La ganadería lechera en grave situación.


Esta columna se publicó EnLaPolitika.com el 23 de Enero del presenté. Hoy esta aún más vigente.

La ganadería y sobretodo la lechera, esta en grave riesgo de desaparecer.

Los llamados establos sociales, que más bien son empresas familiares, han sido los primeros en abdicar. Obviamente estas familias se quedan sin ingresos y empiezan a engrosar la lista de desempleados. De la misma manera, están dejando de operar establos donde habían hasta 500 cabezas de ganado.

Esta devastadora situación a dejado a miles sin empleo en todo el país, que directa o indirectamente dependían de la industria lechera.

¿Cuales son los principales factores que han desencadenado este cuadro a la industria lechera? Veamos: El principal fue la docena trágica de los gobiernos panistas, fueron 12 años que se dedicaron con ahínco a desaparecer una ganadería familiar que no les convenía a los grandes monopolios de la industria láctea.
El alto precio del diésel, ha sido determinante también para la desaparición de este sector pecuario, ya que todo suministro para los establos, viaja por carretera y esto ha encarecido todo, por ejemplo el forraje, que la mayoría es importado desde USA, porque el campo mexicano produce ya muy poco. El kilo de forraje, es más caro que el litro de leche. También las políticas parece que están diseñadas para beneficiar a los productores de otros países, pero no a los mexicanos, pues cada día se importa más leche en polvo; en el 2010 las importaciones de leche en polvo llegaron a 560 mil toneladas, en el 2011, a 618 mil toneladas y para el tercer trimestre del 2012 ya se rebasaban mas de 600 mil toneladas.

Hay zonas de México que dependían en un alto porcentaje de la ganadería lechera, como lo es el triángulo lechero, como se le llama a la zona de Santa María del Valle, San Miguel el Alto y San Julián, en Los Altos de Jalisco. Es en esta misma zona, donde se están sacrificando casi 500 vacas lecheras en los rastros por lo que no tendrán ganado para producir mas leche; estas acciones dejaran un déficit de aproximadamente 9 mil litros diarios. Ahora lo que predomina en el triángulo lechero, son establos abandonados, ranchitos tristes y empresas familiares quebradas.

En Jalisco, hay alrededor de 80 mil productores pecuarios, con un promedio de entre 70 y 80 cabezas cada uno y están desapareciendo.

Mientras el precio este desfasado, entre el costo de producción y el de venta del producto de al menos un peso con 10 centavos, este sector seguirá en picada.

El precio de venta por litro 5.20 y hay que invertir 6.30 para producir ese mismo litro de leche. Así de sencillo.

Este es el desolador panorama de la industria pecuaria productora de leche que dejo el PAN, y donde la realidad rebasa cualquier discurso lleno de mentiras y donde la estabilidad macroeconómica que tanto presumió, el ahora conferencista de Harvard: Calderon, es peor que una mentada de madre para las familias que se dedicaban a la ganadería lechera.

Anuncios

Consejo de ancianos


En la historia, distintas civilizaciones, han recurrido al consejo de ancianos. Un grupo de personas mayores, con mucha experiencia que se traducía en sabiduría, que reflexionaban sobre los problemas y las posibles soluciones desde luego pensando sólo en un bien común.
El consejo de ancianos, era respetado y más que nada, era necesario, pues toda aquella rica experiencia no podría ser desperdiciada si lo que se buscaba era el bien para todos.

En una reflexión personal, he llegado a estas conclusiones: el anciano, es más imparcial, más justo, menos egoísta y muy generoso. El anciano, siente la necesidad de prevenir, es hábil estratega. Un anciano, por lo regular es íntegro, pues se sabe en la recta final de su vida y tiene la certeza que las cosas más valiosas no se compran con dinero. Es más difícil corromper a un anciano. Lo que un anciano quiere heredar, es conocimiento y experiencia. La mayoría de los ancianos, llegaron precisamente a ser adultos mayores, porque fueron prudentes, aprendieron de su propia experiencia y muy posiblemente también de la ajena.

Los consejos de ancianos en la historia, se fueron suprimiendo porque los gobernantes se sentían absolutos; su vanidad no les permitía aceptar consejo de nadie. Empezaron a ver a los ancianos decadentes y decrépitos porque no sucumbían ante su avaricia de riqueza y poder, los consideraron un estorbo. Así ahora, las naciones y sus políticas, carecen de una solida guía moral.

