momento preciso.

La irresponsabilidad de los mexicanos, que se niegan a involucrarse en los sucesos contemporáneos, han dejado que otros sean los que escriban nuestra propia historia, condenándonos a erguir nuestro futuro en una falacia.

Es preocupante que los historiadores que deberían ser apasionados de la verdad, le tengan más pasión al poder, al dinero y a la posición social. Aquí en México esa es la realidad. Historia a la carta.

Nuestro origen, nuestros anales, nuestra realidad dista mucho del engaño que llaman: “verdad histórica”

La historia de México, que esta plasmada en los libros a los que tenemos acceso, es una distorsión de la realidad.

Los que se ostentan como protagonistas, solo han sido marionetas de un plan perfectamente estructurado que se maquina desde el exterior. Es insultante su ignorancia, su ineptitud, su cinismo. Obviamente no tienen la más mínima capacidad de escribir nada que valga la pena. Se han conformado con migajas. ¡Serviles lisonjeros del imperio!

No hay soberanía, nuestra “democracia” es un circo. Los verdaderos líderes sociales yacen inertes, quienes han corrido con suerte, en algún panteón, otros menos afortunados, en alguna fosa clandestina, otros en las cenizas de una hoguera ignota, o disueltos en algún ácido, convertidos en una mancha viscosa en alguna parte del olvidado campo mexicano.

Y los que hoy en vida reclaman justicia en pos de un México libre, corren un inminente riesgo de perder la vida, o desaparecer para siempre, como si la tierra se tragara a quien osa enfrentar al poderoso, a su amo.

¿Cuándo dejaremos de ser los extras de nuestra historia y tomaremos con valor nuestro derecho de ser protagonistas de nuestra propia historia?

La única verdad histórica que no está escrita y que nació condenada a la incógnita, es el abuso del que hemos sido objeto con el paso de los años.

Nos hemos vuelto las pasivas piezas de un ajedrez, con el que los poderosos desde lo más alto de su imperio mueven en aras de incrementar sus insolentes fortunas, al mismo ritmo que crecen las injusticias y la pobreza en el mundo.

¿Hasta cuando?

México: entre la tragedia y la publicidad


La adversidad por la que atraviesa México, ni es casualidad, ni tampoco es responsabilidad de todos los mexicanos.

¿Para qué querían los criminales ‘levantar’ 43 estudiantes incómodos para el gobierno? ¿Para qué asesinarlos, y luego en un basurero calcinar los cuerpos en una hoguera que debió de haber alcanzado una temperatura de 1,600 grados, moler los restos, echarlos en bolsas de plástico para después sumergirlos en un río? ¿Para qué desollar un estudiante y dejarlo a plena vista?

Cualquier criminal, sabría que esto iba a calentar su plaza, que iba a poner todos los reflectores en esa zona, se llenaría de policías, periodistas y que por lógica iban a buscar a los desaparecidos, y que muy probablemente iban a encontrar las múltiples fosas donde yacían decenas de asesinados, y que el macabro suceso daría la vuelta al mundo. Pues parece, que esto que sucedió, es lo que querían que sucediera, que todo el mundo se enterara, y que los mexicanos entrarán en shock. Lo lograron.

Sin embargo, hay cosas entre la pestilente corrupción del gobierno, que se les salió de las manos. Y es que la historia de la candente hoguera del basurero de Cocula, resulta tan inverosímil, como la historia del cuerpo de la niña Paulette Gebara Farah perdida en el colchón de su cama. Si, son los mismos creadores de ambas historias.

Entonces la sociedad, voltea a ver al gobierno señalándolo como el verdadero responsable del ataque, muerte, y desaparición de los estudiantes. Hay quienes, que como yo, piensan que efectivamente, los asesinaron y calcinaron, pero muy probablemente en un campo militar, pero ante la presión social, esto se les salió de las manos e inventaron la historia que nos cuenta Murillo Karam.

La paulatina escalada de terror y barbarie que estamos padeciendo en México desde el funesto sexenio de Felipe Calderón, no es casualidad. Esta nueva tragedia de Ayotzinapa, pone a México justamente donde se podrán justificar acciones policiales y militares en contra de la sociedad, so pretexto de la criminalidad y el narcotrafico.

