Robo de gas en Pemex


Escribe: Dolores Padierna

Pemex y Shell Oil Company, por iniciativa del entonces presidente Salinas de Gortari, crearon en 1993 la empresa Deer Park Refining Limited Partnership (DPRLP) para inyectar capital a la refinería Shell Deer Park, ubicada al sureste de Texas. En esta refinería existe un verdadero quebranto para Pemex, derivado de la penetración del crimen organizado en la paraestatal con la complicidad de Shell en el robo del gas comprimido proveniente de la Cuenca de Burgos; ilícito denunciado recientemente por Pemex en la Corte de Texas.
El yacimiento de gas Cuenca de Burgos abarca más de 70,000 kilómetros cuadrados en los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

Allí Pemex, a través de su subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP), opera 2,827 pozos de gas, cuyo gas condensado se transporta a 150 estaciones de recolección, luego a 52 tanques de transferencia y a los sistemas de entrega.

Una parte de la producción se lleva a los centros de proceso de Pemex, otra a la Refinería de Cadereyta, Nuevo León; y una más se envía, precisamente, a la refinería de Deer Park, a través de PMI Norteamérica SA de CV (PMI NASA), la división internacional de Pemex.

Enormes cantidades de gas mexicano han inundado el mercado estadounidense para elaborar gasolinas de alta calidad. Si consideramos que Pemex no vende a particulares y hace sus entregas mediante transferencias entre sus subsidiarias, resulta que las adquisiciones de gas mexicano realizadas por empresas estadunidenses y europeas, son ilegales o robadas.

En 2006, la organización criminal La Compañía, integrada por el cártel del Golfo y Los Zetas, inició los robos con la colaboración de empleados de Pemex, de sus contratistas, empresas privadas y agentes aduanales asociados: el condensado era trasegado de cualquier punto de la Cuenca hasta la frontera de Tamaulipas y, como si fueran Nafta, pasaba por las aduanas formales mediante documentos apócrifos.

Luego los embarques se llevaban hasta terminales y bodegas de las zonas portuarias de Texas, para su almacenamiento temporal y posterior distribución a los compradores. También se apoderan de 200 pipas diarias en promedio mediante asaltos o entregas concertadas: los transportistas, camino a los centros de transferencia, vacían el gas en otras pipas y rellenan las suyas con agua, que es recibida por empleados de Pemex como si fuera hidrocarburo.

Este gas también se maquila en la refinería Deer Park de la que Pemex es socio y luego regresa a México ya como gasolina.
Entre 2008 y 2009, autoridades estadounidenses descubrieron como destinatarias a importantes empresas de Houston, Pasadena, Clear Lake, Freeport, Beaumont, Tulsa, Oklahoma, Brownsville y San Antonio. Fue hasta después de que el gobierno de Estados Unidos enjuiciara a las primeras compañías implicadas, que Pemex actuó pese a que desde 2007 Felipe Calderón fue enterado de este hecho.

En julio de 2010, abogados de un despacho de Dallas, contratado por Pemex, presentaron la primera demanda contra Basf Corporation, Murphy Energy Corporation, Trammo Petroleum, Inc; Bio-Un Suroeste, Inc; Combustibles del Valle; Petróleo Depot, Inc; y contra los ejecutivos Donald P Schroeder, Arnoldo Maldonado, Jonathan Dappen, Stephen Pechenik, Timothy Brink y Josua Crescenzi. Se acusó a todos de ‘asistir directamente’ y ‘alentar’ el robo y la violencia “participando activamente en el contrabando de condensado robado y/o la compra para su uso en Texas”, algunas de ellas con conocimiento de su origen ilícito.

En mayo de 2011 se presentó la segunda demanda. Ésta en contra de las compañías Big Star Gathering LLP, Ltd; F & M Transportation, Inc; Joplin Energy, Llc; F/K/A Hayes Hutchison Energy, Llc; Plains All-American Pipeline, LP; Semcrude, LP; Saint James Oil, Inc; Superior Crude Gathering, Inc; Transmontaigne Socios, LP; Western Refining Company, LP; y las personas físicas James Jensen y Jeff Kirby.

La demanda presentada por Pemex en 2012 señala a STUSCO, filial de Shell, como uno de los principales vendedores del gas robado; y plantea que ‘probablemente’ las acusadas desconocían el origen del hidrocarburo o lo adquirieron mediante terceros, pero no se aseguraron de que tuviera los títulos de propiedad, “y por lo tanto era ilegal bajo las leyes de México y de Estados Unidos”. Es obvio, en conclusión, que la venta de gas robado “requiere una conspiración en Estados Unidos para pasar el gas por la frontera, lavar su fuente y fraudulentamente distribuir y vender el producto al beneficiario final: a Pemex”.

