El día del niño y el futuro hoy


Hay tantas cosas que decir de los niños, que basta con saber que es el origen de todos.

Un niño, es la etapa más bella del ser humano, donde la inocencia es el marco de la grandeza.

Ya se ha dicho esto hasta el cansancio, pero parece que en el instante mismo que lo pronunciamos, lo olvidamos: Los niños, son el futuro del mundo.

Hoy escucharemos grandilocuentes discursos de políticos haciendo mención del niño; más sin embargo cada día hay más niños trabajando, explotados, humillados, objetos de múltiples injusticias, permitidos desde la indiferencia e insensibilidad de todos.

Cada día veo más niños criados no por sus padres, sino por terceras personas, en el mejor de los casos con familiares, y es allí donde precisamente son más vulnerables al abuso de todo tipo, incluyendo el aberrante abuso sexual. El mejor argumento de quién se desentiende de sus hijos pequeños es el de la necesidad, y yo me pregunto: ¿Qué necesidad más grande puede haber que la de criar a nuestros hijos? Partiendo de allí, los niños se sienten rechazados, ellos mismos se sienten menos, pues quién debiera darles toda su atención, siempre tiene algo más importante que ellos. Otros padres dicen que delegan la responsabilidad de los hijos para darles un mejor futuro, y yo me pregunto: ¿qué el mejor futuro no se forja precisamente en el presente, dando atención y cuidando la etapa más vulnerable del ser humano que es la niñez? Insisten en dejar al niño en un segundo término. Otros padres, los peores, reclaman una vida y un derecho que según ellos pierden al dar su tiempo a los niños, y yo me pregunto: ¿entonces si no estabas listo o no eres capaz de dar tu tiempo y tu vida a esos pequeños pedazos de ti mismo, para que chingados los traes al mundo? Los niños no son el resultado de una irresponsable casualidad, se supone que los hijos son la consecuencia de un acto de amor y entrega. ¡Que algo nos distinga de los animales caray! ó… ¿nada más copulamos por meró placer?

El niño, es más que un pinche festejó hipócritamente preparado un 30 de abril para favorecer a la mercadotecnia. El niño, es una persona que necesita que todos los días le des amor, atención, cuidado y educación; recuerda el sabio adagio que nos dice que la educación se mama, y en las guarderías no hay nodrizas disponibles para cada madre egoísta, que ni eso es capaz de hacer.

Y habrá quién me debata sobre la responsabilidad del padre, y que es imprescindible también, pero jamás he visto a un hombre, aplicando la succión en sus senos de un tira leche para sacar la leche que es para su hijo. Hay cosas que la naturaleza nos las deja bastante claras, que no admiten debate.

Este día del niño, yo quiero decirle a las madres, que si van a dejar a sus hijos pequeños con un tercero, sea por verdadera necesidad, porque no haya otra opción, el futuro para que sea mejor, en verdad depende de un buen presente para los niños.

Para qué el hombre valore y respete a sus semejantes, es preciso que haya adquirido esa instrucción desde su infancia, y es en medida de lo que le otorgaron sus padres, que el estará en la posibilidad de ofrecer.

Así que hoy que se dice es: “el día del niño”, lo debiéramos multiplicar por 365 y darle toda la importancia a los pequeños, que queremos que ellos le den al mundo todos los días.

20140430-082312.jpg

Aguila ó Gallina


“Altair águila hembra que desde el inicio de su vida de una camada de dos. Nace en un gallinero simple donde la aspiración mas grande que tienen es el de comer un grano mas de maíz”

Juan Carlos Roca. M

Cuando te encuentres más embelesado por cualesquier programa de Televisa, ó TvAzteca: una serie gringa, un sabadazo, una telenovela, una señorita Laura, una Rocio Sánchez, un “Hoy”, un Chabelo, un partido del mediocre fútbol mexicano, un noticiario sensacionalista con tono de burla, unos analistas desmenuzando “la noticia”, una Rosa de Guadalupe, un Vida es una Canción, con una publicidad diseñada para publico bobo que les garanticé una reacción de acorde a esa condición, una pelea de box más irreal que la falsa lucha libre… En ese momento, has una breve reflexión y daté cuenta si tus deudas están al corriente, si la casa es tuya, si tienes lo básico en tu refrigerador, en tu alacena, si has cambiado de muebles en los últimos 5 años, si tienes mínimo una computadora en casa, y si tienes hijos, si ellos cuentan con una cada quién y sobre todo con acceso a internet, fíjate si tu automóvil es mínimo es un modelo 2004, (diez años de antigüedad) y si trae más de medio tanque de gasolina, si tienes algún ahorro de acuerdo a tu ingreso para algún imprevisto, si has podido liquidar tus recibos de luz, agua, gas, cable, teléfono antes de que se venzan sin ningún problema, si gozas de tus vacaciones una vez por año, si recibes tu reparto de utilidades, si no firmas y firmas contratos para permanecer en tu trabajo, si no has tenido que dar algún soborno en el último mes… si es así: ¡todo esta perfecto! Continúa viendo la televisión, y en especial los programas de los millonarios monopolios, ellos han contribuido ¡para que vivas mejor!

