No todo lo que nos pase en México, tiene que ser malo. 


Veo a muchos decepcionados porque “Patricia” no hizo el daño conque que amenazaba.  
Se alertó muy a tiempo a la sociedad, se tomaron medidas precisas para tratar de que se dañara lo menos posible a la sociedad. Además se contaba con información de distintas agencias de noticias y especialistas en fenómenos climáticos de todo el mundo. 
¿Nos “fallo” “Patricia”? Estos fenómenos naturales no se “predicen” se ven formar y llegar. Son las mediciones científicas las que nos dicen cómo son y cuáles son sus principales características. 
Afortunadamente por la forma que impactó al territorio mexicano, perdió fuerza, se fue diluyendo y es una suerte que sus afectaciones no hayan sido tan graves. Sin embargo estos fenómenos siempre dejan a su paso destrucción. 
Su fuerza era incuestionable, pues 21 horas antes de tocar la costa del occidente, a 600 kilómetros de Manzanillo, en Colima hacia el centro del país ya había muestras de su poder, pues empezó a llover, era apenas el rocío de sus torrenciales lluvias. Nadie lo sobrestimó, era un huracán impresionante. 
Era la obligación de quienes se dicen ser líderes de información y favstars en las redes sociales dar los avances de este fenómeno. No se trataba de causar psicosis ni de aterrorizar a nadie; se trataba de informar, alertar, para finalmente prevenir. Tan solo rezar, no era suficiente. 
Estamos tan acostumbrados a que nos pasen cosas malas, que veo a muchos burlándose porque no pasó nada: ¿esperaban lo peor? Veo a muchos enojados porque no pasó nada: esperaban lo peor. Veo a muchos criticando las medidas que tomó el gobierno, para mi gusto bien tomadas: ¿esperaban que no lo hicieran? Veo a muchos que como no estaban cerca de la zona más peligrosa, se molestaban porque se informaba y criticaban todo el vendaval de comentarios con respecto a “Patricia”: ¿les vale madre? 
Finalmente veo que a una gran mayoría un evento deportivo o artístico los convoca más que un fenómeno natural que hubiese podido ser una tragedia para miles de mexicanos. 
Una cosa es el humor de los mexicanos, y otra muy diferente es la apatía, el valemadrísmo y la ignorancia. 
Yo en lo personal me quedo satisfecho con las medidas tomadas, con la información en tiempo y con el agradecimiento a la vida, que esta vez decidió respetar a los mexicanos. 
No todo lo que nos pase en México tiene que ser malo.  

 

El rumbo de México 


A México no se le puede ni se le debe aislar del mundo. Es parte importante de la economía mundial por sus recursos. 
México necesita muchas cosas. Políticos audaces y congruentes que de verdad representen todos los sectores económicos, a todos los actores empresariales, pero sobre todo a todos los ciudadanos. 
No hay recetas mágicas, no hay hadas que con una varita solucionen todos los problemas. Es mucho el trabajo por hacer, y para llegar a ser un país con más y mejores oportunidades necesitamos estar preparados. 
Si bien es cierto en cada contienda electoral, los partidos políticos le quedan a deber mucho a los ciudadanos, y más a los que menos tienen. Pero también es cierto que otras fuerzas políticas que no están en el poder, toman como estandarte esas necesidades para lucrar electoralmente, y eso es una irresponsabilidad. Pues desconocen la problemática de fondo, y por consecuente no tienen ninguna solución. 
No es fácil alinear a todos los partidos políticos en un pacto pues regularmente los intereses partidistas están por encima de las necesidades de nuestra nación. Pero sin embargo se ha logrado un consenso. 
Tampoco es sencillo reformar una constitución que no se ha actualizado, y convencer a una sociedad que milita en la apatía y que es víctima de liderazgos mesiánicos. Pero muy por encima de eso, se han podido tomar decisiones, que de alguna manera se han empezado a reflejar quizás de alguna manera muy minúscula en la economía. ¡Nadie nace grande! Todo es un proceso. Lo más importante es que existen acciones más allá de la retórica y de proyectos demagogos. 
El PRI permanece como líder en México, porque los demás partidos no han demostrado capacidad para realizar ningún cambio. Porque los demás partidos emulan lo peor del PRI, y siempre los superan. Porque la alternancia no ha funcionado, ha fallado, ha traicionado. Porque la oposición no está a la altura de las circunstancias. ¿Cómo puede un partido político ofrecer soluciones a la sociedad si sus principales conflictos son internos? ¿Cómo pueden los demás partidos representar a México si no tienen siquiera unidad en sus instituciones? Una cosa es creer tener soluciones y otra muy distinta es poder ofrecerlas. 
Si bien es cierto, el priísmo también a fallado. Pero aunque no lo queramos aceptar, trabajan arduamente, se quejan menos, se organizan más, se unen y eso los ha llevado a cosechar triunfos en las elecciones. ¿Y si nosotros como sociedad hacemos lo mismo? Seguramente también empezaremos a sumar logros, y no restar resultados y dividir voluntades. 
Las condiciones están dadas para tocar puertas, para incluirse y no para excluirse. 
¿México naufraga? vamos a sumar fuerzas para darle vuelta al timón y no sólo critiquemos a quienes decidieron hacer algo. 

