Lo que dice Felipe Calderón y la realidad.


Esto fue lo que dijo Calderón en Nueva York donde promueve actualmente un informe sobre economía y cambio climático, con respecto a su estrategia de seguridad durante su administración:

“Primero, enfrentar a los criminales con la fuerza del Estado y si estaban corrompidas, como es el caso de las policías locales, enfrentarlos con fuerzas federales; dos, reconstruir las agencias y las instituciones de justicia y de seguridad desde la base porque estaban corroídas por la corrupción en muchos casos o tomadas por el crimen organizado, por eso creamos una nueva policía federal, por eso hicimos pruebas de control, de confianza, en todas las agencias federales… y tres, reconstruir el tejido social”, señaló.

Esta es la realidad:

Primero: Desde los tiempos de Fox, empezaron a aparecer misteriosos comandos en varios puntos estratégicos de la república mexicana. Ahora sabemos, que “casualmente” esos puntos estratégicos son inmensamente ricos en petróleo, gas shale y minerales. Las fuerzas federales que según Calderón envío a enfrentar a los criminales, superaban precisamente en criminalidad a los criminales, pues eran quienes desaparecían, secuestraban, extorsionaban, robaban y asesinaban. La policía federal de Calderón, fue más corrupta que su antecesora institución. Genaro García Luna fue un icono de corrupción, pero que gozo inexplicablemente de todo el apoyo y protección de Calderón; fue y es sencillamente: intocable. Con esto queda desmentido lo que argumenta Calderón, que iba a enfrentar la corrupción con sus fuerzas federales, ¿con mas corrupción?

Dos: Ni reconstruyo las agencias, ni las instituciones de seguridad, ni nada. Volvemos al punto número uno: su policía federal, y su secretaria de seguridad federal lo único que hicieron fue crecer en número de elementos, en presupuesto, pero no así en resultados. Todo lo contrario, aumento al mismo ritmo que la criminalidad: un 400%.

Tres: El tejido social en tiempos de Calderón, sufrió una necrosis general. Aumentaron todos los delitos, desde el fuero común, hasta los federales. El consumo de drogas, alcanzo un máximo histórico. El cristal, poderosa droga que esta causando un grave daño a la juventud y condenando al desastre el futuro de México, prolifero precisamente en el trágico sexenio de Calderón. Las instituciones de todos los niveles, perdieron credibilidad. Aumentó el analfabetismo, y eso es un retraso que se paga a un alto costo. El número de pobres también alcanzo cifras inéditas. El desempleo fue la sombra que nos acompaño en toda su administración. Las evasiones de reos no tienen precedente, el sistema penitenciario se colapsó en sus manos. Se consolidaron los monopolios. Dejo a la clase media en franco peligro de extinción. Duplico el precio de las gasolinas. Arrebató derechos y garantías de los trabajadores. Redujo aún más el débil poder adquisitivo de los mexicanos. ¿Así pensaba reconstruir el tejido social?

Calderón de todo culpa a estados y municipios. Si la responsabilidad del fracaso de su funesta administración dependía de los gobernadores y presidentes municipales, me pregunto: ¿Para qué queremos la figura presidencial y su altísimo costo?

Las conclusiones son de ustedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s