La declaración de Barack Obama: “el hecho de que los narcotraficantes se apoderen de pueblos y regiones enteras es, en algunos casos, ‘un problema crónico’ en México”. Es el preludio de más violencia, pues cuando Estados Unidos de Norteamérica, se refiere a Terrorismo, Rebeldes y narcotrafico, esta justificando futuras intervenciones, que vendrán luego de que continúen eventos tan trágicos como los de Iguala en Guerrero.

Elucubrando:
Tampoco creo que la bandera de México que irrumpió en la entrega de premios Nobel, sea una casualidad. Alguien quiere que se voltee a ver a México en el mundo como un estado violento y fallido, y lo están logrando.

IMG_3296.JPG

Se fue Chespirito, pero nosotros aun estamos vivos


Y pensaran ustedes: “Bueno pues a este cabrón ningún chile le embona” y yo les digo: “Allá ustedes si hasta por quien tienen que sentirse consternados les tienen que decir”

Si, si, yo también vi el Chavo del Ocho, y también me daba risa el humor que manejaba, pero debo haber tenido 8 ó 10 años aproximadamente. Ya después me molestaba tener que sentarme todos los lunes a las 8 de la noche a ver El Chavo porque ¡todos lo veían! Y ya a esa edad me daba cuenta que eran las mismas pendejadas de siempre. Si, yo también fui a ver al Chanfle al cine, recuerdo que chingue hasta el cansancio a mis padres para que me llevaran, me gusto la película, lo acepto, me divertí mucho. Fue filmada en el 78, yo tenía ¡7 años!

Tampoco me es indiferente la muerte de Roberto Gomez Bolaños, era un ser humano. Se fue ya de avanzada edad, 85 años no son pocos. Vivió muy bien pues su “talento artístico” siempre estuvo en manos de la televisora más poderosa de Latinoamérica y de las mayores del mundo. Gozo de privilegios, se codeó con influyentes, disfruto del cariño de millones. Fue una vida generosa para el, se fue tranquilo.

Pero, ¿que me dicen de los cientos de miles que mueren en nuestro país de forma violenta? Torturados, mutilados, desmembrados, calcinados, colgados, y ahora la nueva modalidad: ¡desollados! ¿Por qué me debo de conmover mas de uno que de otro? ¿Hay vidas de primera, segunda y hasta tercera? No, en mi caso me duele mas la perdida de todos los jóvenes, y de los estudiantes que fueron desaparecidos descaradamente por el gobierno. ¡La mayoría no llegaba a los 25 años! Eran humildes, tenían sueños ilusiones y parte del futuro de esta nación estaba en sus manos. El vigor que da la juventud y ante tanta injusticia, pensaron que un mejor México era posible, se manifestaron, recurrieron a la protesta y los desaparecieron, otros fueron masacrados por un gobierno que permite que todo el territorio nacional sea una macabra fosa común. Por ellos y por otros miles de desaparecidos si estoy consternado. Madres, padres de familia, jovencitas y jóvenes inocentes, familias enteras, asesinados o desaparecidos. Eso si me duele, y por ellos si me siento indignado; desde la infancia han padecido pobreza, ignorancia, de falta oportunidades, de una vida digna.

Chespirito jamás se pronunció por las causas verdaderamente justas. Vivió de los pobres, para servir a los ricos y poderosos. Fue un panista de hueso colorado, tuvo una actitud zalamera, para mi gusto indigna, en favor del dipsómano y megalómano Felipe Calderón, el instaurador del terror en México.

Y precisamente su ídolo Chespirito, enajeno a la sociedad en el televisor, haciéndole creer que la mediocridad es su destino. Nos podemos haber reído de niños, pero ya de adultos con plena conciencia es deleznable hacerlo.

Yo no lo dije, no es puntada mía, lo dijo Emilio Azcárraga Milmo: “México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil.”

Yo no se si ustedes quieran que los vean así, ó a sus hijos, yo no.

Para todo hay etapas, para todo hay épocas, todo tiene su momento. Hay que dejar de ser una nación boba e infantil, que se ría de pendejadas y que se sienta agraviada si se las quitan. Hay que empezar a despertar nuestras conciencias y ver más allá de la puta televisión. Hay que empezar a pensar, y no estar esperando que es lo que dice la tele que hay que hacer. La decisión es nuestra y esa es nuestra verdadera responsabilidad.

Que en paz descanse Roberto Gomez Bolaños. Pero tú todavía estas vivo. IMG_3218.JPG