Regenerarnos 


Hay veces que hasta nuestro propio organismo tiene las respuestas que nosotros no queremos encontrar en la cotidianidad. 

Las células de nuestro cuerpo se regeneran, incluso las del hígado aunque para este, el proceso sea mas lento, cada 400 o 500 días, quizás esto se deba a la complejidad e importancia de dicho órgano. 
Vivimos en un mundo enfermo, del cual nosotros formamos parte, cada uno podríamos ser una célula para su inmensidad, pero a diferencia de nuestro sabio organismo, nosotros no nos queremos regenerar, no tenemos voluntad para reconstruimos, no evolucionamos, nos quedamos estáticos, somos células mediocres, apáticas, contaminadas y que juntas nos hemos vuelto un tumor que es el cáncer que aqueja a la decadente humanidad; somos un tejido social enfermo que se niega a regenerarse. 
Muchos piensan que los psicoanalistas son cosa de locos; otros, solo lo hacen para que la “razón” los asista, pero no la verdad, que es muy diferente. Si aprovecharán esa inteligencia que malgastan para engañar al psicoanalista a tal grado que manipulan su diagnóstico, en regenerarse, seriamos en verdad como las células de un cuerpo sano. 
El psicólogo, sépanlo, les podrá ayudar a mejorar en medida de la honestidad que ustedes tengan consigo mismos. El psicólogo no es adivino, si lo engañas, quien padecerá los resultados serás tú mismo y quienes te rodean (y dices que los amas). El psicólogo no va a cambiar al mundo para ti, te ayudará a cambiar a ti para adaptarte al mundo. 
Un ejemplo: violadores o cómplices del abuso a menores, van con el psicólogo a que les ayude a superar la culpabilidad que sienten, convirtiéndose en víctimas, y a la víctima la convierten en un victimario provocador. Terminan saliendo convencidos de que perdonaran al niño aquel del que abusaron. ¿Absurdo? Pues es la realidad. 
Me gusta la armónica vida de Jesús por la sabiduría de sus palabras y la congruencia de sus actos. 
El Rabino, les dijo que derribaran el templo y que El lo reconstruiría al tercer día. Para mi es la máxima interpretación de la reconstrucción de nosotros mismos. —¿La resurrección al tercer día? — seguramente se refería al renacer en nosotros mismos. Todo esto es sin duda una manera metafórica de estimular la necesidad de regenerarnos y que tanto trabajo nos cuesta empezar a hacerlo. 
Pues mis queridas células, es de decisión personal, el seguir formando parte de un tejido canceroso o un tejido sano. 
Feliz domingo, y si es en familia, mejor. (Yo estoy hoy con la mía) 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s