¿Verdad que no es así? ¿Entonces por que no apagas de una vez la pinche televisión? Navega por internet, disipa tus dudas, la red es inmensa y esta esperando la consultes; allí encontrarás diferentes puntos de vista a los que te han impuesto, todos podemos opinar y plasmar ideas, quizás tu tengas algo interesante que compartir también.

Acá unas cifras:

•44.7 millones de personas en México utilizan una computadora y 40.9 millones, Internet.
• 9.8 millones, es decir, el 32.2% del total de hogares en México cuenta con una computadora.
• 7.9 millones de hogares tienen conexión a Internet, el equivalente al 26% del total en el país.
•En México utilizan la computadora para labores escolares el 51.8%, para comunicación (redes sociales) el 49.3%, para entretenimiento el 39.5% y para cuestión de trabajo un 30.2%.
•51.0% de los hombres en México usa internet, mientras que las mujeres, un 49.0%.
• El 21.3% de los hogares mexicanos cuenta con una televisión digital.

Estos números nos muestran que el internet gana terreno. Preocupante cuadro para Televisa y TvAzteca, que desesperados lanzan desde sus lujosos corporativos a colaboradores con reformas en su favor bajo el brazo; colaboradores que casualmente pertenecen al poder legislativo, como es el triste caso del anticonstitucional Javier Lozano Alarcón, que nada ha hecho en favor de los ciudadanos.

Lean libros, en especial esos que no se promocionan en ninguna universidad moderna, esos libros que nunca se han mencionado en la televisión, esos libros que yacen inertes esperando que los abramos para transmitirnos poderosos mensajes de plenitud y libertad. Busca esos libros que nacieron con la intención de llevar un mensaje y no libros que nacieron con la intención de ganar dinero.

(Muchos de los libros de “superación personal” y “éxito” traducen su contenido en fórmulas para buscar riqueza, y así mantenerte dócilmente sometido haciendo grandes esfuerzos para comprar un Mercedes Benz, que nunca adquirirás con los míseros salarios y que finalmente sólo retribuirás a otros más riqueza y poder. Son como la zanahoria, la varita y el caballo)

Ver la televisión, es como sentirse libre en una jaula, porque eso te han dicho que creas.

La intención de censurar internet, de bloquear la señal de internet móvil, no es otra cosa que la perversa intención de boicotear tu derecho a la libertad de expresión, y coartar tu derecho a la información veraz. Les da miedo que te sientas libre, y que reclames lo que te corresponde, y que además les digas sus verdades.

Recuerda son muchos intereses los que están en juego, la información da poder, y ellos quieren mantenerte ignorante para tenerte dominado.

Censurar el internet, es como prohibir las calculadoras para que no hagamos cuentas, porque los resultados nos favorecerán y si exigimos lo nuestro estaremos recurriendo a la violencia.

¿Te vas a conformar con un ábaco? Yo no.

20140427-120213.jpg

Censurar al engaño.


Son 35 los mexicanos más ricos y poderosos que controlan la economía y la política de un país con 56 millones de pobres, de los cuales 11.5 millones viven en pobreza extrema.

¡Nos han convertido en un país de obreros!

En México 59.13% pertenece a la clase baja. 39.16% de clase media y 1.71% de clase alta.

Sin embargo los números macroeconómicos le dan la razón a los gobernantes, y los políticos sienten que están haciendo bien su trabajo, pues están sirviendo de manera efectiva al crecimiento de la economía. Si, pero a la economía de unos cuantos nada más; a la economía de los millonarios, de los que mandan en este país.

De esta manera, los gobiernos y los políticos, justifican su “trabajo” pues según ellos con esos resultados en favor de los grupos económicos más poderosos, garantizan trabajo para el grosso de la sociedad. Si, un trabajo con sueldos miserables, sin derecho a nada y sin garantías. Ese es el punto de quiebre, donde la equidad se desgaja, y sigue cuesta abajo, en dirección a un precipicio, que parece no tener fin.

Esta caída vertical de la igualdad, genera descontento social; la impotencia genera irá, y se buscan todos los canales posibles para gritar nuestro descontento, para exponer nuestras razones, razones sustentadas en una injusta realidad.

Estas manifestaciones de reclamo, que cada día son más, se están saliendo de un control. Las redes sociales y la inmensidad de internet, se convierten en una franca amenaza para los privilegios del poder, y la sombra de un águila llamada libertad, que agita sus alas, para emprender el vuelo, es el preludio inminente de un despertar colectivo, que el gobierno trata de evitar.

Lo que para la mayoría de mexicanos es una luz de esperanza, y me refiero al poder del libre internet, para el gobierno es también una luz, pero una luz ámbar que los alerta, y es por eso que intentan controlar contenidos y censurar lo que para ellos represente una amenaza a sus intereses, que no son los de la mayoría de mexicanos, patente está.