La autora es senadora de la República.

Vacío de la abundancia.


¿SUFREN TUS HIJOS EL “ VACÍO DE LA ABUNDANCIA”?

Por: Psic. Julia Borbolla Hano

“Mamá, papá, cómprame algo” Es una de las frases más comunes de los niños de hoy. Esos mismos que tienen en casa un arsenal de juguetes olvidados, incompletos o simplemente pasados de moda y que siguen pidiendo que se les compre todo lo que ven y rápido.

Para esos pequeños tiranos la ilusión del juguete dura menos que lo que tardaron en abrirlo y ese es el claro síndrome del “vacío de la abundancia”. El síndrome moderno que esta atacando a chicos y grandes y consiste en darle poco valor a lo que se tiene y mucho a lo que aún no se ha adquirido. El placer verdadero, en este caso, radica en el hecho de comprar, de adquirir, de acumular, más que en el beneficio de lo que se compra.

Si bien es cierto que la imaginación de un niño puede convertir cualquier piedra, bote o liga en el mejor juguete; esa misma imaginación puede potenciarse con los juguetes actuales que además estimularán su desarrollo y lo divierten; sin embargo, cuando caemos en excesos, y lo enfrentamos a una multitud de posibilidades, lejos de ayudarlo lo confundimos.

Cuando un niño, niña o adolescente tiene que invertir mucho tiempo y energía en elegir, experimenta una gran incertidumbre que lo pone ansioso. “Quiero el rojo…no no…el azul…no el verde…mejor el amarillo” y al final son muchos más los que deja que el que se lleva, haciendo que éste ultimo pierda valor. El pensamiento inmediato es: “Hubiera escogido el otro” y de esta manera se eslabona una cadena sin fin de posibilidades perdidas, supuestos fracasos al elegir y sensación de carencia que a su vez lo impulsa a querer mas y mas.

Lo anterior, como ya hemos visto, es fruto del intenso consumismo en el que vivimos. Hoy en día se dedica más tiempo en compras que nunca en la historia de la humanidad. En vez de ir al parque, o a visitar un familiar, el paseo dominical es ir a un centro comercial y esto afecta a los niños y jóvenes, que están formando su personalidad, y al estilo de convivencia familiar.

Los padres premiamos, compensamos tiempo y culpas o demostramos amor comprándoles a nuestros hijos todo lo que nos piden, aunque ello signifique endeudarnos a mil meses sin intereses. Luego nos damos cuenta de que esto no funciona para que nos quieran más, nos quejamos y les reprochamos que nos vean como simples proveedores. Por otro lado, los abuelos, tíos y amigos contribuyen a esa abundancia. ¿Cuántas cosas recibieron tus hijos en la navidad pasada? ¿Dónde y cómo están hoy esas pertenencias?

Cuando nos damos cuenta de esto y queremos corregirlo ya los hemos acostumbrado y entonces la austeridad o sencillez que queremos implantar en casa es interpretada como tacañería y descenso en el estatus social.
Al final del camino encontramos hijos aburridos, insatisfechos, sobre demandantes y padres frustrados que han criado hijos “ingratos”. Ambos sintiéndose vacíos en medio de la abundancia. Este problema no se trata solo de comprar o de ahorrar; sino del significado que se le ha dado al hecho de tener para ser y pertenecer. Si un niño se cree valioso o querido por lo que le compran, será difícil cambiarle esta visión más adelante; pero ni imposible.

Hay 7 competencias que los padres debemos ejercitar si queremos retomar lo valioso del pasado y sacar buen fruto de las ventajas de presente.

1.- TRABAJA CONTIGO MISMO:
Lo primero y más importante es hacer conciencia de que esto nos ocurre y vencer la tentación de comprar por comprar, comprar como premio, como expiación, como método de control “si te portas bien, te compro” o lo que es peor: como lenguaje de amor. Esto no es fácil porque implica sustituir estas estrategias “afectivo-mercantiles” por tiempo y calidad de convivencia y premios emocionales, como sería sentarse un ratito a jugar, decirle un halago oportuno o simplemente estar más atentos a lo que nuestros hijos hacen bien que a sus errores.

Analiza tus recuerdos más entrañables de la infancia y seguramente no se refieren a posesiones sino a experiencias emocionales. A juegos muy simples, a bromas o travesuras que ocurrieron una vez pero de las que te has reído veinte veces en familia.

