El respeto a la libertad natural del gallo de combate.


El gallo de combate, es sin duda una de las aves más hermosas que existen, sus colores parecen combinaciones creadas por las pinceladas de un artista.

Estoy seguro que estos majestuosos ejemplares, después de haber sido creados, fueron la admiración de su creador, debe haber pasado horas meditando ante ellos.

Para ser criador de aves de combate, se necesita tener calidad humana, un espíritu noble, amor y respeto a los animales. Nadie que no tenga vocación, puede dedicar su vida a cuidar estas bellas, atléticas y valientes aves.

Las aves de combate, desde que son un huevo, gozan de un cuidado muy especial. Las incubadoras son de lo más sofisticado, tienen incluso hasta sus nacedoras, para que los pollitos, lleguen sin mayores complicaciones, las que podría traerles un nacimiento artificial. Las criadoras, van de acuerdo a sus edades, los pollitos, se crían con temperaturas y ambientes controlados, mejorando en algunos aspectos, la crianza natural de la gallina. La alimentación de los pollitos, es de lo mejor, los nutrientes que proporcionan los alimentos balanceados, son precisos para cada etapa, y favorecen un sano desarrollo. El criador de gallos de combate, es un seleccionador, tiene además que tener cuando menos conocimientos básicos de genética, para fijar cualidades respecto a su criterio en sus aves, pues ahí plasma parte importante de su personalidad. Los lotes de cría, se desenvuelven en las mejores condiciones para su reproducción. Los gallos seleccionados como gladiadores, llevan una vida de lo más sana en todos los aspectos, tengamos en cuenta, que son atletas, se bañan a diario, se ejercitan, se desparasitan, se vitaminan, su dieta está perfectamente balanceada, frutas, verduras, etc. Los gallos seleccionados para combate, tienen aproximadamente de 18 a 30 meses de edad.

20140116-142952.jpg

El gallo de combate en su hábitat natural, tiene más de 7 hembras a las que fecunda; esto es porque el gallo por su naturaleza, compite con los demás machos, y la mayoría muere en los combates, sobreviven muy pocos, y esos se agrupan con sus hembras.
Así pues, la casta del gallo de combate, es una cualidad natural. Se perfecciona el fenotipo y el estilo de combate, nada más. La naturaleza combativa del gallo, no fue creación del hombre, pensarlo siquiera seria absurdo.

El gallo de combate, en la competencia, se enfrenta a un igual, no hay ventajas, nada lo humilla. En su hábitat natural, los gallos que se enfrentan, sufren más, que los que lo hacen en competencias organizadas por el hombre, pues se definen más rápido, la equidad emana de un reglamento. El gallo vencedor, si resulta herido, se somete a cirugía, y a cuidados intensivos, realizados por profesionales.

Esto es a grosso modo, la vida de un gallo de combate.

Por cada gallo de combate, hay familias enteras que se dedican a su crianza, entrenamiento y venta.

Es toda una industria lo que hay detrás del gallo de combate. Accesorios, jaulas, alimentos, medicamentos… etc.

Si el gobierno regulara mas y mejor las competencias, sin duda esto beneficiaría a muchas personas, pues se fomentarían más empleos, porque como lo mencione antes, son muchas familias las que se viven directa ó indirectamente de el gallo de combate.

La gran mayoría de la gente mocha que crítica y pide que no hayan más peleas de gallos, exhiben una aterradora ignorancia.

El gallo de combate, no fomenta la ludopatía. Quien asiste y llega a apostar a una pelea de gallos, es un aficionado, además confía en su conocimiento, sabe que el éxito de la pelea, depende 25% en la casta del gallo, 25% en el entrenamiento, 25% en quien amarra y suelta, y el restante 25% depende de la suerte. Así que probablemente veamos apostadores de casino en los Palenques, pero difícilmente veremos galleros en los casinos que en los últimos años pululan en nuestro país.

Las competencias de gallos no fomentan la delincuencia, eso es una gran mentira, insisto, venida desde la más absurda ineptitud, en todo caso, se deberían de prohibir todo tipo de competencias, desde un partido de fútbol, hasta unas olimpiadas, pues los resultados siempre se ignoran.

Quiero agregar, que el ser humano, a diferencia de los animales, goza del razonamiento, entonces es difícil concebir, que existan competencias, en donde se maten, como lo es en el box.

Se fomenta más la corrupción, el crimen, la injusticia, el engaño, y el abuso al rededor de las cámaras legislativas de nuestro país, que en un Palenque, sin embargo, y a nuestro pesar existen.

Acotar la libertad, también es violencia.

Yo sugiero a todos los violentos enemigos de la afición gallera, que vayan a un criadero, que conozcan más del gallo, que lo entiendan; comprenderán la naturaleza del gallo, la que convierte un combate en su realización y lo lleva a la plenitud de su existencia, esa es la razón por la que cantan felices, esperando la oportunidad y el honor de un combate.

Estoy en contra del cautiverio de los animales en un circo. Estoy en contra de las peleas de perros, pues son ellos compañeros del hombre por excelencia. Estoy en contra de la desigual lidia del toro y el hombre, y mi padre fue torero. Más sin embargo, conozco el gallo de pelea, comprendo su naturaleza combativa, el es un gladiador nato, y lo hará con y sin escenario, pues es esa la razón de su existencia, su honor, es su libertad, y hay que respetarla.

En el medio del gallo de combate, hay excelentes seres humanos, personas con calidez humana, caballeros que tienen la virtud de respetar, que saben ser amigos… Don Juan Greer, es un ejemplo de esto que digo, y aunque no he tenido el gusto de estrecharlo en un fuerte y sincero abrazó, se lo mando desde aquí, porque lo que sí conozco, es su digno trabajo y su incalculable contribución a esta tradición, que pone a México, en los primeros lugares de una sana afición, de la cual deberíamos sentirnos todos orgullosos, porque es parte de nuestra verdadera identidad.

Espero pronto volver a criar gallos de combate, porque los mejores días de mi vida, me los he pasado junto con mi familia, meditando y reflexionando cerca de estas hermosas y valientes aves, que me han llenado de orgullo y satisfacción.

Anuncios

4 pensamientos en “El respeto a la libertad natural del gallo de combate.

  1. Moises Peña O dice:

    Muy buenas observaciones y comentarios

  2. Granja Greer dice:

    felicidades, una excelente vision de nuestro mundo, de nuestra pasion, y gracias por la mencio de mi padre, y ojala algun dia podamos conocernos y seguir compartiendo el gusto por la pluma, un fuerte abrazo desde Tuxpan, Veracruz.

    • Muchas gracias antes que nada por su valioso tiempo para la lectura de mi humilde texto, y después por su amable comentario. Mi respeto para ustedes por su la gran calidad de su trabajo, y su gran aportación al gallo de combate en México. Su padre así como usted es un caballero, tienen mi admiración y mi amistad. Abrazo de vuelta hasta Tuxpan Veracruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s