9.- Te Necesito… 


  
A la hora de la comida, los papás de Corina percibieron el ambiente tenso, a Horacio muy callado, a Corina muy nerviosa y algunas miradas de complicidad entre ellos. 
Cuando Horacio se despidió, don Paco lo acompaño hasta la camioneta, le dio una palmada en el hombro a Horacio, – hijo, adoro a Corina, y puedo ver en sus ojos que te ve como hombre, no me gustaría que le hicieras daño – Horacio quizo contestar y don Paco no lo dejo – no me digas nada, ahora no, que te vaya bien, te espero a desayunar el viernes -. 
En la avenida del pequeño y pintoresco pueblito, había una caseta telefónica, la chica que allí atendía conocía a Horacio, el le pregunto que si conocía a Corina, ella le dijo que si, y el le suplico por favor que le preguntara si le podía dar su numero de teléfono, y que guardara mucha discreción. Así fue, mas tarde por medio de un mensaje, Iris, le envió el número de Corina. 
Escribió Horacio: “Hola bonita, hoy me has hecho sentir el hombre mas feliz del mundo, un solo beso tuyo significa mucho mas cosas de lo que te puedas imaginar. Ojalá no hayas malinterpretado mi impulso, pero me vuelves loco” 
Corina respondió: “Horacio, cualquier cosa que halla vivido, no se compara en nada a esta experiencia tan intensa, pero tan hermosa. Hoy viene a visitarme Alfredo, terminaré con el” 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s