EEUU, la CIA y los accidentes de Pemex.


Muchos nos estremecimos después de la “misteriosa” explosión de la torre de Pemex en la Ciudad de México, donde perdieron la vida 38 mexicanos y 19 más permanecen aun hospitalizados. Quienes no se estremecieron deberían de hacerlo; en primer lugar porque al perder la capacidad de asombro, nos estamos acostumbrando a convivir con el terror, a vivir en una permanente ruleta rusa y de que nuestra existencia dependa de la “suerte”.

Hay cosas que nadie cree, pero que la mayoría acepta.

Los políticos mexicanos, son parte de un juego macabro, orquestado por los más poderosos prócer del mundo.

Los líderes sociales, incluso en contra de su voluntad y muchos hasta sin darse cuenta, se vuelven voceros de los más potentados, que se esconden hasta en las causas justas, para simular que hay una resistencia.

Detrás de los conflictos más sangrientos del planeta, siempre esta EEUU y su memorable CIA supervisando que se instaure el terror y que parezca que el origen son causas internas del país o la región.

Citemos, sólo algunos ejemplos emblemáticos.

La historia de Chile, no pudo ser tan trágica como lo fue, sin la ayuda de EEUU. Tras la controversial muerte de Salvador Allende, Pinochet fue el principal engrane de cambio en favor del capitalismo. El terror, “la guerra” la muerte, desapariciones y una dictadura de 16 años, fueron los principales ingredientes para someter al pueblo Chileno. Se instauró un nuevo modelo económico en ese país.

En Irak, primero Washington apoya a Saddam Hussein y después lo ataca hasta crear un caos en aquella región que vive sumida hasta hoy en una terrible violencia. Estas zonas en guerra, se convierten en un negocio redondo para nuestro vecino del norte. Primero empoderan un dictador, después les venden armas a sus “contrarios” desde el lucrativo contrabando, enseguida crean el conflicto, luego hacen de la milicia un negocio, controlan su petróleo e instauran su modelo económico neoliberal.

La URSS mientras se resistía al capitalismo, fue considerada un enemigo acérrimo de USA, y un peligro para el mundo. En plena metamorfosis, ya después de Gorbachov y su perestroika, cuando Boris Yeltsin estuvo al frente de la nación, existió una pobreza, corrupción y criminalidad muy parecida a la que hoy vivimos en México. Se instauró un nuevo modelo económico en ese país y Rusia dejo de ser un enemigo para USA.

Colombia, durante mucho tiempo víctima de una situación muy similar a la nuestra: el narcotráfico, y un conflicto armado inexplicable, donde han muerto miles de inocentes, a los que convierten en criminales y rebeldes para justificar “su guerra” (blancos positivos) bajo estas “amenazas” ha vuelto un sumiso colaborador de USA quien los controla y determina el modelo económico a seguir.

Aquí en México, desde mi muy personal opinión, tenemos cuatro circunstancias principales por las que estamos viviendo una especie de pesadilla de la que millones queremos despertar.

• La primera: la vecindad con EEUU

• La segunda: el petróleo

• La minería

• El narcotráfico

El narcotráfico que se ha vuelto el pretexto ideal para crear un estado de terror, policial y que tiene apariencia de un conflicto armado, que nos mantiene divididos, (Zetas, Golfos, Chapos, La linea, La Familia, La Barredora, El CJNG y un largo etc…) esto sin duda, da entrada a actos terroristas en los que EEUU es especialista en inventar, (Las Torres Gemelas) y así mantiene a la sociedad sumida en la incertidumbre, con miedo, dividida y vulnerable. Una parte importante de la pobreza, va de la mano de este fenómeno inédito, en que se ha convertido “La guerra” entre los cárteles en Mexico, donde el estado se ha vuelto un simple espectador, la sociedad la víctima, y los grupos criminales los protagonistas cínicos y descarados de esta macabra historia.

Lo que para muchos abyectos miembros del rebaño social fue la “Valentía” de Calderón, para los que estamos informados fue la peor sumisión y traición a nuestra patria: inventar una guerra para despojarnos insolentemente. Calderón, con la doblez que lo caracteriza, por un lado culpaba severamente al pasado refiriéndose al PRI y por otro festejaba el regreso del mismo porque así garantizaba su inmunidad y una salida más cómoda a la nueva vida que le tenían preparada sus patrones en Harvard, como premio a su servilismo y pago a su poca valía como ser humanó.

Aquí estamos otra vez, ante un nuevo “accidente” como los muchos que ha tenido Pemex últimamente. Como espectadores, viendo como nos quitan lo que era nuestro, aunque nunca lo hubiéramos disfrutado. Aquí estamos trémulos deseando no convertirnos en un “daño colateral”, ante una total indefensión y ante un gobierno que nos mira de una forma inexorable. Aquí estamos ante una oposición que esta más preocupada por ganar adeptos y hacer un partido más, aprovechando el descontento social, que buscando nuestra verdadera representación, ofreciéndonos una tutoría que nos oriente a decidir si nos lanzamos al vacío a defender algo que nunca ha sido nuestro, o lo canjeamos por una “libertad” que nos lleve a justificar “las tragedias” viendo inducidos los vídeos “inéditos” de la televisora oficial refiriéndose a un accidente que no lo fue, para sentir que estamos viviendo un infortunio y no un despojo.

Ante esta tacita realidad, hasta los que se sienten caudillos están jugando un papel co-protagónico, porque son parte del juego y no se han dado aún cuenta, ¿o si?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s