Todos contra Delfina Gómez.


Rina, la moderadora, con su introducción a los temas, me da la impresión de que fortalece al PRI, esto no es otra cosa, que la mano del Gobierno, dentro del proceso electoral. 

Juan Zepeda, ha mejorado en el discurso, pero carece de ideas propias, trata de impresionar, pero lo suyo es retórica. Me quedo con la frase: “Caballo que alcanza, gana” me recordó al precandidato del PAN a la presidencia de la República en 2006, Alberto Cárdenas Jiménez. Esto nos dice, que el PRD se homóloga con la ultraderecha, y deja en claro que no es un partido de izquierda. 

Alfredo del Mazo, con la eterna retórica priísta, y sus números a favor, mintiendo sistemáticamente trata de engañar de nueva cuenta, para condenar a los mexiquenses a los mismos males que han padecido desde siempre. A falta de credibilidad y propuesta, tiene recurrir reiteradamente a la amenaza, para fortalecer el miedo al cambio, por parte de los ciudadanos. 

Josefina Vázquez Mota, especialista en lucrar con un mal que ellos mismos han fomentado: la inseguridad. La historia inmediata, nos deja en claro, que el PAN, ha superado al PRI, pero en sus peores prácticas. 

Delfina Gómez, trabaja y expone problemas reales, pues su propuesta es el reflejo de las inquietudes de los ciudadanos, ya que las bases del partido que representa, son sociales. Evidentemente, Delfina, no es una oradora del nivel de Vázquez Mota, de Del Mazo, de Zepeda, pero sin embargo transmite más que los demás candidatos, incluso que Teresa Castell, que se siente superior por su condición de independiente. 

Óscar González, el candidato del PT, parece que no tiene idea de lo que sería como gobernador. Deja en claro que su mejor intención, es dividir, para debilitar a la candidata de MORENA, y cree que lo logra, y para él, ese sería su triunfo. 

Algo que tienen en común todos los candidatos (excepto Delfina Gómez), y que es el blanco de todos sus ataques, se llama: Delfina Gómez y su partido, MORENA. 

Para cerrar, quiero dejar en claro, que en una verdadera democracia, no hay perdedores, porque se supone que la que gana siempre, es la voluntad del pueblo, para el pueblo. 

La crisis mental de los mexicanos. 


Nuestra crisis mental. 
Las crisis son un fenómeno negativo,  social inestable y peligroso. 
En México, los “logros” de las políticas económicas, no alcanzan más que a reflejarse en los bolsillos de los más ricos, de los políticos y sus funcionarios. 
Un país con casi la mitad de su población en situación de pobreza, es un país en crisis. 
Un país que se encuentra en la lista de los cinco países con mayor desigualdad, es un país en crisis. 
Un país que en los últimos 25 años, no a mejorado el ingreso de las familias, es un país en crisis. 
Un país con el 12% de su población en pobreza extrema, es un país en crisis. 
Un país con casi 2 millones de niños abandonados, que es el segundo país de Latinoamérica en ese rubro, es un país en crisis. 
Un país donde 23 personas mueren por desnutrición al día, (literalmente morir de hambre) es un país en crisis. 
Un país con una ciudad como Juárez, en Chihuahua, con 15 mil niños huérfanos por la guerra contra el narco, y abandonados por el gobierno, es un país en crisis. 
Un país con más de 3 millones de adictos a las drogas, es un país en crisis. 
Un país con más de 250 mil muertos por el crimen organizado, y 30 mil desaparecidos, con cientos de fosas clandestinas, donde desaparecen 43 estudiantes en medio de policías municipales, estatales, federales y militares, y donde todavía no se sabe donde están, es un país en crisis. 
Un país con el número de violaciones a los derechos humanos, que nos sitúa como el número 1 de Latinoamérica, donde la tortura y las ejecuciones extrajudiciales es la constante, es un país en crisis. 
Un país representado por un presidente envuelto en un escándalo de conflicto de intereses, y que además reconoce a la corrupción como un arraigo cultural, es un país en crisis. 
Un país que aparece en la misma lista que Afganistán que es el país más peligroso del mundo, seguido de Guatemala, México, Iraq y Siria, es un país en crisis. 
Un país que es el quinto más peligroso del mundo para ejercer el periodismo, y el número uno en Latinoamérica, un país donde todos los hilos criminales conducen a la política, e intentan callar la verdad matando periodistas, es un país en crisis. 
Un país que invierte más en partidos políticos, gasto militar, burocracia, propaganda mediática, que en educación y cultura, es un país en crisis. 
Un país donde el 57% encuentra su subsistencia en la informalidad, es un país en crisis. 
Un país, donde el presidente nacional, no se pronuncia por el cruel y cobarde asesinato de una periodista, un país que prefiere ocultar la realidad, y responsabilizar a la mente de los ciudadanos, créanme: es un país en crisis. 
Imagen: El Universal 

