La dignidad


Hay un ingrediente insustituible en la vida de las personas con éxito, y eso se llama dignidad.

Ojo, dije: éxito. El éxito no es sinónimo de riqueza.

También hay que aclarar que la dignidad, el orgullo exaltado y la soberbia, tampoco son equivalentes entre sí.

Antes que nada hay que estar en armonía con nosotros mismos, con nuestro interior y exterior, eso es transparencia y se llama congruencia, pues puedes ver el interior de las personas sin escudriñar tanto. Una persona en armonía obvio es una persona plena y alguien así, se ama y se respeta a sí mismo y vive el significado intrínseco de la palabra: dignidad.

Yo veo a la dignidad como una línea imaginaria que nos alerta de situaciones que nos pueden dañar. Cuando alguien viola los límites que nosotros hemos establecido para nuestra personal protección, hay que poner un alto; hay que dejar en claro, que en un momento dado no tenemos temor a la autonomía, y que de ser necesario, podemos prescindir de quién sea para mantenernos a flote. Quién tiene dignidad, tiene mejor juicio sobre su propia persona, antes que nada se domina a sí mismo, es el resultado de la auto confianza. Si tu tienes un caballo campeón, lo cuidas, porque sabes de lo que es capaz. Lo mismo pasa con nosotros mismos.

Las personas sin dignidad, son capaz de cualquier cosa, por cualquier cosa. Son inmunes a las humillaciones, no tienen límites establecidos de auto protección, cualquiera les puede dañar. Así cómo son insensibles a las vejaciones, lo son también para crear relaciones afectivas; no se aman a sí mismos, y por ende, no saben amar a los demás. Una persona sin dignidad es una persona que no se tiene respeto, así que no esperes que te respete a ti. Quién no valora a las demás personas, tampoco se sabe valorar a si mismo. ¡Quién no tiene dignidad se vendé barato!

La dignidad si es proporcional, todo depende del nivel de tu autoestima.

La traición, la ofensa, la calumnia, son agravios inminentes que vienen de personas que carecen de dignidad.

La dignidad se lleva bien con la humildad. La egolatría y el narcisismo, no son parte de la dignidad, esas son cosas muy distintas.

Es imposible enseñar a alguien a tener dignidad; lo que si se puede enseñar es a valorarse y a valorar, después la dignidad se manifestará como consecuencia.

Jesús lo dejo muy claro cuando dijo: “Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Pues a vivir con dignidad; y mi recomendación es cuidarse de los indignos, y de ser posible evitarlos.

Feliz domingo.

Anuncios

Las dictaduras en México y Cuba.


Se habla del tiempo que llevan los Castro Ruz dirigiendo a Cuba. Es una dictadura dicen. Eso es innegable.

En México, llevamos casi 85 años gobernados por los mismos. Esto también es una dictadura. Innegable también.

En México no existe oposición digna. Hay algunos vividores oportunistas que la simulan, y ya no muy bien a pesar de los cientos de millones que nos cuesta la puesta en escena.

La palabra democracia ha perdido todo su valor desde que se convirtió en la bandera Norteamericana que el país más poderoso del orbe coloca en cada invasión.

Entonces, los que se dicen países “democráticos”, son aquellos que aceptan que Estados Unidos les diseñe sus mecanismos electorales, y que además les de el visto bueno a todos sus candidatos. Esos países, no son gobernados por la voluntad popular. La sociedad participa en una falsa jornada electoral. Eligen a uno de los muchos verdugos que hay en la pasarela, no hay más opción.

Los defensores de la democracia, dicen que en Cuba se vota con una pistola en la cabeza, eso yo no lo he visto. Pero lo que si he visto es que acá en México, la mayoría vota con una Torta en la mano. ¡No se que es más abyecto!

Dicen que los cubanos que emigran desde de Cuba a EEUU, están huyendo. Dicen que los que emigran desde de México a EEUU van a cumplir el sueño americano.

Dicen que los cubanos prefieren arriesgar su vida en el océano que vivir en Cuba. Yo les pregunto ¿y los mexicanos que a diario arriesgan sus vidas al cruzar la frontera por el inclemente desierto, infestado de animales peligrosos y despiadados criminales, lo hacen por placer?

Hay a quienes se les hace miserable vender carne en una mesa afuera de su casa, e incluso les causa asombró ver como se acostumbran a ese paisaje en Cuba. Acá en México, la gran mayoría se acostumbro a ver decapitados, descuartizados, encobijados, colgados y nadie se asombra ya de verlos, ese es el paisaje cotidiano. Yo les pregunto ¿Que es más miserable?