  

19.- La familia 


Don Paco durante la comida estuvo muy serio, y ya después salió a caminar con Horacio. 
– Mira muchacho, yo entiendo mas cosas de la vida de las que tu te puedas imaginar. Ese amor que nació entre mi hija y tu, es inevitable, mas daño nos haríamos todos si no los apoyamos. Nadie en mi casa merece que nos falles. No soy de muchas palabras, pero vamos hacer las cosas bien -. Horacio no sabia ni que decir. La bondad y nobleza del padre de Corina, no lo dejaba mas que admirarlo. – Horacio, lo mejor será que el niño se quede aquí con nosotros, tengo nietos de su edad que vienen a visitarnos, le hará bien, además mi hija es muy maternal, y mi mujer es muy buena-. 
Regresaron a la casa, Aarón estaba ya despierto y Corina los invito a dar una vuelta para que el niño viera los borregos, unos patos y las gallinas con sus pollitos. 
Corina le explico a Horacio cómo fue que se dio cuenta de la inesperada visita de la madre del niño y de su fugaz estancia. También le dijo que le dio miedo perderlo, y que la perdonara por no haberle contestado, pero que se sintió muy mal. 
Se hundieron en un fortísimo abrazo y un candente beso que terminó por arrebatarles el aliento, sus cuerpos ya se habían descubierto y se necesitaban, todas las células de ambos reaccionaban en una electrizante energía, de la que les costaba trabajo apartarse para no terminar haciendo el amor. 

  

18.- La primer prueba 


Ese sábado y domingo, Corina no le contesto ni llamadas ni mensajes. 
Llego el lunes y Horacio tenía que trabajar y precisamente era en el rancho de don Paco. 
Llego a media mañana con su niño. Se estacionó donde siempre, salió doña Margarita, Horacio le explico a detalle su situación, la señora era muy noble, entendió por lo que pasaba Horacio, también entendió la tristeza de su hija, pero se sintió aliviada al escuchar lo que Horacio le dijo. 
Doña Margarita se quedo con el pequeñito mientras el se iba a trabajar. 
– Hija – le hablo su madre a Corina – tienes visita y por lo visto, vale mas que se vayan conociendo – Corina que era muy maternal lo abrazo y lo llevo a su cuarto, toda la mañana lo atendió, jugo con el y finalmente el pequeño Aarón se quedo dormido en sus brazos. 
Don Paco fue al campo por Horacio para ir a comer, ya su esposa lo había puesto al tanto de la situación. Cuando entraron Corina estaba sentada en la sala con el pequeño en sus brazos, vio a Horacio con ternura y con complicidad, le regalo una sonrisa tierna. Las lagrimas tornaron cristalinos los ojos de Horacio, se acercó a ella, le dio un beso en la frente, otro beso al pequeño y le entrego el sobre y la carta a Corina.  
Aquellos grandes ojos negros de cejas tupidas leían todo con atención. 

  

17.- La carta 


Horacio no entendía, abrió el sobre y vio todos los papeles para consumar el divorcio. Y los papeles del niño también. Thelma no pedía nada. 
Dentro del sobre también había una carta. 
“Horacio, nunca pensé decirte adiós para siempre. Pero desgraciadamente mi mal carácter, siempre me ha llevado a perder. 
Es lo mejor, para los tres. El Niño estará mejor contigo, espero y tu nueva pareja lo entienda y de verdad te ame lo suficiente para aceptarte con nuestro hijo. 
No te pido nada para mi porque quiero que le des todo a mi hijo. 
Te estoy dejando lo mejor de mi. No me juzgues. 
Cuando pueda regresaré a verlo. 
Gracias por todo“ 

  

16.- La confusión 


Thelma salió a la avenida y camino hacia la pequeña terminal que estaba a un costado de la caseta telefónica. 
Corina ya mas tranquila, se dio cuenta de la presencia de Thelma. La vio con lagrimas… – ¿y el niño? – pensó. 
En eso sonó su teléfono ¡era Horacio! Contesto con voz trémula, – amor necesito verte – dijo Horacio – no se – contestó ella y colgó. 
Horacio quedo muy extrañado, volvió a marcar, nadie contesto.
Iris y Corina entraron a la casa de Iris que estaba a un lado de la caseta, en ese momento vieron a Thelma abordar el autobús. 
Corina le contó todo a Iris, su amiga le dijo que necesitaba hablar con Horacio, que no pensara mal, que seguramente había una explicación esperándola. 
Corina se fue a su casa con aquella incertidumbre que la carcomía. 

  

15.- El divorcio 


Thelma toco la puerta, Horacio se sorprendió mucho, sin decir nada se hizo de lado para que pasaran Thelma y su pequeño hijito. 
Thelma se recargo en el escritorio, dejo un sobre. 

 Horacio hincado abrazo a su pequeñito, lo besaba con mucho amor. 
Thelma sin retirarse del escritorio de pie, volteando hacia la puerta veía como Horacio disfrutaba de su pequeño. 
Horacio se levanto con el pequeño en brazos. Aquella mujer que algún día le pareciera hermosa, no tenía ya ningún significado para el. – No esta bien que hayas venido así – acusó Horacio. – No te preocupes, no vengo mas que a darte tu libertad. Aquí esta mi firma para que todo se arregle sin mayor problema. Me duele el alma Horacio, pero necesito que me ayudes con Aarón, pues me voy fuera del país y mientras me establezco, quien mejor que tu para cuidar a tu hijo -. 
Horacio no daba crédito. Thelma abrazo al niño lo beso y le dijo: – regresare por ti mi amor -. 
El pequeñito de 3 años, no entendía nada. Thelma lo entrego a los brazos de su padre y se fue con paso apresurado bajando casi corriendo las escaleras, el sonido de sus tacones se fueron perdiendo.