La pobre memoria sexenal de los mexicanos.


Mala la comparación, pero casi imperceptible la diferencia. Veamos porque:

Un perro ataca a su objetivo más próximo; si algún extraño invade su territorio y ve en riesgo a su manada, o a su amo, ataca. El perro, sólo tiene espació en su memoria para depurar su estrategia de ataque, en eso se reduce su experiencia, pero nunca en la prevención. Si en el pasado, alguien logro entrar, el canino ya no lo busca, no tiene una memoria preventiva, sólo actúa en el momento. A diferencia de las personas, el perro actúa por instinto, es un animal; la gente debe actuar por razonamiento, lo contrario denigra y pone en un nivel fauno a cualquier ser humanó.

Sí nosotros queremos cuidar nuestro país, en primer lugar hay que tener sentido de pertenencia por nuestra patria. Lo que le pase a mi país, y a mis paisanos, de la región que sea, tengo que tomarlo como un agravio personal.

La disyuntiva es: ¿Qué hacer para que esto, no este sucediendo cíclicamente? – Yo sugiero la prevención, claro, aparte de la protesta y la exigencia en el presenté -.

Tenemos que tomar la iniciativa de poner un alto, marcar límites y cuidar que no se violen las reglas, pues de lo contrario, habrá las mismas consecuencias de siempre, y que nos llevaron adolecer por 82 años.

¿Cuales deben ser las consecuencias para evitar gobiernos duplicados? – Que se aplique la ley al gobierno saliente, que responda por sus resultados -. Hay cifras contundentes, que nos llevarían de forma certera, a hacer una justa conclusión de los efectos. Si los resultados no son favorables, se puede demandar por incumplimiento, fraude, abuso, engaño y traición. Esto es lo que se tiene que hacer, y no es persecución, no es guerra sucia, no es venganza, es simple y llana justicia.

20131027-081320.jpg

Se ha dicho hasta el cansancio, que hacer lo mismo, sin ninguna duda, nos llevara a obtener los mismos resultados. Entonces, partiendo de este principio, hay que hacer cosas diferentes. Hay que exigir que se responsabilice al gobierno saliente de las consecuencias de su actos, y que exista una sanción conforme a la ley. Esto pareciera sencillo, pero no lo es, pues quienes gobiernan, no quieren que en un futuro, se les juzgué a ellos también. Entonces, la transición de poder, conlleva un pacto oculto de inmunidad. Sí esto continúa, nada evitara, que los gobiernos hagan las peores perversidades en contra de la sociedad, pues no habrá una conclusión negativa en su contra.

Les pondré otro ejemplo, ahora uno de fútbol a ustedes que les gusta tanto:

Un director técnico, les repite un sinnúmero de veces, vídeos de sus anteriores partidos a los jugadores, -¿para qué? – Pues para que vean sus errores, para que aprendan de ellos y los eviten en un futuro. Ignorar sus fallas, sólo los llevara a volver a cometerlas.

No podemos vivir perdonando al pasado sin antes hacer algo para mejorar el presente, pues nos estaremos condenando. No podemos olvidar los agravios sin reconocer a plenitud, las consecuencias de los mismos. Para borrar el pasado, debemos haber aprendido de el, de lo contrario, nos quedaremos inertes en la mediocridad.

Los 4380 días que duró la docena trágica panista, sus gobiernos se la pasaron culpando a los priístas de sus propias fallas, de resultados que si bien, no sólo homologaron, sino que empeoraron, pero no hubo ninguna consecuencia negativa para el PRI, al contrario, les regresaron la silla presidencial esbozando una sonrisa de triunfo, claro, para ellos, pues garantizaron su inmunidad.

¿Qué sigue? ¿Otros 70 años más 12 años más de impunidad? ¿Eso hemos aprendido? ¿Somos tan mediocres? ¿Vamos a seguir ladrando como los perros?

Hay que exigir y no dejar de señalar los errores, abusos, injusticias, y excesos del sexenio pasado, pues ahora se están repitiendo, y esto es resultado del pacto oculto, y el famoso pacto por México, que lo único que garantiza es el reparto del botín y la inmunidad futura.

La política, es un tema más profundo de lo que podamos imaginar. La política no es la afición a un color ó a un equipo. La política no es un juego. La política es la materia más importante que existe en el mundo, pues es el nodo donde se conectan todas las necesidades básicas del hombre y su existencia.

No me vengan conque yo le voy al rojo, al azul, al verde, y yo respeto tu amarillo, ó tu anaranjado, se trata de saber sumar, no de restar.

Más ignorancia
Más desigualdad
Más pobreza
Más inseguridad
Más violencia
Más hambre
Más enfermedad
Más corrupción
Más justificaciones
Más mentiras
Más publicidad

¿Esos son los resultados de 12 años de culpar los anteriores 70 años?

No mejoramos en ningún rubro, en todo caso empeoramos.

Los únicos ganadores indiscutibles, son los medios de comunicación. Es evidente su poderío.

¿Este sexenio se les hace descaradamente malo? Pues es lo que parieron 12 años de lo mismo después de el apareamiento con los otros 70 años.

La naturaleza nos da otro inefable ejemplo: la consanguinidad. Que sin supervisión genética, degenera cualquier raza. Es esta monstruosidad que hoy padecemos en la política mexicana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s