Analiza qué herencia conservas de tu padres, de tus abuelos, de tus maestros y verás que más que bienes son afectos, emociones, mensajes.

Y por último analiza que tanto estas compensando tus carencias a través de lo que das o lo que permites a tus hijos. Si es así déjame decirte que nunca terminarás porque nadie puede volver al pasado en el presente de otro. Tal vez muchas de tus carencias resultaron motores de progreso, tal vez muchos de tus huecos de amor infantil se convirtieron en espacios para alojar muchos amores de adulto.

Este análisis personal te dará fuerza para seguir adelante en la siguiente competencia.

2.-RESISTE LA FUERTE CAÍDA DE TU POPULARIDAD:
No esperes que tus hijos comprendan hoy el porqué de negarles algunas cosas. Mucho menos los adolescentes. Ellos pensarán que eres el peor papá o mamá del mundo, pues el resto de sus compañeros llevan los tenis de marca y el último modelo de celular.

No esperes que acepten con agrado las normas de disciplina y las limitaciones que tanto los frustran. Pelearán por regresar a lo cómodo, lo inmediato; pero en la medida en que no lo obtengan se irán haciendo más fuertes sin siquiera darse cuenta.

Si resistes este duro embate a tu “raiting” tal vez recibirás más tarde el reconocimiento o simplemente tu satisfacción personal y los frutos de tener hijos adultos que puedan disfrutar de tener cosas y ser competitivos sin cifrar su valía en una cuenta bancaria ni sacrificar su paz interior por mantener un status social.

Si, irás contra corriente, como los salmones en el río; pero también como ellos asegurarás una buena descendencia.

3- AYUDA A TUS HIJOS A IDENTIFICAR QUE ES LO QUE VERDADERAMENTE QUIEREN:
¿Sabías que para una niña o un niño pequeño es lo mismo lo qué quiere que lo que espera? En su proceso mental quiere una pelota porque espera jugar con papá o quiere una bolsa porque espera acompañar a mamá al mercado. Por eso es fundamental ayudar a nuestros hijos a conocerse y escuchar sus verdaderas necesidades y expectativas internas y saber si aquello que quieren viene acompañado o no de lo que esperan.
Un adolescente quiere el mejor celular porque espera obtener aceptación de sus pares y quiere ropa porque espera obtener seguridad con ella.

Dales primero una “probadita” de eso que quieren, para que analicen si les dio lo que esperaban y después aclárales que una vez tomada la elección no habrá vuelta atrás, por lo que deben tener claro si en verdad lo necesitan o lo quieren y para qué.

No eres mejor padre si das más, o si das siempre. Serás mejor padre si tus hijos aprenden bien a elegir y a necesitar menos cosas.

4.-DA CON GRADUACION:
En nuestra cultura, el dar en abundancia a los hijos no está relacionado con la capacidad económica sino con un mandato generacional que nos dice “Primero te quedas sin nada que negarle algo a tus hijos”. Por eso vemos a la niña en el festival de la primavera con un espectacular atuendo de mariposa para el cual se tuvo que ocupar el dinero del gas, la luz y la renta. Por eso vemos a un padre en una profunda depresión por no tener para la fiesta de quince años, como si toda una vida de trabajo amor y dedicación se fuera por la coladora si dejas de proveer.

Si a los 8 años ya les damos una laptop ¿Qué querrá a los 12? Muchas veces los papás damos lo que nosotros mismos hubiéramos querido tener y nos aceleramos sintiendo que así somos mejores padres.

5.-LIMITA LAS OPCIONES:
“Puedes elegir entre este dulce y la paleta, los chicles no entran en las opciones”.
Los niños deben aprender a elegir y vivir la experiencia de renunciar; pero este ejercicio debe comenzarse de poco a poco. Empieza por dos opciones, tal vez tres más adelante; pero no abras el abanico más allá de su verdadera capacidad. Aunque te encuentres en posibilidades de comprarles la dulcería entera, hazlo por ellos, no por ti.

6.-PROMUEVE QUE CONJUGUEN EL “HABRÁ” EN VEZ DEL “HUBIERA”
“Si hubiera escogido el otro no se hubiera roto tan rápido”…Ya habrá oportunidad de elegir nuevamente y entonces habrá que fijarse mejor.