Obviamente los partidos políticos son quienes eligen internamente a quienes serán candidatos a representar a la sociedad. ¿Pero eligen a los mejores? ¿O a quienes les garantizan un beneficio particular y no común?
¿Acaso la mayoría de quienes resultaron electos, no resultaron también unos pillos?
¿Qué pasaría si existiera un consejo de ancianos que fuera quien diera el visto bueno a los candidatos de todos los partidos?

Deberíamos empezar a pensar en un futuro donde estemos incluidos todos, y convocar a un grupo de ancianos, de distintos oficios y profesiones que aporten su experiencia y sabiduría en bien de nuestro país. En un consejo de ancianos, caben perfectamente todas las ideologías, las corrientes, las creencias, las doctrinas, porque lo único que interesa es el bien común de México.

Los ancianos son una fuerza extraordinaria, no tienen desperdicio, no practican el derroche, son certeros, prudentes, mesurados… ¡Tienen muchas virtudes! Las mejores opiniones y los mejores análisis de las mejores plumas en México han sido regalos de los adultos mayores, algunos por desgracia ya no están con nosotros. No desdeño los opinologos jóvenes, hay unos muy buenos, pero en un futuro sin duda, serán excelentes.

En el consejo de ancianos no debe de haber rangos, ni credenciales, pero debe de haber ideas, iniciativas, inquietudes, valores y sobretodo experiencia al servicio de todos.

Creo que este es un gran tema. Vale la pena que lo reflexionemos, pues es nuestro origen y de eso, puede depender un mejor futuro.
¡Un viejo es un tesoro!

Con la colaboración de Don José María Ceballos, mi padre.

Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres


La insensibilidad, la avaricia, y la perversidad son algunas de las “cualidades” para llegar a tener una carrera política destacada en el mundo. México, obviamente no es la excepción.

¿Pero, qué es una carrera política destacada en la actualidad? No lo son los resultados favorables para la sociedad, sino los personales, los del grupo que representan.
No deja de asombrarme la manera en que USA, crea los “líderes mundiales”. Son los seres humanos más baratos, pues tienen precio, los más vacíos y cínicos pues no les importa nada que no sea encumbrarse por medio de la traición a su patria.

Han dejado de existir los políticos de vocación; a quienes el amor por su país, los llevaban a buscar la representación de la sociedad. Hombres justos que buscaban un equilibrio armónico donde hubiera cabida para todos. Hombres con ideales firmes, pero al mismo tiempo con una sensibilidad asombrosa.

Ahora, la oquedad social, nos lleva a calificar a un ser humanó a partir de sus títulos, maestrías y universidades de renombre mundial. Esas “cualidades” son la carta de presentación del candidato. Entonces viene el marketing, las fotos con sonrisas blancas, las poses de actores, los eventos sociales de alcurnia y los discursos de campaña rimbombantes. Estos son los políticos modernos.

Después de servir a los intereses del capitalismo global, se pasean por el mundo dando conferencias y asesorías a los nuevos gobernantes. Según ellos son líderes mundiales. ¿A caso un líder, se impone así, por medio del engaño? El liderazgo es una virtud nata, un instinto que el qué lo posee de manera natural influye y persuade a las masas sociales, se identifica con ellos, es parte de ellos. Un buen líder, tiene como su mayor cualidad, la de ser justo, y se distingue por su sensibilidad y por saber respetar el derecho de cada quien. Los buenos líderes, están extintos, pues el sistema genera cada día más personas vacías, avariciosas y perversas.
Mahatma Gandhi
Nelson Mandela
Ernesto el Che Guevara
Martin Luther King
Simón Bolívar
Emiliano Zapata y algunos más, son sólo leyendas, y poco a poco, sus enseñanzas, se vuelven letra muerta. Sus ideales sucumbieron con su muerte. Quienes tratan de emular sus trayectorias, cuando están en proceso y son apenas activistas, son asesinados o reprimidos.
Millones de mensajes subliminales han hecho del ser humano, un hedonista. No por nada las comunicaciones son ahora el negocio más rentable del mundo. Denigran al ser humano hasta convertirlo en un objeto, en un ente sin sentimientos, que vive para consumir, y que su mayor ideal es poseer todas esas cosas que le venden. Por eso la apatía y la frustración y las vidas vacías; por eso la ansiedad; por eso el odio; porque no pueden tener todas esas cosas y eso es lo que más les preocupa. Cada día se cometen más y peores crímenes, porque la paz y la armonía ya no son importantes, son cosas del pasado, cursilerías. Se han creado poderosas drogas que convierten a cualquiera en un peligroso delincuente.

