3.- Me estoy enamorando 


  
Durante los siguientes días Horacio recordaba hasta el más mínimo detalle del encuentro con Corina. Recordaba como había visto la sensual silueta de la chica de espaldas ayudando a su padre, su bien formado cuerpo y sus piernas blancas, donde se le notaban suaves vellos parecidos a los de los duraznos. Su sensual cabello, su boca roja, sus grandes ojos su pequeña nariz, sus largas y rizadas pestañas, sus pobladas cejas negras, su carnosa y jugosa boca, sus hermosos senos, su playera pegada a su hermosa figura, el sostén azul turquesa, su rostro ruborizado y su hermosa sonrisa. 

Ella por su parte, también pensaba en Horacio, en su varonil voz, en su como su mirada se perdía en ella, en sus ojos transparentes color de miel. Le había parecido un hombre educado, interesante, ya en los 35 años, con algunas canas y eso para ella lo hacia mas atractivo. De pronto pensó: – ¿que me pasa? ¡Seguramente es casado! 

Pero ni esa duda lo borro de su mente. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s