En Cuba hay Profesionistas que no ejercen su carrera, cierto. Acá en México los pocos que logran ser Profesionistas y no tienen padres ricos, son obreros, taxistas, albañiles, mensajeros y cualquier otro oficio que les permita sobrevivir.

¡Cuantos habitantes de San Fernando, Tamaulipas, no quisieran vivir en la modesta tranquilidad de Jagüey el Grande, provincia de Matanzas en Cuba, que son entidades con un promedio de 57 mil habitantes cada una!

Se quejan de las mentiras que ha dicho Fidel Castro, promesas en su origen con la mejor intención, pero que fueron imposibles de cristalizar debido al inhumano embargo económico al que han sido subyugados por el imperio. Ahora la prioridad en Cuba, ciertamente es sobrevivir, y acaso me pregunto ¿en México, no hacemos lo mismo? La única diferencia sería, que aquí en México, podemos elegir libremente al mentiroso en turno cada que lo indique el calendario electoral.

Solamente un país con un espíritu tan grande como el de los cubanos, ha podido soportar el cruel embargo económico que les han impuesto injustamente, por capricho desde Estados Unidos por no dejarse someter.

Puedo escribir todo el día comparaciones entre Cuba y México, pero no se trata de eso. Esto es sólo para poner en su contexto real ambas situaciones.

Mentira que en Mexico seamos libres; dependemos de la voluntad de insaciables capitalistas extranjeros, que compran representantes extraídos de una democracia diseñada por ellos mismos.

Son muchos millones y años que el imperio a invertido en desprestigiar a Cuba.

Valdría la pena informarse mejor.

20140525-083320-30800850.jpg

Mi ideología


No me considero socialista, ni comunista, ni capitalista, ni demócrata, ni reformista, ni conservador, ni de izquierda, ni de derecha… mi ideología política y social esta basada en la justicia y la libertad.

Acaso seré un osado revolucionario del intelecto, de conciencias y de pensamiento. Sólo eso.

Es precisamente la libertad, la que me ha llevado a decidir no poner etiquetas a mis pensamientos ni a los de nadie; mi intención es provocar la reflexión, para que cada quién extraiga desde su interior lo mejor, y lo comparta, eso sólo puede lograrse siendo justo.

Mi mayor influencia no es Marx, Lenin, Guevara, Castro, tampoco ningún capitalista. Considero a todo el radicalismo innecesario. Admiro algunos y aprendo de todos. Me cautiva la justicia, la libertad, el respeto, la equidad, el equilibrio y la armonía.

La igualdad social no tiene porque ser un clon. Eso limitaría a unos y forzaría a otros. No sería justo.

Hay que respetar las capacidades y las decisiones de cada quién, pero sobre todo, evitar que se induzca la voluntad de unos para beneficio de otros.

Se que hay una mejor oportunidad para todos, que se puede vivir con más calidad en todos los aspectos. Reconozco que hay muchas cosas por hacer y que cada quien juega un papel importante. Se que cada quién tiene mucho que aportar; cualquiera puede ser un líder, todo depende del estímulo pero sobre todo, de la voluntad.

Esta es mi ideología.

El ocaso del PAN


Mucho se ha dicho sobre la contienda interna para elegir quién seria el presidente del PAN.

Finalmente gano Madero pero perdió México; con Cordero hubiese sido muchísimo peor. El PAN es una minúscula copia del PRI, pero más corrupta; es un partido que no representa más que poderosos intereses ajenos a la sociedad.

Cordero representaba lo más nefasto del PAN, y de la política mexicana: Los Calderonistas. Ellos, no sólo pavimentaron el regreso del PRI a Los Pinos, se los alfombraron. Madero por su parte, es quién diluyó en un pacto la mínima posibilidad de ser una oposición digna. Madero representa una extensión del PRI, donde lo único diferente es el color y las siglas.

Las declaraciones de Gil Zuarth, de Javier Lozano del mismo Cordero y de algunos calderonistas más de respetar los resultados en favor de Madero, no es más que la aceptación por la buena del premio de consolación.

El PAN, no es otra cosa más que el nombre de la peor pesadilla que hemos vivido los mexicanos. Este nuevo fracaso del involuntariamente cómico Ernesto Cordero, afortunadamente para los mexicanos con dignidad, cavó lo que será la tumba del cadáver político de Calderón, que ojalá y no descansé jamás en paz hasta que se haga justicia.

Cabe mencionar, que de los 218,924 afiliados del PAN, sólo 155,984 son militantes activos, y eso ya no garantiza ni siquiera el registro como partido ante el INE.

Estamos viendo el ocaso de un partido político que traiciono la esperanza de los mexicanos de ser un mejor país.