Ahora crean al malo, (Saddam Hussein, Obama Bin Laden, Pablo Escobar, Joaquín Guzmán, sólo son, algunos ejemplos) desde las centrales de inteligencia y luego lo combaten, infiltrando ambos bandos, para que las luchas sean mas cruentas, aunque haya miles de daños colaterales. Porque eso es el negocio actual: la guerra. Atemorizan a gran parte de la sociedad. A otros la brutalidad les arrebata la capacidad de asombro. Muchos se vuelven insensibles ante la barbarie. Una gran mayoría se vuelve violenta y pendenciera. Algunos más viven sumergidos en las drogas, evadiendo la realidad. Ese es el negocio, tener a la sociedad sometida, no pensante. La libertad se empieza acotar en todo el mundo.

Por eso cada día hay más pobres, esos son más fáciles de manejar, porque hasta con algo de comida, se olvidan de su voluntad, y hasta de su libertad. La clase media, amenaza con desaparecer. La clase media es peligrosa para los intereses de los millonarios. Cada día habrán menos estudiantes rebeldes, que no permitan la manipulación de sus ideales; pues el sistema ahora los educa para que los verdaderos valores, no ocupen sus mentes. Y los que intentan movilizarse, son exhibidos como revoltosos e infiltran porros para generar violencia y desacreditar los movimientos. Los valientes estudiantes del 68, si eran un peligro para el sistema político que hoy se ha instaurado. Por eso los asesinaron.
Las políticas están perfectamente diseñadas para llevar a cabo sus propósitos. No es casualidad la miseria en España, ni la generación de 6 pobres por minuto durante la trágica traición de Calderón.

Lo único que nos puede garantizar la libertad, es el conocimiento. No los títulos y maestrías profesionales, no, esos no. El conocimiento de los derechos que tenemos los seres humanos. El conocimiento de nuestro propio interior y de la razón de existir. El conocimiento que lleva a la mente, al corazón y al espíritu a un equilibrio capaz de encontrar en el bienestar del prójimo, el nuestro.

Todo lo demás es una simulación egoísta de los millonarios incapaces de practicar la generosidad y la justicia.

Hagamos qué el lema que descansa en las entradas de distintas universidades, renazca en nosotros, porque esa es la única esperanza: “conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” una cita bíblica, que quizás es de las más importantes que menciono aquel milenario filósofo lleno de amor, llamado: Jesús.

¿Por qué debemos decir adiós a los toros?


¿Por qué debemos decir adiós a los toros?

Hay muchos motivos. El más claro que alcanzo a vislumbrar, ante tantos y tan necios alegatos, es el respeto a la vida del animal, aunque desgraciadamente, no hayamos aprendido a respetar la vida humana.

Es un tema polémico en México, el decir adiós a la “Fiesta Brava”. Los aficionados, donde si hay afición, se resisten, no se imaginan los Domingos sin toros, ¿ Y de que platicarían el resto de la semana sino es de las faenas buenas y malas que los hicieron adictos al toreo y los volvieron asiduos espectadores fieles a las temporadas completas?

Aquellos villamelones, que pudiendo pagar los mejores tendidos de una plaza de toros, políticos, periodistas, actores, religiosos, empresarios y intelectuales, hacen alarde de su “afición” y se sienten de una clase superior; fuman puro y beben brandy, visten elegantes y se levantan emocionados a gritar el clásico “Olé” y aplauden divertidos, representando aquellos ridículos y fingidos emperadores de hace miles de años, ¡no evolucionan caray! Ignoran el valor del torero, y la manera en que dibujo esa faena, que pareciera una pincelada de artista sobre un lienzo, acompañada de una especie de danza, sin ritmo, con pasión y con movimientos precisos, como si la vida fuera en ellos… ¡Y si va! Muchos, ni así lo perciben, pero aún así, le llaman “arte”, van a los toros y aplauden en un arrebato de siniestra diversión.

