Una política espectacular 


Vivimos en un mundo, donde simular cuesta más caro que atender las necesidades humanas. 
Los escándalos políticos cada vez se parecen más a los escándalos de la farándula, y van más allá… Personajes de la farándula, se salieron de la pantalla para protagonizar la vida política. Nos venden lo que deciden otros que debemos comprar, así de sencillo. Por eso los “analistas políticos” también han mutado a publicistas de marketing político, es más lucrativo y no se necesita más que hacer temas a la carta, finalmente el cliente paga. 
Las columnas, análisis y artículos de las “plumas” más chayoteras de México, parecen arrancados de las páginas de revistas del calibre de TVNotas y TVyNovelas. 
Gastan más en hacerse publicidad personal, promover sus grupos y cuidar sus intereses particulares que en educación y cultura, por ejemplo. No les interesa gobernar personas que sepan cuestionar sus pésimas decisiones que siempre van en contra de los ciudadanos y que tengan la capacidad de involucrarse en la política. Eso no les conviene. 
Si sumamos lo que se eroga a los partidos políticos, más lo que autorizan nuestros representantes a los gobiernos en turno en comunicación social, nos daremos cuenta que sus presupuestos son mayores a los que se destinan a atender las obligaciones sociales. 
Lo verdaderamente escandaloso, es que la sociedad sigue votando por quienes gastan más en marketing, que en quienes proponen un país más justo desde la congruente austeridad ¿Esto qué quiere decir? Que no nos preocupan los contenidos, sino las formas, y esa estupidez es la que nos tiene muy lejos de la libertad de vivir en un mundo más equitativo y en paz. 
¿Cuándo alcanzaremos un país más justo y con verdadera representación? Una cuestión que muchos mexicanos nos hacemos todos los días. Un indicador sería que las cuentas en las redes sociales de los escritores, intelectuales, librepensadores, artistas culturales y luchadores sociales, tuvieran más seguidores que las de personajes de espectáculos. Eso señalaría que la sociedad está más preocupada por un mundo real, que por uno de fantasía. 
Pero no, todavía no alcanzamos esa madurez colectiva.  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s