AMLO el contrapeso del sistema.


La política mexicana, atraviesa desde hace ya algunos años, una crisis de credibilidad.

Derecha e izquierda, al final es política. Para qué hayamos llegado al descaro y cinismo que hoy en día protagonizan nuestros representantes políticos, es porqué  no ha existido una verdadera opción, ajena a la política que emana del sistema.

En 2006 y en 2012, Andrés Manuel López Obrador, fue la única opción de cambio. En el 2000 el político Tabasqueño, llego al gobierno del Distrito Federal, por conducto del PRD, ese fue el partido que lo lanzó con más fuerza en su carrera política. El PRD, ha sido el partido que concentró varios partidos de izquierda y en su tiempo fue la opción mas viable de cambio. El PRD, así como todos los partidos socialistas, comunistas y de izquierda, se han ido diluyendo ideológicamente en la ambición de sus representantes. Esos partidos, se convirtieron en lo criticado: Paleros del sistema. Políticos que están ante los reflectores y que pudiendo ser protagonistas de un cambio, han sucumbido ante el poder del sistema ¡Se acostumbraron a la vida de emperador! ¿Mafia? Sí. La misma mafia que mantiene con vida a los partidos mediocres.

Sin duda el líder más representativo de la izquierda en México, ha sido AMLO; es el que más convocatoria social a tenido; es quien más a persuadido a la sociedad. Gobernó la Ciudad de México bien. Tuvo un momento, considero yo qué excelente, y dabá para mucho más, sin embargo, los resultados no se dieron, sobrevino un fraude y el líder de las izquierdas, el portador de la esperanza de millones de mexicanos, no tuvó la capacidad de cambio que el país necesitaba; se quedó  estático; lo rebasó su ambición personal. Su discurso es hoy en día exactamente igual, en cambio los problemas de México han mutado y cada día son más graves.

Quienes vemos el bien de México más allá del fanatismo, nos damos cuenta que no sólo el discurso, sino también la actitud del político tabasqueño , caduco. ¿Crear ahora un nuevo partido político no es lo mismo de lo que la sociedad llego al hartazgo? ¿Qué un partido político no es el mismo vehículo al que se suben todos los candidatos para llegar al poder? ¿Por qué ahora tendría que ser diferente?

Andrés Manuel, tiene años en campaña, se quedo estancado en ese proceso. La descomposición social, no es tarea de una campaña política permanente en busca de votos, ni se resuelve con estos. La problemática actual de nuestro país exige la participación de todos, y lógicamente de los líderes que buscan un cambio donde deberíamos caber todos. Ahora es preciso que desde una oposición inteligente con capacidad de cambio, se forme parte del cambio que se demanda.

El gobierno pasadó, fue sin duda uno de los peores de toda la historia de México. Desde la campaña, en el proceso electoral y en la toma de protesta se vivió una división inusitada. El país ardía políticamente. La sociedad también se encontrába confrontáda, resultado de la campaña mediática de desprestigio en contra de Andrés Manuel López Obrador. Muchos inducidos totalmente por los medios, apoyaban al político Michoacano; otros tantos que ven mas allá de los medios convencionales, los verdaderamente informados, apoyaban al político de Macuspana. El daño ya estába hecho, la sociedad harta quería hacer algo más que manifestarse, si embargó AMLO, calmo los ánimos de violencia.

Lopez Obrador, ya con obstinación, se proclamó presidente legítimo. Inició una nueva campaña que duró 6 años, sus críticas al sistema, se volvieron sólo lo que la gente quería escuchar. La tragedia del sexenio de Calderón la vivimos todos.

Al final, cuando se vinierón las campañas electorales, AMLO tenía ya nuevamenté cautivos a millones, pero no los necesarios, porque su discurso era exactamente igual que siempre, no había una dinámica diferente, la hecatombe y el terror que dejaba Calderón, no habían hecho tampoco más se sensible a López Obrador. Su campaña de amor, impulsada desde la mercadotecnia política, no era suficiente, no vendía nada. Sus críticas a la mafia del poder, no convocaban. Se mantuvó en la misma tesitura de siempre.

La campaña del PRI y su infalible maquinaria electoral, más la influencia en un instituto creado por ellos mismos: el IFE, y su descarada cooptación de votos, llevaron al PRI a un triunfo.

Entonces, AMLO se volvió un contrapeso del sistema político. ¿Voluntaria o involuntariamente?
Hoy en día Lopez Obrador, sigue haciendo exactamente lo mismo. Lo mismo que hizo en las dos ultimas elecciones presidenciales.

Un líder no debe de ser egoísta.
Un líder debe de pensar en el bien común, no en ambiciones personales. Un líder con visión, sábe aprovechar su trayectoria, para encausar a nuevos luchadores, para formar a nuevos líderes, pues la causa no puede ser estandarte de un solo hombre, es de toda una nación.

Los fanáticos no hay sido capaces de exigir a Lopez Obrador un cambio como candidato; tampoco podrán exigirle nada como presidente.

En el movimiento de Andrés Manuel López Obrador, no cabe nadie más que él. Solamente él puede salvar a México.

López Obrador, se ha vuelto una oposición cómoda para el sistema. Ellos saben exactamente lo qué va hacer, y también saben que los fanáticos no son capaces de cuestionarlo ni de exigirle. Saben que mientras continúe en su eterna campaña política por todo el país, la sociedad no aceptará otro salvador; por eso nadie lo molesta, lo dejan ser.

Andrés Manuel López Obrador, es el perfecto contrapeso de la mafia que tanto critica. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s