Demos pues la vuelta a la página.

20140519-060246-21766276.jpg

Tamaulipas y el tufo a energéticos.


Es escalofriante la indiferencia, la insensibilidad y el valemadrísmo de los mexicanos ante la brutal violencia que vivimos actualmente.

Ayer en las redes sociales, se hablo más de fútbol que del bombazo en un centro comercial de Reynosa y de los incendios intencionales en Tampico. Tamaulipas arde, desde el sur, centro, golfo y su frontera.

Hay versiones desde luego extraoficiales que aseguran se percibe un olor a trinitaminaciclotrimetileno (fuerte y maleable explosivo mejor conocido como C-4) en el atentado de ayer en Reynosa, Tamaulipas.

Esto me hace recordar la terrible explosión sucedida en Ciudad Juárez en julio del 2010, donde el gobierno federal de Calderón tuvo que fabricar culpables (especialidad de su funesto sexenio) a base de una cruel tortura. Noé Fuentes Chavira, Rogelio Amaya Martínez, Víctor Manuel Martínez Rentería, Gustavo Martínez Rentería y Ricardo Fernández Lomelí, quienes alcanzaron su libertad en la presente administración luego de practicarles el protocolo de Estambul, fueron sus inocentes víctimas. Finalmente, la realidad de este lamentable hecho, ¿quién fue? no se sabe.

¿Será diferente con lo sucedido ayer en Reynosa, donde el cruel ataque se ejecutó en un centro comercial, a donde concurren familias, una zona civil totalmente vulnerable?

¿Narcotraficantes que auto calientan sus plazas? ¿Para qué? ¿Es un franco reto al estado mexicano? ¿Para qué?

En mi particular opinión, la pasmosa escalada de violencia en Tamaulipas, sirve como marco a una nueva simulación por parte del gobierno federal, quién busca centrar la atención en el conflicto para justificar acciones en un futuro próximo, que no serían posibles instaurar en una entidad donde exista gobernabilidad, seguridad, paz social y estado de derecho.

Afortunadamente no estuve cerca para percibir el olor que dejan los explosivos; además de que no los sabría identificar por su miasma.

Pero lo que si puedo distinguir, es un estridente tufo a petróleo y gas shale.

20140516-072147.jpg

La dupla Cuarón y Peña


El síndrome de la conquista, aún lo padecemos. No hemos evolucionado mucho en México después de casi 490 años. Nos quedamos acostumbrados a obedecer, a seguir al pastor; somos incapaces de organizarnos entre iguales, de tomar la iniciativa; aún esperamos el chasquido de los dedos para actuar.

En México para todo buscamos representante, y es por esa falta de confianza en nosotros mismos que hemos creado vacíos que son ocupados por oportunistas algunas veces por caudillos, y otras por héroes mesiánicos idealizados desde la médula de nuestra inseguridad.

Esa mediocre mentalidad, nos ha llevado a adorar becerros de oro.

¿Ahora hemos convertido a Cuarón en nuestro representante? Un cineasta, cuyos éxitos lo han encumbrado en los últimos meses, se ha vuelto el vocero de una sociedad inconsciente ¡vaya!

Pocos sabían de la existencia de Cuarón hasta la premiación por su película de Gravity que fue lo que lo puso de moda. ¡Que nadie se ofenda! Aquí en México, no somos cinefilos. Aquí en México la sociedad cree que “No se aceptan devoluciones” de Eugenio Derbez, es una buena película.

Alfonso Cuarón Orozco es un hombre que ha buscado siempre el éxito, es amante de la buena vida y el glamour. Cuarón en su anhelo de triunfo, se ha asociado incluso con el millonario empresario jaliscience Jorge Vergara.

Ahora Cuarón, quien siempre ha vivido ajeno a la política, se convierte en vocero de la sociedad y en un experto en temas energéticos.

Las aplaudidas preguntas que Cuarón hace a Enrique Peña Nieto, son tiros a gol que el cineasta le pone al presidente. Eso solamente se logra jugando en el mismo equipo.

¿Qué no han bastado los cientos de millones gastados en la publicidad a favor de la reforma energética?

Sin el afán de menospreciar, ni mucho menos ofender al rico y exitoso cineasta mexicano, no creo que sea el indicado para lanzar esos cuestionamientos en nombre de todos los mexicanos, y mucho menos desde EEUU.

20140512-230107.jpg

Vacío de la abundancia.


¿SUFREN TUS HIJOS EL “ VACÍO DE LA ABUNDANCIA”?

