¿Todos somos Juárez?


En diciembre pasado, el ejército regreso a patrullar a Ciudad Juárez Chihuahua, por el nuevo brote de violencia, ahora contra policías. A tan solo dos meses que Felipe de Jesus Calderón Hinojosa dejara la presidencia del país, presume el “éxito de su estrategia” precisamente en esa ciudad fronteriza.

Si bien es cierto, Ciudad Juárez siempre ha sido una frontera conflictiva; en primer lugar por su naturaleza geográfica que la sitúa como vecina inmediata de USA; en segundo lugar, por el pandillerismo que impera, y que de alguna manera ha alcanzado niveles sectarios, por su sanguinaria violencia y macabros crímenes. El tercer lugar y el más importante, fue la aparición de esos misteriosos comandos que llegaron junto con los gobiernos panistas y que se consolidaron con Calderón y que aprovechando esos dos puntos que anteriormente detallé, convirtieron a Ciudad Juárez en el epicentro de la violencia nacional, en la ciudad más peligrosa del mundo y la de mayor riesgo para ejercer el periodismo también a nivel mundial.

Los mismos narcotraficantes tradicionales, estaban aterrados, los que pudieron, se fueron del país y se llevaron a sus familias; algunos otros se internaron en el país, y otros que aunque se retiraron del “negocio” pero que no se fueron de la región, fueron cayendo poco a poco, víctimas de lo que fue un exterminio. Desde luego los que no se intimidaron y continuaron intentando permanecer dentro del tráfico de drogas, también desaparecieron víctimas de esos misteriosos comandos. Pero lo peor, no fue la “limpieza” que hicieron esos misteriosos comandos, sino que el narcotráfico en si, se multiplico y delitos que no se vivían en esa frontera como el secuestro y la extorsión se dispararon como nunca en ninguna entidad en aquellos días en nuestro país.

La PFP, y el ejército arribaron a Cd. Juarez y junto con su llegada, también apareció más violencia.

Los policías federales, se vieron envueltos en varios escándalos por actos delictivos; así como el ejército en “levantones”, desapariciones y homicidios. Si algo es cierto, la sociedad en esa frontera, temía igual a la policía y al ejército, que los mismos criminales.

Se empezó a cobrar “cuota” desde ricos empresarios, hasta a vendedores de burritos y los que no cooperaban, eran asesinados sin ningún miramiento.

Cerraron miles de comercios, maquiladoras abandonaron la ciudad ante el embate de la criminalidad, la sombra del desempleo, se convirtió en penumbra, pues a la crisis mundial y su innegable repercusión en nuestro país, había que sumarle también la inusitada violencia, que derivo de una falaz “estrategia” producto de un estado fallido y un estado coludido.

Antes del 2008, año en que inicio la hecatombe en Ciudad Juárez, durante el fallido sexenio de Calderón, el año más violentó fue de 300 asesinatos; mientras que en el 2010, se alcanzaron los 3 mil muertos relacionados con el crimen organizado. Esto quiere decir que la criminalidad, se disparó precisamente en su funesto sexenio. Para esas fechas, Ciudad Juárez, ya se encontraba sitiada por policías federales y el ejército.

¿Es tan difícil para los pocos defensores de Calderón, hacer un cálculo tan sencillo para darse cuenta que los números no mienten y que la peor violencia que hemos vivido llego junto con su nefasto gobierno?

Un aberrante crimen que se volvió emblemático, fue el de Villas de Salvarcar; la noche del 31 de Enero del 2010, en que asesinaron cobardemente a 14 adolescentes estudiantes, que festejaban en una fiesta, donde no había ni alcohol; otros 14 fueron heridos y dos de ellos de gravedad, quienes fallecieron más tarde. La primera expresión de Calderón fue de que eran “pandilleros” ¡No lo eran! Eso quedo grabado para los que tenemos sentido común, como una clara muestra del conocimiento de Calderón de que había un exterminio, que se simulaba con el pretexto de que grupos antagónicos peleaban “la plaza”. Así, cualquier pretexto era bueno, como lo fue esta sana reunión de estudiantes, para aprovechar y sembrar el pánico y el terror entre la sociedad.

De Salvarcar lo único que quedo, es un campo deportivo, que hicieron al vapor y con el que jamás repondrán la vida de esos jovencitos.

