Felipe Calderón, su “ad nauseam” Margarita Zavala y los Derechos Humanos. 


Durante el sexenio de Felipe Calderón se incrementaron dramáticamente las violaciones a los derechos humanos.   
Pese a que durante 13 años se han invertido en México 2 billones de pesos en materia de seguridad, el narco que según era el objetivo de la guerra de Felipe Calderón se incrementó, y con ello se empoderó al crimen organizado, se multiplicaron los cárteles de la droga, y la violencia durante su fatídico sexenio se convirtió en: el pan nuestro de cada día

 
La realidad no sólo indica un rotundo fracaso, también nos muestra el descarado cinismo de ex presidente al declarar en la actualidad, que hizo lo correcto. ¿Lo correcto para quien? ¿Para las políticas internacionales que se fraguan en lo obscuro desde Estados Unidos para desestabilizar naciones y expoliar los recursos de los países como México? Porque para la sociedad mexicana que perdió derechos, garantías, la paz, la seguridad y la tranquilidad, la estrategia de la que tanto alarde hace Felipe Calderón, ha sido una pesadilla que trascendió hasta la presente administración. 
Los únicos ganadores de esta absurda guerra son los países armamentistas que encabeza el imperio norteamericano quién es el responsable de introducir el 70% del armamento ilegal que hay en México, según cifras de la propia Oficina gubernamental norteamericana de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), del Departamento de Justicia. Nada más hay que recordar la irresponsable operación “Rápido y Furioso” (fast and Furious en inglés) cabe resaltar que durante la administración del segundo inquilino panista en Los Pinos, el Pentágono, la Casa Blanca, el Departamento de Estado, la DEA, la CIA, el Home and Security; todos los organismos estadounidenses de seguridad se vinieron a establecer a nuestro país. 
Tal parece que la estrategia de Felipe Calderón era criminalizar a la toda la sociedad y empoderar al crimen. Los derechos humanos y garantías constitucionales son letra muerta, pues se actúa so pretexto del aumento del crimen organizado como un Estado de excepción donde el único perdedor es el ciudadano común que queda expuesto entre dos fuegos: El Estado y el narco, en total indefensión. 
La Marina, El Ejército y La Policía Federal son los principales protagonistas en graves violaciones a los derechos humanos. Ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, tortura, siembra de evidencias y fabricación de delitos son su modus operandi, además de los graves señalamientos de corrupción y todo esto sin consecuencias para los miembros de las instituciones que se supone están para salvaguardar a la sociedad. 

 Ahora, Felipe Calderón crítica las liberaciones de supuestos crimínales que fueron encarcelados con averiguaciones plagadas de irregularidades y violaciones a los debidos procesos judiciales. ¿Es una burla? 

En el colmo de la incongruencia, está que mientras a Genaro García Luna su brazo ejecutor y verdadero líder criminal del país nadie se atreve a tocarlo a pesar de que existen señalamientos, demandas y contundentes pruebas en su contra, a otros funcionarios y ciudadanos inocentes que se volvieron incómodos para el gobierno por no estar de acuerdo con su falsa guerra, los encarcelan con evidentes fabricaciones de pruebas y delitos, para ponerlos tras las rejas injustamente, a otros desaparecerlos y en el peor de los casos ejecutarlos de manera extraoficial no sin antes criminalizarlos. 
La funesta guerra contra el narco tiene como principal finalidad ser una herramienta de control social. Así justifican sus acciones policiales para aterrorizar, intimidar, desplazar, desaparecer, y despojar a la sociedad en primer lugar de sus derechos y garantías individuales y en segundo lugar de los recursos naturales y de la riqueza de sus regiones. 
La política de Felipe Calderón en todos los aspectos: económicos, sociales y de seguridad, obedecían órdenes de los estadounidenses y a su vez a los principales capitales del mundo. 
Para Felipe Calderón siempre fue más sencillo señalar como culpables a todas las víctimas de su fatídica guerra sin que lo fueran, así justificaba la irresponsable militarización del país. Los mexicanos que padecieron durante su sexenio pasaron de ser personas, a daños colaterales. 
Siempre preocupado por los presos políticos de Venezuela y Cuba, el michoacano Felipe Calderón, ignoro las causas, e injusticias de los mexicanos que sí estaban haciendo algo por su país, los luchadores sociales y activistas víctimas de la injusticia por parte de un sistema político nacional que él encabezaba, carente de la más mínima sensibilidad. 

 
¿Ahora con que calidad moral viene a señalar como actúa la justicia en este sexenio? 

  
¿Estrategia electoral para favorecer a Margarita Zavala y regresar a vivir a Los Pinos a volver hacer lo que dejó en claro le gusta y es instaurar un estado de terror quizás peor que el que ya padecimos?

No. No, gracias. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s