Si la elección que hizo el niño no lo dejó satisfecho, permítele vivir la experiencia para que en futuras ocasiones lo piense mejor o lo evalúe de otra forma. Se que esto implica disgustos y tal vez un fuerte berrinche; pero no hay mejor manera de aprender la tolerancia a la frustración que a través de las frustraciones.

7.-CREA PARA TUS HIJOS UNA MEJOR PERCEPCION DE LO QUE ES EL BIENESTAR
¿Qué quiero para mis hijos?- ¿Qué necesitan realmente? -¿Cómo quiero que vivan? -¿Qué es opcional y que no lo es? Cada quien debe configurar su propia filosofía del buen vivir de manera consciente y explícita. Estas son las preguntas más importantes que debemos hacernos al educar. Si logramos poner en ellos por encima el SER sobre el TENER, nuestra labor estará cumplida y los habremos salvado del vacío de la abundancia.

Psic. Julia Borbolla

Confirman fabricación de culpables en el calderonismo


Nota de Revolución Tres Punto Cero.
Realizada por Erika Paz
@Paz3_0

(11 de marzo, 2014).- Los cinco hombres detenidos por ser presuntos responsables de la explosión de un coche bomba en Ciudad Juárez el 15 de julio de 2010 –en pleno apogeo de la llamada Guerra contra el Narcotráfico, emprendida por el ex presidente Felipe Calderón– fueron liberados el viernes 7 de marzo pasado.

Noé Fuentes Chavira, Rogelio Amaya Martínez, Víctor Manuel Martínez Rentería, Gustavo Martínez Rentería y Ricardo Fernández Lomelí fueron aprehendidos “arbitrariamente” el 11 de agosto de 2010, a ellos se les señaló como responsables del que fuera considerado un acto terrorista cuando Genaro García Luna encabezaba *la Secretaria de Seguridad Pública Federal.

Sin embargo, no se pudo comprobar que Chavira, Amaya, Víctor Martínez, Gustavo Martínez y Fernández hubieran participado en el atentado. A pesar de ello fueron torturados y recluidos en cárceles de Veracruz y Nayarit, acusados de delincuencia organizada, posesión de drogas y de armas de uso exclusivo del Ejército.

El médico Javier Enríquez, del Colectivo contra la Tortura y la Impunidad, explicó que como suele ocurrir dentro del sistema judicial mexicano, se fabricaron culpables. “Estos muchachos fueron detenidos. Fue la Policía Federal Preventiva la que actuó contra los chicos”. Quienes fueron torturados en las instalaciones de la Policía Federal en Ciudad Juárez, “luego en el avión y también en el hangar de la policía, trasladados a la sede de Iztapalapa, cinco días de tortura para hacerles lo que nunca uno se llega a imaginar”, relató Enríquez en conferencia de prensa en el Centro de Derechos Humanos, Agustín Pro.

Los cinco jóvenes fueron sometidos a golpes en todo el cuerpo “con puños, patadas; además, les dificultaron la respiración, les taparon la cara, les echaron agua, simularon ejecuciones con pistola, les hicieron ver violaciones a compañeros, escucharon las torturas a otros compañeros, los obligaron a posar con armas para mostrarlos como los grandes delincuentes, los amenazaron con violarlos a ellos o sus familiares, aplicaron esposas en manos y tobillos, fueron inmovilizados, todo ello para que asumieran los cargos que se le imputaban por tráfico de drogas y armas, delincuencia organizada”, narró Javier Enríquez.

Diana Morales, coordinadora jurídica del Centro de Derechos Humanos del Paso Norte (CDHPN) rememoró que la Guerra contra el narcotráfico empezó en Ciudad Juárez, siendo el año 2008 el más álgido y de mayor violencia en el estado de Chihuahua, “lo que provoca que Felipe Calderón [enviara] elementos del ejército para proteger la ciudad, lo cual fue un fracaso. Todavía vemos las consecuencias de esos hechos. [Durante ese tiempo] la ciudad vivió muchas violaciones a los derechos humanos como nunca antes”, contextualizó.

En la explosión del coche bomba “perecieron tres personas y gente de la Policía Federal Preventiva, ahí se empezó con una cacería para dar con los responsables de un acto que se denominó como terrorista. A los cinco se los llevaron y sus familiares empezaron a buscarlos, hasta que se dan cuenta que estaban en la Ciudad de México”.

Diana Morales explicó que Luis Cárdenas Palomino, entonces titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal de México determinó que los cinco hombres participaban de la delincuencia organizada. La coordinadora jurídica del CDHPN narró lo sucedido: “Se los llevan a la SIEDO (entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada) 80 días y los llevan a proceso, sin acusarlos de terrorismo”, el delito por el que inicialmente habían sido detenidos.

