¿Quién es el iletrado? 


¿En qué país se criaron los “intelectuales mexicanos” de la calaña del engreído Nicolás Alvarado, incapaces de maravillarse con nuestra cultura popular e idiosincrasia? 
Si Juan Rulfo hubiese ignorado todos los pequeños detalles del pueblo, lo coloquial, las tradiciones y costumbres, jamás hubiese podido crear una obra literaria con reconocimiento mundial, digna de nuestro orgullo, como lo fue: El Llano en Llamas, por ejemplo. 
Diego Rivera plasmaba en sus obras, a mexicanos comunes y corrientes, y no desdeñaba detalle alguno por parecerle precisamente común, y sus murales son reconocidos en todo el mundo gracias a esa visión de lo sencillo que con su talento convirtió en arte. 
El colorido, lo coloquial y lo que pareciera ser ordinario de nuestras costumbres y tradiciones populares, para quien tiene la sensibilidad nata de lo artístico, se convierte en una oportunidad imperdible de transformarlo precisamente en arte. Eso aquí en México y en cualquier parte del mundo, no es otra cosa más que cultura. 
Me pregunto: ¿esos intelectuales, elitistas y malinchistas, habrán escuchado alguna vez el Huapango de Moncayo? ¿O solo escuchan autores clásicos de otros países, para presumir una cultura internacional? 
Las canciones de Juan Gabriel, tienen excelentes arreglos musicales; incluso sus creaciones, han sido tocadas por sinfónicas en diferentes partes del mundo. Algunas melodías del finado michoacano ¡son una delicia! tan solo escuchándolas de manera instrumental. 
Quien se asume clasista, y al mismo tiempo se ostenta como un intelectual, está negando ya la posibilidad de reconocer el arte que nace en las entrañas de la cotidianidad de nuestro país, por sentir que no es merecedor de su refinada atención. 
Nicolás Alvarado, al referirse como “jotas” a las lentejuelas del atuendo que usaba Juan Gabriel para sus espectáculos, esta menospreciando a la comunidad gay; y termina rematando que esa forma es “naca”… y así, condena a todos quienes alguna vez hayan osado en vestir con lentejuelas con un adjetivo despectivo, que para mi gusto, si tuviera que señalar a alguien como “naco” lo señalaría a él, precisamente por su ridícula manera de vestir, pues para ser hay que parecer, y este tipo más que un gestor cultural, parece un frustrado fifí sin barrio, sin identidad y que además recurre a adjetivos inexistentes en la RAE (Real Academia de la Lengua Española).
Si algo carece de sentido, es precisamente su ofensiva e iletrada opinión, carente de una sintaxis a la que precisamente hace referencia por la supuesta ausencia de la misma, en las canciones de Juan Gabriel. 
Dejó esta pregunta por aquí: ¿Este fatuo señor Nicolás Alvarado, es en serio, el director de TV UNAM? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s