La verdadera evolución del hombre, es buscar su propia sensibilidad; es buscar dentro de sí mismo, lo más humano, lo más razonable, lo que más respete al mundo que lo rodea. ¿Acaso permitir el martirio al toro, es evolución? No lo es.

Son prácticas milenarias, que se antojan salvajes, porque se permite tanta humillación al toro, un toro capaz de matar, pero no de razonar y es ahí, donde el ser humanó lleva toda la ventaja, y aún así, también los toreros han muerto, en ese desigual espectáculo, donde se humilla al toro y se aplaude la crueldad. Donde se ha escuchado decir: “He visto matar muriendo y morir matando”

¿Se imaginan el juego de pelota de piedra que practicaron como deporté nuestros antepasados? ¿Cuantos morirían en ese “espectáculo”? ¿Jugarlo ahora, sería un arte porqué se practicó hace miles de años?

¡No es arte, ni deporte, ni espectáculo permitir que un ser humanó arriesgue la vida de manera tan absurda ante un toro! ¡Tampoco puede ser una fiesta donde se humilla al animal, se le hiere, se le engaña y se le mata, se mutila y se obsequian sus apéndices como un trofeo, para que después su incompleto cadáver ensangrentado sea arrastrado y exhibido sin ningún respeto!

Es común ver religiosos de buen nivel en “la fiesta brava” pues son eventos donde asiste gente de alcurnia. Esto sucede en los pueblos y en distintas ciudades, grandes y pequeñas del país, donde lo mismo asisten a los toros, y después se van a misa. Eso no me asombra, pues ellos se postran ante la imagen de un hombre torturado, atormentado, humillado y muerto también con una espada en su costado. ¿Mala la comparación? Pero muy poca la diferencia. Estoy seguro que el rabino Jesús, no asistiría a “la fiesta brava” Pero para los católicos ¿qué más da? que muera así un animal, en esas mismas circunstancias que su Mesías, sino son capaces siquiera ni del asombro, viendo tantos cristos así, asesinados, tantos humanos sacrificados. No creo que su Dios sea un Dios de vivos, como ellos lo pregonan, más bien parece que adoran a un Dios de muertos. Por eso creo, que debemos decir adiós a los toros, por respeto al torero, al animal y al creador de la vida.

Mi padre, fue torero, conozco de cerca como es un evento taurino. Conviví de cerca con toreros, con toros, con quien los cría, con quien los transporta, y con quien los mata. Quiero dejar bien claro algo, por respeto a los que enfrentaron al toro y por la dignidad del toro sacrificado en las plazas. Ningún toro llega a la corrida enfermo, hay en los corrales un veterinario que supervisa el estado óptimo del animal. Son toros seleccionados, atléticos, bien alimentados, así llegan a las plazas. Jamás se rasuran astas (despuntar cuernos) de ningún toro, estas llegan naturales, los toros están armados de manera natural, de filosos pitones, que empujados con su bestial fuerza, son mortales. Personas ignorantes, que se dicen protectoras de los animales, han inventado estupideces por falta de argumentos sólidos, para exigir que se prohiban los toros.

No se necesitan decir mentiras. El toro, sus armas y su brutal fuerza, siempre estará en desventaja ante la superioridad del hombre, pues así fuimos creados, nuestra naturaleza humana e inteligencia es superior a cualquier animal.

Genéticamente el toro de lidia esta desgastado, esta tocando fondo, no hay lineas para refrescar la sangre, pronto los toros no tendrán más fuerza en las patas, tendrán muchas taras, la casta, bravura y nobleza del toro, irán desapareciendo, el toro esta decadente, la consanguinidad esta cobrando su factura. Por eso debemos decir adiós a los toros.

Como dijo Conchita Cintrón: “Conocí de cerca la miseria de todo lo que parece grande”

Ella, si sabía de toros, por eso los dejo sin demasiada pena. Por eso nosotros debemos de decir adiós a los toros.

Quizás, empezando a respetar la vida de los animales, el resultado sea que empecemos también a respetar la vida del ser humano. Podría ser.

20131001-230415.jpg