La tortura duró cinco días y fueron arraigados, presentaban múltiples golpes en diferentes partes de su cuerpo, con estadios de evolución diferentes “aproximadamente entre 15 y 30 lesiones, en la cabeza en la cara, en los costados y en las extremidades”. Además de presentar “estrés postraumático, la depresión mayor que se caracterizaba por miedo, dolor, pesadillas, siempre en alerta, desconfianza a causa de las experiencias vividas, les generaba terror y miedo, evitaban hablar en los hechos ocurridos. Todas estas son las secuelas que produjeron las torturas que ellos vivieron”, informó Javier Enríquez.

La defensa y el CDHPN exigieron que se les aplicara el protocolo de Estambul, el cual es “es un estudio médico psicológico sobre los posibles actos de tortura, está basado en un estándar internacional que la emitió la oficina del alto comisionado de Naciones Unidas, digamos que es la prueba más importante para aportar que las personas han sido víctimas de tortura”. Sin embargo, en México dicho protocolo no ese aplica con apego a los estándares internacionales, además de que se obstaculiza a los organismos independientes que lo aplican , aseveró Javier Enríquez.

De acuerdo con el médico especialista en la aplicación del protocolo de Estambul, aplicarlo a los cinco hombres acusados de hacer estallar un coche bomba “no fue nada fácil, fue bastante complejo que los jueces y los directores de los penales permitieran el acceso a los reclusorios de máxima seguridad donde estaban recluidos, ellos estaban en Villaldama y Perote, Veracruz; en Tepic y en el Rincón, Nayarit; no nos permitían pasar nuestros equipos ni siquiera una botella de agua”, expresó.

Diana argumentó que el “artículo 1ro constitucional obliga a los jueces a aplicar el protocolo de Estambul, siempre que una persona detenida alegue tortura”. Javier, por su parte dijo que junto con varios centros de defensores de derechos humanos, presentaron en septiembre de 2012 el libro “En nombre de la guerra contra la delincuencia”, en el que “señalamos la manera en que interviene el gobierno calderonista. Y que los casos relacionados con delincuencia organizada, que presentaron tortura en relación describían un modus operandi recurrente:

“Hombres armados, encapuchados descienden precipitadamente de furgonetas sin matrícula, en la calle, en los domicilios o interceptan a vehículos y agreden a las personas presentes y nunca se identifican se embarca a la o las personas sin que se les indique el motivo de su detención, algunas familias indican que creían entonces que se trataba de un secuestro para obtener dinero del rescate un fenómeno muy común en México”. Cuando las familias se presentan a saber del paradero de sus familiares, les niegan el acceso y cualquier tipo de información al respecto, denunció Javier Enríquez.

Patricia Galarza coordinadora del departamento psicosocial del CDHPN, leyó una serie de exigencias, las cuales son: “Que la PGR sancione a los verdaderos responsables del delito de tortura de los cinco jóvenes. Que la PGR en conjunto con la Policía Federal continúe con la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Que el Estado favorezca para que se dé la reparación integral de las víctimas, tomando en cuenta las recomendaciones hechas a México el 23 de octubre de 2013, hechas en Ginebra Suiza, en base al Examen Periódico Universal. Que las fuerzas policiacas se les instruya de abstenerse de tortura y malos tratos a las y los detenidos tal y como lo establece la Constitución”

“Que se elimine la figura del arraigo y que cuando una persona alegue ser víctima de tortura, los Ministerios Públicos anulen cualquier declaración obtenida. Que el estado garantice la seguridad de los sobrevivientes de tortura que son Noé Fuentes Chavira, Rogelio Amaya Martínez, Víctor Manuel Martínez Rentería, Gustavo Martínez Rentería y Ricardo Fernández Lomelí”.

Asimismo señalaron que actualmente siete personas enfrentan proceso penal acusadas del estallido del coche bomba el 15 de julio de 2010, en Ciudad Juárez, por lo que con la liberación de los cinco jóvenes se comprueba que en el gobierno de Felipe Calderón se fabricaron culpables.

* Corrección

20140319-142500.jpg

36 razones para no aprobar la reforma laboral de FCH


36 razones para no aprobar la reforma laboral de Calderón.

