El buen juez por su casa empieza


La realidad es que en México tenemos una orientación vocacional de la chingada.

Muchos dejamos la escuela, porque te tratan de preparar para un examen, no para aplicar el conocimiento. Yo he visto muy de cerca, muchas “casas del Herrero con azadones de palo” ¿por qué? Pues porqué estudiaron algo para lo que no tienen vocación. Aquí también cabe a la perfección el sabio dicho que dice: “El buen juez por su casa empieza”.

Hay quienes podrían ser excelentes matemáticos y terminaron graduándose en derecho. ¡Nada que ver!

Es muy triste ver a un profesionista, con cara de fastidio, cansado, frustrado y sintiéndose condenado a ejercer una profesión que evidentemente no lo satisface.

¿Podrán aportar algo en esa deplorable condición? ¡Pues lógico no! Ni siquiera mejoran su entorno más próximo que es su familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s