Por: Psic. Julia Borbolla Hano

“Mamá, papá, cómprame algo” Es una de las frases más comunes de los niños de hoy. Esos mismos que tienen en casa un arsenal de juguetes olvidados, incompletos o simplemente pasados de moda y que siguen pidiendo que se les compre todo lo que ven y rápido.

Para esos pequeños tiranos la ilusión del juguete dura menos que lo que tardaron en abrirlo y ese es el claro síndrome del “vacío de la abundancia”. El síndrome moderno que esta atacando a chicos y grandes y consiste en darle poco valor a lo que se tiene y mucho a lo que aún no se ha adquirido. El placer verdadero, en este caso, radica en el hecho de comprar, de adquirir, de acumular, más que en el beneficio de lo que se compra.

Si bien es cierto que la imaginación de un niño puede convertir cualquier piedra, bote o liga en el mejor juguete; esa misma imaginación puede potenciarse con los juguetes actuales que además estimularán su desarrollo y lo divierten; sin embargo, cuando caemos en excesos, y lo enfrentamos a una multitud de posibilidades, lejos de ayudarlo lo confundimos.

Cuando un niño, niña o adolescente tiene que invertir mucho tiempo y energía en elegir, experimenta una gran incertidumbre que lo pone ansioso. “Quiero el rojo…no no…el azul…no el verde…mejor el amarillo” y al final son muchos más los que deja que el que se lleva, haciendo que éste ultimo pierda valor. El pensamiento inmediato es: “Hubiera escogido el otro” y de esta manera se eslabona una cadena sin fin de posibilidades perdidas, supuestos fracasos al elegir y sensación de carencia que a su vez lo impulsa a querer mas y mas.

Lo anterior, como ya hemos visto, es fruto del intenso consumismo en el que vivimos. Hoy en día se dedica más tiempo en compras que nunca en la historia de la humanidad. En vez de ir al parque, o a visitar un familiar, el paseo dominical es ir a un centro comercial y esto afecta a los niños y jóvenes, que están formando su personalidad, y al estilo de convivencia familiar.

Los padres premiamos, compensamos tiempo y culpas o demostramos amor comprándoles a nuestros hijos todo lo que nos piden, aunque ello signifique endeudarnos a mil meses sin intereses. Luego nos damos cuenta de que esto no funciona para que nos quieran más, nos quejamos y les reprochamos que nos vean como simples proveedores. Por otro lado, los abuelos, tíos y amigos contribuyen a esa abundancia. ¿Cuántas cosas recibieron tus hijos en la navidad pasada? ¿Dónde y cómo están hoy esas pertenencias?

Cuando nos damos cuenta de esto y queremos corregirlo ya los hemos acostumbrado y entonces la austeridad o sencillez que queremos implantar en casa es interpretada como tacañería y descenso en el estatus social.
Al final del camino encontramos hijos aburridos, insatisfechos, sobre demandantes y padres frustrados que han criado hijos “ingratos”. Ambos sintiéndose vacíos en medio de la abundancia. Este problema no se trata solo de comprar o de ahorrar; sino del significado que se le ha dado al hecho de tener para ser y pertenecer. Si un niño se cree valioso o querido por lo que le compran, será difícil cambiarle esta visión más adelante; pero ni imposible.

Hay 7 competencias que los padres debemos ejercitar si queremos retomar lo valioso del pasado y sacar buen fruto de las ventajas de presente.

1.- TRABAJA CONTIGO MISMO:
Lo primero y más importante es hacer conciencia de que esto nos ocurre y vencer la tentación de comprar por comprar, comprar como premio, como expiación, como método de control “si te portas bien, te compro” o lo que es peor: como lenguaje de amor. Esto no es fácil porque implica sustituir estas estrategias “afectivo-mercantiles” por tiempo y calidad de convivencia y premios emocionales, como sería sentarse un ratito a jugar, decirle un halago oportuno o simplemente estar más atentos a lo que nuestros hijos hacen bien que a sus errores.

Analiza tus recuerdos más entrañables de la infancia y seguramente no se refieren a posesiones sino a experiencias emocionales. A juegos muy simples, a bromas o travesuras que ocurrieron una vez pero de las que te has reído veinte veces en familia.

Analiza qué herencia conservas de tu padres, de tus abuelos, de tus maestros y verás que más que bienes son afectos, emociones, mensajes.

Y por último analiza que tanto estas compensando tus carencias a través de lo que das o lo que permites a tus hijos. Si es así déjame decirte que nunca terminarás porque nadie puede volver al pasado en el presente de otro. Tal vez muchas de tus carencias resultaron motores de progreso, tal vez muchos de tus huecos de amor infantil se convirtieron en espacios para alojar muchos amores de adulto.

