¿Piensas ó supones?


Decimos que siempre hay que pensar antes de actuar y decir cualquier cosa.

Mi personal definición de pensar, es: Es definir el objetivo, sentirlo, y hacer un recorrido a mi alma, corazón y mente. El resultado, es un diagnóstico hecho por lo más especializado de nosotros mismos.

¡Aquí viene nuevamente el malabarista! El hombre, para ser justo, tiene siempre que encontrar un equilibrio armónico, con su alma, corazón y mente.

Bueno, ahora hay que ver con que hemos nutrido nuestra alma, aquí hago unas sugerencias: Amor, reflexión, meditación y oración (no es lo mismo que rezar). Ahora vayamos al corazón, aquí propongo: Generosidad, perdón, y bondad.
Y en nuestra mente recomiendo: La tolerancia, la justicia, la comprensión y la paciencia.

Con estos ingredientes en cada pilar que sostienen la existencia del ser humano, (alma, corazón y mente) los resultados después de pensar siempre serán favorables, positivos, y nos iluminaran lo suficiente como para tomar buenas decisiones.

Por lógica si los ingredientes son opuestos a los que aquí señalamos, los resultados serán negativos, y la opacidad no nos dejara ir a ningún lado, nos lastimaremos nosotros y a quien nos rodee, que por lo regular es a quien más decimos amar.

Lamentablemente hay quienes ni siquiera piensan, actúan instintivamente, y eso es muy abyecto.

Hay quienes cuando dicen que van a pensar, automáticamente se ponen a suponer. ¡Suponer no es pensar!

Quien supone, empieza a imaginar distintos escenarios, todos son una fantasía, porque él suponer es lo más alejado de la realidad, es como el espejismo en el desierto, como el canto de las sirenas. Quien supone, esta cerrado a pensar y a todas sus bondades. Quien supone lástima, ofende, se irrita, porque son la pereza sus miedos y complejos los creadores de sus cerrados y obscuros conceptos.

Don Quijote supuso desde su fantasiosa mente que los molinos de viento eran sus enemigos, y se desgasto haciendo el ridículo. Pero presentaba un cuadro hipomaníaco dominado por el delirio, ¡tú no!

No supongas siquiera que va a llover, ¡piensa! Y la suposición desaparecerá ante una posibilidad, que conlleva probabilidades de que llueva y no llueva, y entonces tendrás un porcentaje para decir algo con certeza.

La Fe nunca proviene de una suposición, proviene de una certeza.

Cuando estas orando, estas platicando con Dios.

Cuando rezas, supones que estas platicando con Dios.

¡A pensar chingado! Saquen las telarañas de sus pensamientos y pónganlos a trabajar como debe de ser.

Que tengan un feliz domingo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s