Los cómplices y los responsables de la tragedia de Ayotzinapa


Lo sucedido en Iguala, Guerrero en contra de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, pinta de cuerpo entero la complicidad del crimen y el estado en contra de la sociedad. El agravio no se reduce a un sector social, ni a un municipio, tampoco a un estado, el agravio es a toda la sociedad mexicana.

Es una ofensa a la inteligencia, pretender que creamos que los criminales actúan solos, y que hemos llegado a esta hecatombe a pesar del gran esfuerzo del estado por combatirlos.

El estado es parte ya de la estructura criminal.

La decisión de homologar el crimen y la política en México, no es local. La violencia y el terror, es un canal que permite el intervencionismo extranjero en las decisiones fundamentales de nuestra nación. El crimen nos desprestigia y nos exhibe como ineptos. Decir que la corrupción pertenece a nuestro acervo cultural, es aceptar que necesitamos ayuda de fuera. Reconocerlo así, no fue puntada ni casualidad en el discurso del presidente Peña Nieto. Ese arquetipo fue utilizado para vender la reforma energética, y eso nos condena a no tener ni el control ni el beneficio absoluto de nuestra riqueza natural.

Las políticas exteriores diseñadas por quienes ostentan la democracia como bandera, son las que deciden el futuro de los mexicanos. El estado mexicano, es una herramienta manipulada en favor de los más grandes capitales del mundo, que son los que lo dominan.

Si consideran necesario que corra mas sangre para justificar futuras acciones que les garanticen mayores utilidades, el estado mexicano será un sumiso subordinado que solo oficializará los hechos con su perenne retórica que condena los hechos trágicos. Nada mas.

Las investigaciones en torno a los estudiantes de Ayotzinapa, prosperarán hasta llegar con los autores materiales y quizás alcancen a un funcionario público de mediana investidura señalado como autor intelectual, que será quien recibirá la descarga de ira colectiva y todo el peso de la justicia mediática, que se convierte en el infalible analgésico social.

Hay muchos cómplices en este horrendo crimen, pero muy pocos los verdaderos responsables y esos son intocables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s