¿Y el estado laico?


La Ciudad del Vaticano acoge la Santa Sede, máxima institución de la Iglesia católica. Por consiguiente, cualquier visita a un evento que se celebré ahí, es de carácter religioso.

La historia es testigo inherente del daño que se ha causado a la humanidad, cuando la religión y el estado se unen.

México es un país que pasa por una grave crisis de valores. En México estamos viviendo una brutal violencia sin precedente. No alcanza ningún discurso a polarizar siquiera la tragedia que vivimos.

Las visitas de nuestros ejecutivos federales al Vaticano, han sido totalmente estériles para la sociedad, por no decir nocivas, empezando por el derroche en los onerosos viajes. El presidente siempre va acompañado de un séquito de hasta 37 hipócritas que van a darse en publico, los golpes de pecho más caros que puedan existir en un país como el nuestro y que son un agravio para los millones de pobres que tenemos en casa.

Después de cada visita a la Santa Sede, las cosas en México, siguen igual o peor. Nada cambia, se siguen cometiendo las mismas barbaridades, los mismos abusos, las mismas injusticias, los mismos crímenes… La iglesia católica, no práctica lo que pregona; nuestra clase política no cumple lo que promete.

La religión católica es poderosa, sobretodo en países donde impera la ignorancia; donde la educación es mala y ademas un negocio, no un fin; donde no se leen libros; donde el internet es caro; donde el derecho a la información nos es negado; donde aumenta el analfabetismo en lugar de disminuir; donde la denuncia no es cultura, como sucede aquí en Mexico. Ellos, los católicos saben como apaciguar el rebaño, y eso al gobierno mexicano, le conviene. Es por eso la voluntad de fortalecer una relación de respeto con la iglesia católica, que no garantiza otra cosa más que complicidad.

A los representantes católicos les gusta mucho el dinero ¡vivir muy bien! y a nuestros políticos, también, a costa de lo que sea.

Si nuestros representantes políticos, quieren ofrecer culto a la religión que profesen, que lo hagan con sus propios medios, no con los recursos públicos.

¿Y el estado laico?

¡Como te extrañamos Benito Pablo Juárez García!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s