También Calderón se equivocó en juzgar tan mal a los juarenses.
Cd. Juárez, era una frontera muy productiva, con mucho empleo, mucho comercio y donde su hospitalidad alcanzaba para todos. Había gente de toda la república, y de algunas partes del mundo, pues venían a buscar una oportunidad que en su lugar de origen no había y que Cuidad Juarez les ofrecía. La gente de Juaritos, como le dicen de cariño, es gente muy trabajadora, que no se merecía el irreparable daño que sufrieron por parte de Calderón, pues fue él, quien origino la brutal violencia, para después “combatirla” y autonombrarse “Salvador” ¡que disparate!

¿Y los miles de muertos?
¿Y los miles de desplazados?
¿Y los miles de empleos perdidos en esa entidad?
¿Y los miles de hogares abandonados y perdidos por ciudadanos inocentes?
¿Y los cientos de desaparecidos?
¿Y los activistas asesinados?
¿ Esos resultados no los presume el malnacido de Calderón en Harvard?

El narcotráfico fue el pretexto perfecto, pero no fue el motivo de esta fatalidad.

Culpa al pasado Calderon de haber permitido que el crimen llegara a estos niveles, pero fue en su gobierno donde se multiplico hasta el 1 mil %. Hace responsable al PRI de esta violencia inusitada, y se desdice entregándoles a ellos mismos el país (y por cierto con tan sólo el 1% de votos computados, hasta vidente resulto).

Esa práctica de encender el fuego a escondidas, permitir que cause daño y luego venir a “apagarlo” buscando todos los reflectores internacionales para después hacerse el héroe, y decir que la divina providencia fue quien lo mando, en una actitud mesiánica, es muy de dictadores psicópatas, como lo fue, por citar un ejemplo: Augusto Pinochet.

Se necesitaban personas psicópatas en los principales puestos de seguridad nacional, para llevar a cabo la macabra simulación que Calderón encabezo. Se rodeó de los mas enfermos: Genaro García Luna, su corrupto brazo ejecutor, como ejemplo y este a su vez, se rodeó también de las peores almas, donde deberían estar las mejores.

Para llevar a cabo este funesto plan, se necesitaba de los más corruptos, que tuvieran un precio y que no tuvieran dignidad y que el cinismo fuera su principal “virtud” capaces de fingir cual lobo con piel de oveja al asecho. Lozano, Zuarth, Cordero, sólo por citar a algunas escorias humanas.

Para poder culminar con toda impunidad su macabro sexenio que dejo de rodillas a toda la sociedad, aprovecho cada espacio público para justificar con mentiras la tragedia que estábamos viviendo; tuvo que gastar millones como nunca antes nadie, en publicidad, para que a fuerza de repetir tantas veces la mentira, se volviera realidad en la mente de los incautos y lo despidieran con un #GraciasFCH y así ante tal perversidad, la sociedad confundida por su ignorancia, no reclame a una voz, como lo deberíamos hacer todos los que tenemos dignidad. ¡Juicio a Calderón!

Ahora Calderon, gracias a su traición a la patria y al servilismo que demostró a USA, ante un cómodo presente, que le promete un próspero futuro, en Harvard, donde fue invitado, para sacarlo del ojo del huracán y mantenerlo a salvo, se pone a presumir de su “estrategia todos somos Juárez” y sus “fabulosos” resultados.

¿Alguien le cree?

Patético.

Comunicado de Marcos (EZLN)


El subcomandante Marcos, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), presentó al subcomandante Moisés. El comunicado publicado este jueves en Enlace Zapatista, fechado el 13 de febrero, es la sexta parte de ‘Ellos y Nosotros’, en la que con el título ‘Miradas’, publica la quinta parte: ‘Mirar la noche en que somos’. En el texto, el líder de los zapatistas expresó: “Queremos presentarles a uno de los muchos él que somos, nuestro compañero Subcomandante Insurgente Moisés. Él cuida nuestra puerta y en su palabra también hablamos los todos y todas que somos. Les pedimos que lo escuchen, es decir, que lo miren y así nos miren”.

EEUU, la CIA y los accidentes de Pemex.