Este análisis personal te dará fuerza para seguir adelante en la siguiente competencia.

2.-RESISTE LA FUERTE CAÍDA DE TU POPULARIDAD:
No esperes que tus hijos comprendan hoy el porqué de negarles algunas cosas. Mucho menos los adolescentes. Ellos pensarán que eres el peor papá o mamá del mundo, pues el resto de sus compañeros llevan los tenis de marca y el último modelo de celular.

No esperes que acepten con agrado las normas de disciplina y las limitaciones que tanto los frustran. Pelearán por regresar a lo cómodo, lo inmediato; pero en la medida en que no lo obtengan se irán haciendo más fuertes sin siquiera darse cuenta.

Si resistes este duro embate a tu “raiting” tal vez recibirás más tarde el reconocimiento o simplemente tu satisfacción personal y los frutos de tener hijos adultos que puedan disfrutar de tener cosas y ser competitivos sin cifrar su valía en una cuenta bancaria ni sacrificar su paz interior por mantener un status social.

Si, irás contra corriente, como los salmones en el río; pero también como ellos asegurarás una buena descendencia.

3- AYUDA A TUS HIJOS A IDENTIFICAR QUE ES LO QUE VERDADERAMENTE QUIEREN:
¿Sabías que para una niña o un niño pequeño es lo mismo lo qué quiere que lo que espera? En su proceso mental quiere una pelota porque espera jugar con papá o quiere una bolsa porque espera acompañar a mamá al mercado. Por eso es fundamental ayudar a nuestros hijos a conocerse y escuchar sus verdaderas necesidades y expectativas internas y saber si aquello que quieren viene acompañado o no de lo que esperan.
Un adolescente quiere el mejor celular porque espera obtener aceptación de sus pares y quiere ropa porque espera obtener seguridad con ella.

Dales primero una “probadita” de eso que quieren, para que analicen si les dio lo que esperaban y después aclárales que una vez tomada la elección no habrá vuelta atrás, por lo que deben tener claro si en verdad lo necesitan o lo quieren y para qué.

No eres mejor padre si das más, o si das siempre. Serás mejor padre si tus hijos aprenden bien a elegir y a necesitar menos cosas.

4.-DA CON GRADUACION:
En nuestra cultura, el dar en abundancia a los hijos no está relacionado con la capacidad económica sino con un mandato generacional que nos dice “Primero te quedas sin nada que negarle algo a tus hijos”. Por eso vemos a la niña en el festival de la primavera con un espectacular atuendo de mariposa para el cual se tuvo que ocupar el dinero del gas, la luz y la renta. Por eso vemos a un padre en una profunda depresión por no tener para la fiesta de quince años, como si toda una vida de trabajo amor y dedicación se fuera por la coladora si dejas de proveer.

Si a los 8 años ya les damos una laptop ¿Qué querrá a los 12? Muchas veces los papás damos lo que nosotros mismos hubiéramos querido tener y nos aceleramos sintiendo que así somos mejores padres.

5.-LIMITA LAS OPCIONES:
“Puedes elegir entre este dulce y la paleta, los chicles no entran en las opciones”.
Los niños deben aprender a elegir y vivir la experiencia de renunciar; pero este ejercicio debe comenzarse de poco a poco. Empieza por dos opciones, tal vez tres más adelante; pero no abras el abanico más allá de su verdadera capacidad. Aunque te encuentres en posibilidades de comprarles la dulcería entera, hazlo por ellos, no por ti.

6.-PROMUEVE QUE CONJUGUEN EL “HABRÁ” EN VEZ DEL “HUBIERA”
“Si hubiera escogido el otro no se hubiera roto tan rápido”…Ya habrá oportunidad de elegir nuevamente y entonces habrá que fijarse mejor.

Si la elección que hizo el niño no lo dejó satisfecho, permítele vivir la experiencia para que en futuras ocasiones lo piense mejor o lo evalúe de otra forma. Se que esto implica disgustos y tal vez un fuerte berrinche; pero no hay mejor manera de aprender la tolerancia a la frustración que a través de las frustraciones.

7.-CREA PARA TUS HIJOS UNA MEJOR PERCEPCION DE LO QUE ES EL BIENESTAR
¿Qué quiero para mis hijos?- ¿Qué necesitan realmente? -¿Cómo quiero que vivan? -¿Qué es opcional y que no lo es? Cada quien debe configurar su propia filosofía del buen vivir de manera consciente y explícita. Estas son las preguntas más importantes que debemos hacernos al educar. Si logramos poner en ellos por encima el SER sobre el TENER, nuestra labor estará cumplida y los habremos salvado del vacío de la abundancia.

Psic. Julia Borbolla