La genuina izquierda.


Remontémonos a los tiempos del finado José López portillo expresidente de México.
Aquel apasionado orador que lloraba en sus discursos, que para muchos mas bien fueron lágrimas, producto de su capacidad histriónica.
Fue cuando se dio paso a la “Ley de organizaciones políticas y procedimientos electorales” Esto fue como la fecundación, el periodo de gestación del actual IFE.
Pero era muy prematuro hablar de una plural democracia. Incluso tuvo que venir un fraude, el de 1988 donde Salinas arrebato la presidencia a Cuauhtemoc Cardenas.
Fue en este sexenio de Salinas, donde de alguna manera se empezaron a notar los brotes de democracia, pero no una democracia autónoma. Se “permitieron” algunos triunfos, que no fueran incómodos para los planes del PRI. Fue donde la admirable inteligencia de Carlos Salinas de Gortari, tejió la red, que hasta hoy nos tiene atrapados.
Vayamos por partes. Lejos de que los triunfos que Salinas “negocio” al PAN fueran una derrota para el PRI, fue una magistral manera de perpetuarse en el poder, cuidando sus intereses, sin que el descontento de la sociedad, terminara en un estallido social.
Querían un “cambio” pues ahí esta. Pero ¿Porque llego el PAN y no el PRD a la presidencia en el 2000? Porque el PRD estaba prácticamente recién fundado, y esa etapa de juventud, no se prestaría a “negociaciones” con quien le había arrebatado el poder años atrás a su fundador y líder moral. Cuauhtemoc Cardenas.
Necesitaba pasar tiempo para que llegaran a afiliarse a las filas del PRD salinistas que fingiendo descontento con el sistema, buscaron una sombra que ofreciera una genuina alternancia en el poder. La izquierda.
Así, entonces algunos estuvieron desde la fundación del PRD en 1989 pero nunca de manera integra, nunca fueron leales, hasta hoy.
Fue así que en 1996 Jesus Ortega Quiso ser líder del PRD, pero lo derrotó Andrés Manuel López Obrador.
Desde entonces empezó la fisura en el PRD que después se convirtió en ruptura y que ahora los separa un abismo. Por un lado los “Chuchos” corriente que se denomino así por la cercanía de Jesus Ortega y Jesus Zambrano; y por otro lado la corriente de los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador. Sin duda, principios e ideales muy diferentes.
Fue en esta abismal diferencia donde el salinismo ha apostado una parte de su capital político, fue en la deslealtad y en la carencia de principios de los “chuchos” donde Salinas vio tierra fértil para crear una división en el partido, que sin duda debilitaría a la genuina izquierda, (para mi es una depuración de la izquierda) pero fortaleceriá sus intereses de continuar con la perpetuidad de la mafia en el poder.
Cabe mencionar aquí, que la total carencia de principios de los “chuchos” se a manifestado también a favor del PAN, esas infructuosas alianzas tan raras como una mal formación genética, de juntar la izquierda con la derecha ó inclusive crear una tercera llamandola “nueva izquierda” no es mas que una total carencia de progenitora, por no llamarle madre, para no ofender ese sagrado nombre.
No se diga Marcelito Ebrard, que bajo la sombra del salinista Camacho Solis, Juega a “unificar” La izquierda, y servirse del trabajo ajeno, a favor de Salinas, o del PRI.
No cabe duda que es de admirarse la inteligencia de Salinas, “no poner los huevos en una sola canasta” este visionario hombrecillo, usa tres canastas: 1.-PRI, 2.-PAN y 3.-“La Nueva izquierda” Tres ilusos veletas faltos de principios y valores que negocian con la dignidad del mexicano. Pretenden seguir con su existencia parasita, medrando del erario. ¿Que representan? ¿Que proponen? Nada.
Así que no hay mucho que pensar. Solo hay dos fuerzas políticas en este país: A) “la mafia del poder” que nos tiene sumidos en esta hecatombe nacional. B) la genuina izquierda.
Por favor no se confundan. Los mediocres triunfos del PRI no representan una real democracia, son una vergüenza. Existe un 60% de la sociedad que esta sinceramente hasta la madre de lo mismo, que no votan, porque no confían en las débiles instituciones que siempre declinan a favor de intereses ajenos a la sociedad.
Recuerden mis lectores, el PRD no representa la izquierda mexicana, y no es justo que se tiren a la basura años de trabajo, de integridad, lealtad a la sociedad y fidelidad a México. No es justo para nadie y menos para la sociedad, que continuemos viviendo esta tragedia nacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s