18.- La primer prueba 


Ese sábado y domingo, Corina no le contesto ni llamadas ni mensajes. 
Llego el lunes y Horacio tenía que trabajar y precisamente era en el rancho de don Paco. 
Llego a media mañana con su niño. Se estacionó donde siempre, salió doña Margarita, Horacio le explico a detalle su situación, la señora era muy noble, entendió por lo que pasaba Horacio, también entendió la tristeza de su hija, pero se sintió aliviada al escuchar lo que Horacio le dijo. 
Doña Margarita se quedo con el pequeñito mientras el se iba a trabajar. 
– Hija – le hablo su madre a Corina – tienes visita y por lo visto, vale mas que se vayan conociendo – Corina que era muy maternal lo abrazo y lo llevo a su cuarto, toda la mañana lo atendió, jugo con el y finalmente el pequeño Aarón se quedo dormido en sus brazos. 
Don Paco fue al campo por Horacio para ir a comer, ya su esposa lo había puesto al tanto de la situación. Cuando entraron Corina estaba sentada en la sala con el pequeño en sus brazos, vio a Horacio con ternura y con complicidad, le regalo una sonrisa tierna. Las lagrimas tornaron cristalinos los ojos de Horacio, se acercó a ella, le dio un beso en la frente, otro beso al pequeño y le entrego el sobre y la carta a Corina.  
Aquellos grandes ojos negros de cejas tupidas leían todo con atención. 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s