El parlamento Yanqui en México 


Cuando contratas a alguien para realizar determinado trabajo y este no cumple esta cometiendo un fraude. 
¿Se han dado cuenta que con el paso del tiempo quienes han ostentado un cargo público ya sea por decisión popular o designación hacen las cosas mal y no pasa nada? 
Así es. Los funcionarios públicos son inmunes a la justicia. 
Para todo tienen pretextos y explicaciones sin ningún sustento y que además desafían toda la lógica. Finalmente no pasa nada. Ninguna acusación en su contra prospera, son intocables. Y cuando llega a caer alguno, es resultado de una vendetta política o mera estrategia para simular justicia. 
La lista de ejemplos de impunidad puede ser casi infinita. Ningún director de Pemex esta preso, y según la paraestatal se privatiza porque no ha sido bien administrada. Ningún director de ninguna dependencia esta preso. Ningún miembro de ningún gabinete federal esta preso, la justicia no se tibia para alcanzarlos aunque las acusaciones, pruebas, y testimonios sean mas que evidentes. Si no cumplen con las expectativas ciudadanas o las promesas hechas en campaña, tampoco pasa nada. Empeoran las cosas, se van, y no hay ninguna consecuencia en su perjuicio. 
Pues les tengo una noticia ¡si están cumpliendo! Y lo hacen con precisión quirúrgica, son contundentes en lo acordado, si, pero no con los ciudadanos, ni tampoco en aras del bienestar social apelando a nuestra independencia como nación ni apostando a la soberanía. Cumplen las expectativas del nuevo orden mundial, actúan en favor de los intereses económicos más poderosos del mundo. El imperialismo Yanqui tiene su propio parlamento en nuestro país pero con nacionalidad mexicana. 



¿Patriotismo? Esa es solo una bella palabra cuyo significado es inexistente para quienes están en el gobierno mexicano. 
México es un país de diseño imperial. Nuestra hermosa nación ha dejado de ser autosuficiente, depende por mucho del extranjero, esa es una de las “bondades” del TLC (tratado de libre comercio). El campo ha dejado de producir. Los campesinos están en peligro de extinción. Las pequeñas granjas familiares son insostenibles. Los pequeños comerciantes de diferentes rubros son aplastados por los monopolios. 
El proyecto neoliberal en México enriquece a un pequeño grupo que a su vez sirve a los poderosos intereses que están detrás del FMI (Fondo Monetario Internacional) la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) y el Banco Mundial. Mientras empobrece a los mexicanos para que estos se conviertan en obreros mal pagados que pierden derechos ganados por luchadores sociales a través del tiempo en cada legislación a las reformas constitucionales que nos deberían garantizar protección. 
Entonces no es verdad que se estén tomando medidas para contrarrestar las crisis ni las devaluaciones en nuestro país. El mediocre crecimiento es resultado de acciones tomadas deliberadamente por el gobierno para mantenernos pobres. 



La pobreza en México no es casualidad. 

La educación: obreros mal pagados 


Ahora resulta que las licenciaturas pedagógicas y la carrera magisterial no tienen valides oficial. 

El gobierno, exige una evaluación a los maestros según ellos en aras de mejorar la educación. Pero hacen todo lo posible para desmantelar el sistema de educación pública y desacreditar a los maestros. 

Primero se debería de dignificar los planteles escolares y los recursos para su avituallamiento. Eso es lo que se debe de estandarizar. No es lógico, que un particular pueda dar mejores condiciones para estudiantes y maestros, que el mismo estado. 

Al arrebatar los derechos laborales a los docentes, se esta poniendo en jaque mate la educación pública en México, y todo apunta a una inminente privatización. Quienes podrán acceder al “derecho constitucional” a la educación, solo serán aquellos que tengan los recursos necesarios para pagarla a particulares. Al delegar esa obligación, el gobierno esta violando la constitución. 

De tal manera, que habrá más mexicanos que no se puedan dar el lujo de estudiar que ya de por si lo es. 

Esta situación lleva al país a convertirse en un semillero de obreros mal pagados sin derechos, pero si con obligaciones en favor de la industria automotriz. 

El “nuevo orden mundial” decidió que México sería una gran fabrica de automóviles y un banco minero y de hidrocarburos, desde luego operado por extranjeros sin ningún beneficio para los ciudadanos. 

La inseguridad, la inestabilidad económica, la crisis educativa, la incipiente democracia, la decadencia social, no son situaciones ajenas entre si. Es un plan perfectamente estructurado para entregar los recursos naturales y públicos a inversionistas extranjeros. 



¿La soberanía? Es solo una palabra con un bello significado.

La estrella antagónica: El Chapo Guzmán 


Hacia falta el antagonista estrella para que la puesta en escena de: México un país asediado por el crimen a pesar de los enormes “esfuerzos” de sus gobernantes y el “apoyo” de EE.UU no perdiera su violento dramatismo. 
La guerra contra el narco es un gran negocio para el imperio del cual se desprenden varios rubros y la violencia es el principal. 
Otro de los rubros que favorecen al capitalismo de la guerra contra el narco, es el terror que esta infunde entre la población. Culpables e inocentes caen víctimas de una violencia provocada convirtiéndose en daños colaterales que están justificados. El fin, en esta trama, si justifica todos los medios posibles, y algunos hasta imposibles… de creer. 
Así que: “nadie se mueva mueva”, es la consigna del gobierno, so pretexto de la captura del famoso Chapo, salen a intimidar a una sociedad trémula e incapaz de indignarse ante tan absurdas ficciones. 
Estamos en la antesala de la privatización de la salud, la educación, el agua y de la ejecución total de las reformas que remataron a Pemex y a la minería. La historia que condena a las próximas privatizaciones: ineficiencia, ineptitud, corrupción y saqueo, es un refrito, solo cambian los actores.  — ¿Y los responsables? — disfrutando de sus fortunas. 
Así que la gran capacidad de ingeniería en ductos subterráneos que tiene Joaquin Guzmán Loera, en estas fechas, no es una casualidad. 
La reconquista de México y la próxima invasión, ahora por el imperio capitalista que nos mira con sorna desde el norte, donde yace inerte la estatua de la libertad, es un plan perfectamente bien estructurado desde allá. 
¿Empató la selección mexicana de fútbol? Ya no se quienes son mas mediocres, si los que juegan o los que ven el juego.