Caminar en línea recta


Imagínese usted a un Thomas Alva Edison pensando que se iba a equivocar nuevamente porque la rueda de la fortuna lo pondría nuevamente contra la pared. El pensó en linea recta, trazo un plan, fijo un objetivo y camino hacia el, consciente que habría obstáculos y que habría de librarlos, cada “fracaso” lo convirtió en una experiencia porque aprendió del mismo, pero no espero el próximo, camino en linea recta buscando su meta aunque volviera a tener que sortear otro imprevisto.

Jesucristo siempre hablo de un camino. El caminó aquí entre nosotros y a pesar de que sabia lo que le esperaba, siempre anduvo en linea recta; y así fue incluso después de la crucifixión. Siguió en linea recta, subio al cielo en una linea vertical.

Paganini no reventó cuerdas de su violín y volvió a empezar (que seria el reflejo normal de nuestra lógica), él continuo tocando a pesar de el imprevisto.

Con esto concluyo que todas las mentes superiores que han habitado esta tierra esférica, no han pensado en circulo, su lógica no ha sido redonda sino en linea recta.

En la psicología humana de hoy hablan mucho de la bipolaridad, individuos que cambian de humor dramáticamente, lo que sucede es que están rigiendo su vida sus experiencias y su comportamiento en círculos, pero demasiado pequeños incluso caben de dos a tres círculos en las 24 horas que dura un día; algunos otros los hacen mas grandes, que caben dos o tres círculos en una semana, otros mas grandes aun que caben dos o tres pero en un mes, algunos otros mas afortunados logran hacer sus vidas circulos mayormente grandes que caben dos o tres pero en un año.

Decimos que olvidamos, pero lo mismo nos vuelve a afectar a las próximas horas, ya que nuestra redonda manera de pensar nos lo pone de frente dependiendo la circunferencia de nuestro circulo mental de lo aguda que permitamos se presente esa bipolaridad en nuestro comportamiento.

Reflexionando sobre la gravedad de este fenómeno que nos afecta a la gran mayoría, pensé: ¿porque no hacemos los círculos mas grandes? Quizás esto nos de una ventaja de tiempo pero volveríamos al lugar donde partimos tarde que temprano y probablemente con una fuerza mas grande que al llegar al punto de cerrar el circulo explotariamos en una severa crisis; es muy común escuchar: “esta persona casi no se enoja pero cuando se enoja cuidado”.

Entonces los círculos por mas grandes nos llevaran donde mismo incluso a la frustración aunque hiciéramos un único circulo de nuestra vida, porque al llegar al ocaso de nuestros días no podríamos acariciar esa meta porque la esfera o la rueda de nuestra vida no lo permitiría, pasaríamos sin alcanzarla como se pierde un barco en el horizonte por la forma esférica de nuestro planeta. Entonces después de años de darle la razón a la frase de que el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra, por su errada manera redonda de pensar, considero que para llegar a nuestras metas, para vivir el día y disfrutar la noche, para no caer en lo rutinario esperando con la inercia del circulo llegar a donde mismo, hay que pensar y vivir en linea recta, fijar un objetivo que no se pierda en el horizonte por capricho de la circunferencia y llegar a nuestros destinos, por día, por mes, por año, por una vida.

Caminar en linea recta no hará que olvidemos el pasado, lo recordaremos pero no nos hará mas daño porque nosotros nos alejaremos de esos círculos viciosos ya que nosotros vamos en linea recta con destino a nuestro objetivo, pensando en grande, nos tenemos que bajar del carrusel para dejar de ser redondos y extendernos en un crecimiento interno, que nos dará la suficiente condición para ser mas felices, disfrutando el trayecto de nuestra existencia y sorprendiendonos a diario con cosas nuevas que descubriremos al pensar como los grandes, en un camino, en una trayectoria en una linea recta y dejemos que el mundo ruede, porque él si es redondo.

20140611-083651-31011347.jpg

¿Me das la oportunidad?


Reflexión…

¿Como podemos imaginarnos siquiera bondadosos cuando lo primero que hacemos es negar una oportunidad?

La oportunidad es la antesala de la realización. Si bien es cierto, las oportunidades se buscan, pero también es cierto que el respeto y la prudencia son una virtud.

También agregaría yo, que la oportunidad es un obsequio.

Quién da oportunidades es un líder nato. Hay en las familias como en las naciones liderazgos, eso es indudable. Pero también hay tiranías.

Cuando alguien te honra con una oportunidad, se convierte en tu mejor benefactor. Siempre le vivirás agradecido.

¿Cuantas veces has buscado con vehemencia una oportunidad? ¿Cuantas veces has deseado demostrar esa capacidad, ese deseo, esa calidad, esa ternura y amor por algo, pero sobre todo por alguien? ¿Cuantas veces has querido ser mejor hijo, esposo, hermano, amigo y se te niega esa ocasión?

Quien te da una oportunidad de corazón, no te esta poniendo a prueba, te está dando la libertad de ser, de demostrarte a ti mismo de lo que eres capaz.

Puedes buscar la oportunidad, pero si se te niega, tienes que ser prudente. La oportunidad no se coacciona.

Negar las oportunidades es una forma de manipulación, es tener un control por la fuerza, es el temor de verse superados, y que las percepciones que queremos que se tengan cambien. Negar una oportunidad es querer que todos vean sólo a través de nuestros ojos. Negar una oportunidad es una de las máximas expresiones del egoísmo.

Sin oportunidades no hay unión, no hay igualdad, no hay convivencia sana.

Una oportunidad no se mendiga. Se busca, quizás se pida y si no nos vemos favorecidos, se respeta.

Valdría la pena reflexionar sobre las oportunidades. ¿Nosotros las otorgamos?
¿A nosotros nos las brindan?
¿Estamos con y quien nos dará la oportunidad de ser mejores?

Curiosamente los antónimos de la tiranía, son precisamente la democracia y la libertad.

La oportunidad es respetar el derecho y la libertad de los demás.

La orientación del hombre hacia el bien sólo se logra con el uso de la libertad.

Jesús vino a darnos la oportunidad de ser mejores con sus enseñanzas y con su bondad.

¿La estas aprovechando?