¿Mexico gano?


“Cada uno tiene la sensibilidad propia de su perfeccionamiento nervioso; los sentidos, son la base de la memoria, de la asociación, de la imaginación; de todo.”

José Ingenieros

La verdadera indignación, no se puede simular.

Quien puede fingir, es quien esta resignado.

Una gran mayoría de mexicanos, no ha superado el complejo de la conquista. Se sienten poca cosa, que obtienen más de lo que merecen, que deben conformarse con lo que hay. Dejan su destino en manos de los más voraces y hasta ponen atención para que les dicten: que es lo que deben pensar. Algunos hasta dicen, “hay que unirnos para sumar” y en lugar de tomarse de la mano, y caminar, agarran una fría cadena que los mantiene cautivos, mientras se sienten “libres”.

El mediocre se puede emocionar y al mismo tiempo resignarse. El mediocre tiene muy amplió el umbral del dolor; pocas cosas lo lastiman. La sensibilidad no es una virtud del mediocre.

El reiterado adagio: “Al pueblo pan y circo” es un pleno conocimiento de lo que requiere el mediocre, y es un profundo conocimiento de la psicología del mismo.

20131114-084406.jpg

El fútbol es un deporte que une al mundo en una competencia. El fútbol, en si, no es malo. Lo malo es el fanatismo, lo malo es que lo pongamos por encima de las cosas que tienen una prioridad natural.

No puedo emocionarme 90 minutos de fútbol, mientras descuartizan a un ser humanó, mientras secuestran, mientras violan, mientras desaparecen niños, mujeres, hombres y familias completas.
No puedo festejar nada mientras estamos perdiendo derechos y garantías ganados a base de muchos años de lucha y sacrificio, y que ahora perdemos por indiferentes.
No me puedo alegrar por el triunfo de un partido de fútbol, mientras haya bebes de meses, que mueran de hambre y que lo único que tenían en su estómago era semen de un desquiciado que anda libre eyaculando en las boquitas de esos angelitos que succionan desesperados porque tienen hambre, ¡¿qué nos pasa?!
No tengo nada que festejar, porque un hombre murió en la banqueta, afuera de un hospital, pidiendo ayuda, ante la indiferencia de todos; lo mato nuestra “mexicanidad”. No puedo compartir la emoción de tantos aficionados al fútbol, que cierran los ojos a una trágica realidad. No puedo gritar, ni festejar nada ante tanta injusticia y desigualdad.

No concibo, qué por que la selección mexicana de fútbol mediocre, gana un partido de fútbol mediocre, vamos a ser un mejor país.

Veo con mucha tristeza que 90 minutos de fútbol, son más importantes para millones de mexicanos, que su patria.

¿Mexico gano?… ¿Qué?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s