Por MANUEL FUENTES MUÑIZ

1. Porque anula la estabilidad del empleo con el pretexto de incrementar la productividad y ganancia empresarial.
2. Porque afecta a todo tipo de trabajadores: de empresas privadas, empleados federales, estatales, municipales y del gobierno del Distrito Federal.
3. Porque no crea empleos, los abarata.
4. Porque facilita la imposición de bajos salarios y prolongación de jornadas de trabajo a cambio de la permanencia en el empleo.
5. Porque condiciona la permanencia en el empleo a quién tenga mayor productividad.
6. Porque desaparece los contratos de planta al anular la premisa de que “si existe materia de trabajo subsiste el contrato de trabajo”.
7. Porque anula el pago de indemnizaciones por despido al prever todo tipo de contratos temporales a pesar de la existencia de la materia de trabajo.
8. Porque permite abusos en los contratos a prueba, de capacitación inicial y de labores discontinuas al poder repetirse continuamente al cambiar el tipo de contrato o actividad.
9. Porque legaliza las renuncias en blanco al no prohibirlas.
10. Porque pulveriza el salario volviéndolo infinitesimal al prever los contratos por horas que no generan el pago de prestaciones sociales ni prima de antigüedad.
11. Porque permite exportar mano de obrar barata a través de contratos por hora o eventuales.
12. Porque legaliza la libre subcontratación (empresas outsourcing) y anula la responsabilidad solidaria entre las empresas que se benefician del trabajo obrero.
13. Porque acorta el pago de los salarios caídos a un año y otorga a cambio un interés mínimo del 2% mensual con un límite de 15 meses de salarios, propiciando que los trabajadores sean quienes sufran la prolongación y costos de los juicios laborales.
14. Porque permite despidos arbitrarios sin garantía de audiencia por reclamos de clientes o proveedores de patrón.
15. Porque cancela todo tipo de protección a las trabajadoras domésticas.
16. Porque permite la movilidad total del trabajador al interior del centro de trabajo y legaliza el trabajo multihabilidades a través de tareas “conexas o complementarias” sin el pago proporcional del salario de acuerdo al incremento de trabajo.
17. Porque retira la obligación del patrón de la entrega personal del aviso por escrito.
18. Porque retira la sanción al patrón de considerar el despido injustificado cuando no entregue el aviso de despido al trabajador.
19. Porque otorga mayores facultades a las autoridades laborales para decidir sobre el registro de sindicatos permitiendo el archivo de los expedientes.
20. Porque permite a la autoridad determinar si se estalla una huelga o no.
21. Porque permite a los patrones o terceros pedir el arbitraje obligatorio después de sesenta días de estallada la huelga.
22. Porque permite decidir si reconoce o no a los sindicatos mayoritarios al interior de los centros de trabajo.
23. Porque se acorazan aún más a “los contratos colectivos de protección” para evitar la entrada de sindicatos independientes.
24. Porque permite la intromisión de los patrones para definir quién es el sindicato mayoritario.
25. Porque se facilita la creación de los sindicatos patronales, llamados también “sindicatos blancos”.
26. Porque evita a los trabajadores afiliarse a un sindicato cuando ingresan a laborar al desaparecer la cláusula de exclusión por ingreso y separación.
27. Porque desaparece de la Ley Federal del Trabajo la Tabla de Enfermedades y Riesgos de Trabajo otorgando facultades a la Secretaría del Trabajo, con la opinión del sector obrero y empresarial su expedición y modificación.
28. Porque permite el aumento de accidentes de trabajo condicionar el empleo a cambio de mayor productividad.
29. Porque evade penalizar de manera efectiva conductas patronales negligentes que afecten la salud y vida de los trabajadores en el trabajo.
30. Porque establece un régimen desigual de transparencia al no obligar al patrón a informar sobre sus finanzas y sí a los Sindicatos.
31. Porque mantiene en perjuicio de los trabajadores la carga probatoria en materia de riesgos de trabajo.
32. Porque es una iniciativa violatoria del principio de progresividad en materia de derechos humanos y de garantías laborales previstas en el artículo 1º y 123 de la Constitución, así como la Carta de la Organización de los Estados Americanos, la Convención Americana Sobre Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el Protocolo Adicional a la Convención Americana Sobre Derechos Humanos “Protocolo de San Salvador“ y el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) relativo a la “Libertad Sindical”.
33. Porque cancela el carácter tutelar a favor del trabajador.
34. Porque anula la bilateralidad en las relaciones de trabajo anulando la intervención sindical.
35. Porque privatiza las relaciones laborales al dar al patrón la potestad de decidir cumplimiento de las normas laborales de manera unilateral.
36. Porque traerá mayor pobreza a la población en general.