Los números de 2014


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 3.100 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 52 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

México: entre la tragedia y la publicidad


La adversidad por la que atraviesa México, ni es casualidad, ni tampoco es responsabilidad de todos los mexicanos.

¿Para qué querían los criminales ‘levantar’ 43 estudiantes incómodos para el gobierno? ¿Para qué asesinarlos, y luego en un basurero calcinar los cuerpos en una hoguera que debió de haber alcanzado una temperatura de 1,600 grados, moler los restos, echarlos en bolsas de plástico para después sumergirlos en un río? ¿Para qué desollar un estudiante y dejarlo a plena vista?

Cualquier criminal, sabría que esto iba a calentar su plaza, que iba a poner todos los reflectores en esa zona, se llenaría de policías, periodistas y que por lógica iban a buscar a los desaparecidos, y que muy probablemente iban a encontrar las múltiples fosas donde yacían decenas de asesinados, y que el macabro suceso daría la vuelta al mundo. Pues parece, que esto que sucedió, es lo que querían que sucediera, que todo el mundo se enterara, y que los mexicanos entrarán en shock. Lo lograron.

Sin embargo, hay cosas entre la pestilente corrupción del gobierno, que se les salió de las manos. Y es que la historia de la candente hoguera del basurero de Cocula, resulta tan inverosímil, como la historia del cuerpo de la niña Paulette Gebara Farah perdida en el colchón de su cama. Si, son los mismos creadores de ambas historias.

Entonces la sociedad, voltea a ver al gobierno señalándolo como el verdadero responsable del ataque, muerte, y desaparición de los estudiantes. Hay quienes, que como yo, piensan que efectivamente, los asesinaron y calcinaron, pero muy probablemente en un campo militar, pero ante la presión social, esto se les salió de las manos e inventaron la historia que nos cuenta Murillo Karam.

La paulatina escalada de terror y barbarie que estamos padeciendo en México desde el funesto sexenio de Felipe Calderón, no es casualidad. Esta nueva tragedia de Ayotzinapa, pone a México justamente donde se podrán justificar acciones policiales y militares en contra de la sociedad, so pretexto de la criminalidad y el narcotrafico.

La declaración de Barack Obama: “el hecho de que los narcotraficantes se apoderen de pueblos y regiones enteras es, en algunos casos, ‘un problema crónico’ en México”. Es el preludio de más violencia, pues cuando Estados Unidos de Norteamérica, se refiere a Terrorismo, Rebeldes y narcotrafico, esta justificando futuras intervenciones, que vendrán luego de que continúen eventos tan trágicos como los de Iguala en Guerrero.

Elucubrando:
Tampoco creo que la bandera de México que irrumpió en la entrega de premios Nobel, sea una casualidad. Alguien quiere que se voltee a ver a México en el mundo como un estado violento y fallido, y lo están logrando.

IMG_3296.JPG

Se fue Chespirito, pero nosotros aun estamos vivos


Y pensaran ustedes: “Bueno pues a este cabrón ningún chile le embona” y yo les digo: “Allá ustedes si hasta por quien tienen que sentirse consternados les tienen que decir”

Si, si, yo también vi el Chavo del Ocho, y también me daba risa el humor que manejaba, pero debo haber tenido 8 ó 10 años aproximadamente. Ya después me molestaba tener que sentarme todos los lunes a las 8 de la noche a ver El Chavo porque ¡todos lo veían! Y ya a esa edad me daba cuenta que eran las mismas pendejadas de siempre. Si, yo también fui a ver al Chanfle al cine, recuerdo que chingue hasta el cansancio a mis padres para que me llevaran, me gusto la película, lo acepto, me divertí mucho. Fue filmada en el 78, yo tenía ¡7 años!

Tampoco me es indiferente la muerte de Roberto Gomez Bolaños, era un ser humano. Se fue ya de avanzada edad, 85 años no son pocos. Vivió muy bien pues su “talento artístico” siempre estuvo en manos de la televisora más poderosa de Latinoamérica y de las mayores del mundo. Gozo de privilegios, se codeó con influyentes, disfruto del cariño de millones. Fue una vida generosa para el, se fue tranquilo.

Pero, ¿que me dicen de los cientos de miles que mueren en nuestro país de forma violenta? Torturados, mutilados, desmembrados, calcinados, colgados, y ahora la nueva modalidad: ¡desollados! ¿Por qué me debo de conmover mas de uno que de otro? ¿Hay vidas de primera, segunda y hasta tercera? No, en mi caso me duele mas la perdida de todos los jóvenes, y de los estudiantes que fueron desaparecidos descaradamente por el gobierno. ¡La mayoría no llegaba a los 25 años! Eran humildes, tenían sueños ilusiones y parte del futuro de esta nación estaba en sus manos. El vigor que da la juventud y ante tanta injusticia, pensaron que un mejor México era posible, se manifestaron, recurrieron a la protesta y los desaparecieron, otros fueron masacrados por un gobierno que permite que todo el territorio nacional sea una macabra fosa común. Por ellos y por otros miles de desaparecidos si estoy consternado. Madres, padres de familia, jovencitas y jóvenes inocentes, familias enteras, asesinados o desaparecidos. Eso si me duele, y por ellos si me siento indignado; desde la infancia han padecido pobreza, ignorancia, de falta oportunidades, de una vida digna.

Chespirito jamás se pronunció por las causas verdaderamente justas. Vivió de los pobres, para servir a los ricos y poderosos. Fue un panista de hueso colorado, tuvo una actitud zalamera, para mi gusto indigna, en favor del dipsómano y megalómano Felipe Calderón, el instaurador del terror en México.

Y precisamente su ídolo Chespirito, enajeno a la sociedad en el televisor, haciéndole creer que la mediocridad es su destino. Nos podemos haber reído de niños, pero ya de adultos con plena conciencia es deleznable hacerlo.

Yo no lo dije, no es puntada mía, lo dijo Emilio Azcárraga Milmo: “México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil.”

Yo no se si ustedes quieran que los vean así, ó a sus hijos, yo no.

Para todo hay etapas, para todo hay épocas, todo tiene su momento. Hay que dejar de ser una nación boba e infantil, que se ría de pendejadas y que se sienta agraviada si se las quitan. Hay que empezar a despertar nuestras conciencias y ver más allá de la puta televisión. Hay que empezar a pensar, y no estar esperando que es lo que dice la tele que hay que hacer. La decisión es nuestra y esa es nuestra verdadera responsabilidad.

Que en paz descanse Roberto Gomez Bolaños. Pero tú todavía estas vivo. IMG_3218.JPG