15.- El divorcio 


Thelma toco la puerta, Horacio se sorprendió mucho, sin decir nada se hizo de lado para que pasaran Thelma y su pequeño hijito. 
Thelma se recargo en el escritorio, dejo un sobre. 

 Horacio hincado abrazo a su pequeñito, lo besaba con mucho amor. 
Thelma sin retirarse del escritorio de pie, volteando hacia la puerta veía como Horacio disfrutaba de su pequeño. 
Horacio se levanto con el pequeño en brazos. Aquella mujer que algún día le pareciera hermosa, no tenía ya ningún significado para el. – No esta bien que hayas venido así – acusó Horacio. – No te preocupes, no vengo mas que a darte tu libertad. Aquí esta mi firma para que todo se arregle sin mayor problema. Me duele el alma Horacio, pero necesito que me ayudes con Aarón, pues me voy fuera del país y mientras me establezco, quien mejor que tu para cuidar a tu hijo -. 
Horacio no daba crédito. Thelma abrazo al niño lo beso y le dijo: – regresare por ti mi amor -. 
El pequeñito de 3 años, no entendía nada. Thelma lo entrego a los brazos de su padre y se fue con paso apresurado bajando casi corriendo las escaleras, el sonido de sus tacones se fueron perdiendo. 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s