Los que mentimos, no somos millones de mexicanos, los que mienten, son quienes con nuestro dinero, tienen que pagar millones de pesos para tratar de engañar a la sociedad. Ya no.

En un texto de Álvaro Delgado, publicado en la revista Proceso, este nos describe claramente un millonario derroche. — En su último año de gobierno Felipe Calderón gastó sólo en publicidad gubernamental casi 7 mil millones de pesos, equivalentes a lo que entrega bimestralmente el programa Oportunidades a 6.5 millones de familias en extrema pobreza y el doble de lo que gastarán los siete partidos políticos en 2013. —

Otro ejemplo, es la campaña de la reforma energética del actual gobierno, esa nos costo 10 millones de pesos diarios durante los 36 días de su duración.

La propuesta no sólo de un servidor, la propuesta millones de mexicanos, es que no queremos ni un segundo más de promoción y publicidad del gobierno en ningún medio, llámese televisión, radio y prensa escrita.

Que sean los resultados tangibles los que hablen por sí mismos. Si los gobernantes quieren hacerse promoción, que trabajen, que salgan a las calles, que la proximidad social sea real y no el contenido de un spot.

Que los medios hagan un esfuerzo por subsistir honradamente, no sólo estirando la mano al gobierno para que este les dicte la línea editorial. Eso es corrupción.

A quienes deberíamos exigir no más engaños, es a los políticos demagogos, que sí son una amenaza, que fomentan la violencia, la corrupción y que son el vivo reflejo del fraude en lo que debiera ser la voluntad social.

Ahí está el reto señores políticos, ¡la inmensidad de la red! En igualdad de circunstancias para todos. Interactuen y trabajen en las redes sociales, herramientas imprescindibles en la actualidad, (eso no nos cuesta tanto) creen sus propios blogs, y páginas, hagan un esfuerzo, y nutran sus contenidos con la verdad.

Señores políticos: ¿Quieren que los lean? Digan la verdad, escriban realidades, denle calidad a sus espacios, sean honestos, trabajen duro, desquiten el sueldo con resultados, dejen a un lado la vida social, no busquen los reflectores, y dejen de derrochar nuestro dinero en apariencias y simulaciones, pagando millones a los medios de comunicación que se han vuelto expertos en embustes, tretas, artimañas, en crear confusión y trajes a la medida.

20140425-115848.jpg

¿Justicia para todos?


En México actualmente, reclamar un derecho, se convierte en una grave amenaza para tu integridad moral y física. Más aún si quien cometió la violación es un funcionario o influyente.

Para la justicia no debe de haber asuntos pequeños ni grandes, todos los casos deben de ser atendidos con el mismo respeto a los derechos y garantías individuales de cada mexicano.

Sin embargo, a los asuntos pequeños les dan el clásico carpetazo y su destino se convierte una caja de archivo muerto donde la constitución mexicana pierde su jurisdicción.

En otros casos bajo la sombra de la complicidad y corrupción, la justicia manipulada se convierte en un agravio que termina arrebatando al ciudadano común en algunos casos su libertad, pero siempre sus derechos y garantías, consumando así, despojos en favor del poderoso.

Somos más quienes no tenemos derechos ni garantías que quienes gozan de ellos; somos millones los que estamos a expensas de los caprichos de unos cuantos que en lugar de cumplir con los preceptos que emanan de la constitución, los violan impunemente con total descaro y cinismo.

Demagogia es comprometerse en un discurso rimbombante pero hueco y no cumplir en lo más mínimo. Es una burla.

Actualmente las campañas anticorrupción lo único que garantizan es que la corrupción prospere, porque siempre hay a quién proteger por encima de la ley.

Las promesas y compromisos gubernamentales, por lo general fallan olímpicamente porque carecen de pequeñas acciones que son las que se convierten en los cimientos de grandes proyectos.

Si quien está para impartir la justicia, la deforma a su manera, para su conveniencia y en favor de sus intereses, la están convirtiendo en una monstruosidad.

Ahí está el reto autoridades: Que cada que alguien reclame justicia, esta le sea concedida de manera imparcial. Así, con cada caso resuelto, estaremos encendiendo una luz de esperanza en una nación que ahora vive en las tinieblas de la corrupción y que es urgente iluminar.

20140412-081649.jpg

Emiliano Zapata y la dignidad.


Hoy hace 95 años, el mismo sistema que nos arrebata derechos y libertades en la actualidad, asesino a Emiliano Zapata; un hombre del cual nos debiéramos sentir orgullosos por su aporte de valor y dignidad en una lucha que emerge desde la profundidad del espíritu humano. Zapata es más que el símbolo, el retrato o el monumento, Zapata es el testimonio del amor a la tierra, y el respeto a los derechos de sus semejantes. Zapata hoy vive en los corazones de los mexicanos que buscan un mejor país, donde la justicia y el respeto sean los caminos por donde andemos todos, no sólo unos cuantos.

Esto es lo que deberíamos recordar, eso es lo que deberíamos tener presente, porque recordarlo es vivir con dignidad.

20140410-205028.jpg