Muchos nos estremecimos después de la “misteriosa” explosión de la torre de Pemex en la Ciudad de México, donde perdieron la vida 38 mexicanos y 19 más permanecen aun hospitalizados. Quienes no se estremecieron deberían de hacerlo; en primer lugar porque al perder la capacidad de asombro, nos estamos acostumbrando a convivir con el terror, a vivir en una permanente ruleta rusa y de que nuestra existencia dependa de la “suerte”.

Hay cosas que nadie cree, pero que la mayoría acepta.

Los políticos mexicanos, son parte de un juego macabro, orquestado por los más poderosos prócer del mundo.

Los líderes sociales, incluso en contra de su voluntad y muchos hasta sin darse cuenta, se vuelven voceros de los más potentados, que se esconden hasta en las causas justas, para simular que hay una resistencia.

Detrás de los conflictos más sangrientos del planeta, siempre esta EEUU y su memorable CIA supervisando que se instaure el terror y que parezca que el origen son causas internas del país o la región.

Citemos, sólo algunos ejemplos emblemáticos.

La historia de Chile, no pudo ser tan trágica como lo fue, sin la ayuda de EEUU. Tras la controversial muerte de Salvador Allende, Pinochet fue el principal engrane de cambio en favor del capitalismo. El terror, “la guerra” la muerte, desapariciones y una dictadura de 16 años, fueron los principales ingredientes para someter al pueblo Chileno. Se instauró un nuevo modelo económico en ese país.

En Irak, primero Washington apoya a Saddam Hussein y después lo ataca hasta crear un caos en aquella región que vive sumida hasta hoy en una terrible violencia. Estas zonas en guerra, se convierten en un negocio redondo para nuestro vecino del norte. Primero empoderan un dictador, después les venden armas a sus “contrarios” desde el lucrativo contrabando, enseguida crean el conflicto, luego hacen de la milicia un negocio, controlan su petróleo e instauran su modelo económico neoliberal.

La URSS mientras se resistía al capitalismo, fue considerada un enemigo acérrimo de USA, y un peligro para el mundo. En plena metamorfosis, ya después de Gorbachov y su perestroika, cuando Boris Yeltsin estuvo al frente de la nación, existió una pobreza, corrupción y criminalidad muy parecida a la que hoy vivimos en México. Se instauró un nuevo modelo económico en ese país y Rusia dejo de ser un enemigo para USA.

Colombia, durante mucho tiempo víctima de una situación muy similar a la nuestra: el narcotráfico, y un conflicto armado inexplicable, donde han muerto miles de inocentes, a los que convierten en criminales y rebeldes para justificar “su guerra” (blancos positivos) bajo estas “amenazas” ha vuelto un sumiso colaborador de USA quien los controla y determina el modelo económico a seguir.

Aquí en México, desde mi muy personal opinión, tenemos cuatro circunstancias principales por las que estamos viviendo una especie de pesadilla de la que millones queremos despertar.

• La primera: la vecindad con EEUU

• La segunda: el petróleo

• La minería

• El narcotráfico

El narcotráfico que se ha vuelto el pretexto ideal para crear un estado de terror, policial y que tiene apariencia de un conflicto armado, que nos mantiene divididos, (Zetas, Golfos, Chapos, La linea, La Familia, La Barredora, El CJNG y un largo etc…) esto sin duda, da entrada a actos terroristas en los que EEUU es especialista en inventar, (Las Torres Gemelas) y así mantiene a la sociedad sumida en la incertidumbre, con miedo, dividida y vulnerable. Una parte importante de la pobreza, va de la mano de este fenómeno inédito, en que se ha convertido “La guerra” entre los cárteles en Mexico, donde el estado se ha vuelto un simple espectador, la sociedad la víctima, y los grupos criminales los protagonistas cínicos y descarados de esta macabra historia.

Lo que para muchos abyectos miembros del rebaño social fue la “Valentía” de Calderón, para los que estamos informados fue la peor sumisión y traición a nuestra patria: inventar una guerra para despojarnos insolentemente. Calderón, con la doblez que lo caracteriza, por un lado culpaba severamente al pasado refiriéndose al PRI y por otro festejaba el regreso del mismo porque así garantizaba su inmunidad y una salida más cómoda a la nueva vida que le tenían preparada sus patrones en Harvard, como premio a su servilismo y pago a su poca valía como ser humanó.

