16.- La confusión 


Thelma salió a la avenida y camino hacia la pequeña terminal que estaba a un costado de la caseta telefónica. 
Corina ya mas tranquila, se dio cuenta de la presencia de Thelma. La vio con lagrimas… – ¿y el niño? – pensó. 
En eso sonó su teléfono ¡era Horacio! Contesto con voz trémula, – amor necesito verte – dijo Horacio – no se – contestó ella y colgó. 
Horacio quedo muy extrañado, volvió a marcar, nadie contesto.
Iris y Corina entraron a la casa de Iris que estaba a un lado de la caseta, en ese momento vieron a Thelma abordar el autobús. 
Corina le contó todo a Iris, su amiga le dijo que necesitaba hablar con Horacio, que no pensara mal, que seguramente había una explicación esperándola. 
Corina se fue a su casa con aquella incertidumbre que la carcomía. 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s