Aquí estamos otra vez, ante un nuevo “accidente” como los muchos que ha tenido Pemex últimamente. Como espectadores, viendo como nos quitan lo que era nuestro, aunque nunca lo hubiéramos disfrutado. Aquí estamos trémulos deseando no convertirnos en un “daño colateral”, ante una total indefensión y ante un gobierno que nos mira de una forma inexorable. Aquí estamos ante una oposición que esta más preocupada por ganar adeptos y hacer un partido más, aprovechando el descontento social, que buscando nuestra verdadera representación, ofreciéndonos una tutoría que nos oriente a decidir si nos lanzamos al vacío a defender algo que nunca ha sido nuestro, o lo canjeamos por una “libertad” que nos lleve a justificar “las tragedias” viendo inducidos los vídeos “inéditos” de la televisora oficial refiriéndose a un accidente que no lo fue, para sentir que estamos viviendo un infortunio y no un despojo.

Ante esta tacita realidad, hasta los que se sienten caudillos están jugando un papel co-protagónico, porque son parte del juego y no se han dado aún cuenta, ¿o si?

El prematuro parteaguas del sexenio.


A exactamente dos meses de esta nueva administración priísta, se termina el prólogo esta nueva historia que se esta empezando a escribir hoy en nuestro país.

Empieza pues de manera prematura la nueva etapa del gobierno Peñista. -¿Por qué de manera prematura?- Pues mínimo, habría que darle 1 año para empezar a ver cambios a favor del país, ya que Calderón dejo un país al borde del estallido social, que no será nada fácil estabilizar. Así que por mi parte, en el reeacomodo de las nuevas estrategias políticas, económicas, sociales y de seguridad, contaban con el beneficio de la duda, porque considero que no es justo caer en puras descalificaciones, es pueril pensar que habrá cambios inmediatos y mágicos.

Este lamentable evento de ayer en la torre de Pemex, donde hasta este momento se habla ya de 30 víctimas mortales y más de 100 heridos; nos deja estáticos y a la expectativa de las investigaciones que se están realizando desde ayer.

Depende de la veracidad de como se trate este delicado asuntó, del rumbo que tomará el país. Hay muchos motivos poderosos y con fundamentos para pensar que esta fatalidad fue un atentado. El más importante es: el petróleo.

Ya desde ayer mismo, empezó la censura, ¡Hasta en Twitter! Medios como Milenio, más expedito que la propia PGR, manejaba una versión, la de una “fuga de gas”. Otros que fue por “causas eléctricas”. Algunos aseguran que “fue una bomba”. Pero esas son sólo elucubraciones.

No hay que perder de vista, las misteriosas explosiones por “accidente” en un próximo pasado en algunas instalaciones de Pemex en el país.

Recuento tomado de texto por Carlos Granados.

•En 2007 Pemex sufrió 3 accidentes: en Guanajuato fueron cinco explosiones y cuatro incendios, en las instalaciones de de Celaya, Salamanca y Valle de Santiago, no hubieron pérdidas humanas. En Veracruz un derrame de hidrocarburos afectó a seis poblados y ríos. Pero el más polémico ha sido el incendio en la plataforma marítima de Usumacinta en Campeche donde 20 trabajadores que habían logrado escapar de la conflagración perdieron la vida en el bote de salvamento conocido como mandarina ya que no tenía las condiciones de seguridad necesarias, situación que se trató de ocultar por las autoridades de PEMEX.

•Según un informe oficial de Pemex, en 2008 se presentaron al menos 45 accidentes y derrames durante ese año

•En 2009 un acto vandálico ocasionó un fuga de hidrocarburos en Cárdenas, Tabasco; mientras que en Villahermosa al realizar trabajos de limpieza de hidrocarburos se presentó un derrame.

•En 2010 un trabajador murió y dos resultaron gravemente heridos debido a una explosión en sus instalaciones de Cadereyta, Nuevo León.

•El año pasado Pemex volvió a sufrir otro accidente en la refinería Miguel Hidalgo en Tula, ahora con un saldo de dos muertos y al menos 10 lesionados. En la terminal marítima de Pajaritos Veracruz 2 trabajadores resultaron con quemaduras.

Del pasado 12 de agosto al 18 de septiembre en Reynosa, Tamaulipas, ocurrieron 4 “accidentes” el último el
del Complejo Procesador de Gas de la Cuenca de Burgos, ubicada en el kilómetro 19 de la carretera Reynosa-Monterrey, donde hubo 26 vidas humanas que lamentar.

Lo cierto es que Pemex atraviesa ahora mismo por un tema que lo tenía al punto de ebullición, “La inversión extranjera”.

Cronología de un estado fallido: Nuevo León


•Sabino Gordo 21 muertos.
8 de Julio 2011
Un bar con un amplio historial delictivo, sirvió como marco para que un comando armado irrumpiera asesinando a 21 personas que se encontraban en el interior. Aquí cabe resaltar, lo impresionante que es, qué se puedan desplazar grupos armados en plena zona céntrica como si nada; acciones que sólo se perciben, con el apoyo de las mismas autoridades, quienes están coludidas.

•Casino royale 52 muertos.
25 de agosto del 2011
Esta fue sin duda una de las más grandes tragedias sufridas en todo México, ocurrida en Nuevo León, una entidad que se encuentra sumida en un estado fallido como nunca antes. Producto del “cobro de cuota”, el motivo de este cruel asesinato en contra de los ciudadanos indefensos, que nada tenían que ver con el crimen organizado. Su error: fue ir a apostar a un casino irregular, que era objeto de la extorsión, producto de la imperante corrupción federal, estatal y municipal.

•Penal de Apodaca 44 muertos.
19 de febrero de 2012
La terrible corrupción que existe hasta hoy en el estado de Nuevo León, y donde los penales estatales, no son la excepción, desencadeno esta cruel masacre, donde asesinaron a golpes con tubos a 44 reos, que según pertenecían al cártel contrario de los zetas. Familiares de algunos de los detenidos asesinados, que purgaban sentencias sin ser culpables, sufrieron lo indescriptible. Aquí, cabe hacer mención, que la mayoría de reos, son del fuero federal y que a falta de penales federales, estos son llevados a penales estatales que carecen de la capacidad para tener a estos delincuentes.

•Cadereyta 49 muertos.
13 mayo 2012
La obra de Dante, en comparación a estos macabros hechos, es sin duda una caricatura. 49 cadáveres descuartizados, incompletos que fueron tirados, como basura, dispersos… Que mientras eran arrojados, quien daba las órdenes, grababa un video, en la madrugada de ese trágico domingo. Un grupo criminal, se adjudicó el terrible hecho y advertía a sus rivales por medio de mantas. Esto no se puede concebir sin el apoyo de las autoridades. Nadie puede asesinar, descuartizar y dispersar los cuerpos de 49 seres humanos y grabar el hecho, sin ninguna complicación, si no es con la complicidad de las autoridades.

•Kombo Kolombia 18 muertos.
25 de Enero 2013
Terrible tragedia. Es difícil describir de manera diferente, estos macabros hechos. Volvemos a lo mismo, contratan un grupo musical para una fiesta privada en Sabinas Hidalgo Nuevo León, los “levantan” en donde se presume fue la presentación, ¡Son 20 personas! Se los llevan, los interrogan, los torturan y los asesinan, no obstante los arrojan a una noria. Esta versión se sostiene gracias a que hubo un sobreviviente que milagrosamente logro escapar. Todo esto lo hacen así, como si nada, con toda libertad, con la confianza que da saberse inmune, seguro y sobretodo sentir que ellos son el poder de facto.

¿No es este un franco estado fallido? 184 seres humanos cruelmente asesinados en 5 eventos tan sólo en un estado: Nuevo León, donde los criminales actuaron con toda libertad, con la colusión de las autoridades, porque no se explica de otra forma, ¿como es posible que puedan actuar así? Ha sido este “gobierno” de Rodrigo Medina, una verdadera tragedia para todos los habitantes de Nuevo León, que se encuentran indefensos y a merced de los criminales. Una gestión que hasta ahora, a demostrado un total fracaso y donde sus operativos en conjunto con la policía federal, el ejército y la marina, no han sido más que una pasarela mediática, que ha sido rebasada por el poder que la imperante corrupción ha cedido al crimen organizado.

Esto sólo fue el breve resumen de 5 eventos. Pero a diario, en Nuevo León, como en otros estados de la república, suceden tragedias similares, de las cuales nunca nos enteramos. Pero los medios tradicionales, tendenciosos, apuntan sus baterías en un conflicto familiar de los prominentes empresarios regios de la familia: Garza Lagüera, mientras tanto los neoleoneses, viven en total indefensión.