Así se mata a la verdad


Desde Fráncfort, uno de los cinco  asentamientos urbanos más grandes de Alemania, se controla la red de espionaje digital más grande y precisa del mundo, tecnología al servicio de la CIA, (Agencia Central de Inteligencia) 
Los más expertos hackers cibernéticos, vulneran desde un iPhone, pasando por todas sus presentaciones, hasta una Mac de escritorio. Los sistemas operativos Android, también son vigilados, Windows forma parte de la lista, incluso hasta los televisores más modernos, son instrumentos de espionaje, y vigilan desde la sala de tu casa, hasta la intimidad de tu alcoba. 
El ojo que todo lo ve, es una realidad. 
La Central de Inteligencia, es como el departamento de seguridad de una gran empresa, que vigila con la más alta tecnología, hasta el más mínimo movimiento de la empresa, incluso en lo que tenga apariencia de inerte, si existe la más leve sospecha, es vigilado segundo a segundo. 
Así pues, como el dueño de una empresa tiene el derecho de implementar los sistemas de seguridad que considere pertinentes, los que se ostentan como dueños del mundo, nos vigilan, con tecnología inimaginable, y hasta la más minúscula amenaza, es analizada y estudiada hasta descartar cualquier posibilidad del menor contratiempo para sus planes. 
La CIA, actúa por encima de todo tratado internacional, de toda organización, de todo derecho humano; la ética no es una de las virtudes de la Agencia Central de Inteligencia. 
La estructura de la Agencia de Inteligencia estadounidense, funciona como una organización criminal: 
Crean una necesidad al margen de la ley. Esa necesidad, atrae de manera natural a mercenarios que la cubran, entonces, ya existe una ley de mercado como en todo sistema capitalista: oferta y demanda. 
Ante tal situación generada al margen de la ley, surge otra necesidad para que esto pueda seguir funcionando, corromper a las autoridades. Estas autoridades, son administradas por un gobierno, y para que las instituciones se conviertan en parte del engranaje criminal, recurren a la infiltración. 
Ya está listo el conflicto, y todos los hilos criminales, son movidos desde muy arriba, más allá incluso del ejecutivo que representa a la nación. 
Ahora, hay que mantener esos hilos en modo invisible, para que la mayoría de la sociedad no se de cuenta de la complicidad que hay entre criminales, funcionarios, políticos y los inversionistas más poderosos del mundo, ellos deben de continuar como modelos de éxito, hombres justos y de naturaleza filantrópica, preocupados por el bienestar mundial. 
La mayoría de medios de comunicación, son propiedad de la élite, creadora de la CIA. Por tal motivo los rotativos, canales de televisión y de radio, se convierten en la única ventana a través de la cual, se tiene la obligación de ver la realidad. El periodismo entonces, se vuelve un gran negocio por el poder que tiene; muchos dejan de lado la ética y los valores, por las jugosas ganancias, (que además, si no se salen del guión, les garantiza plena seguridad a su integridad física). 
Otro actor determinante para que esto funcione, es la religión. Crean las suficientes para que se adapten a diferentes puntos de vista, pero siempre existirán algunas que sobresalen, y luchan con las demás, para velar por sus intereses, pues la fe de los seres humanos en algo que les dé esperanza, se vuelve una letra de cambio. 
Económica, política y religiosamente, la situación está casi controlada. Pero hay algo sumamente importante: la educación. 
Se crean sistemas educativos que desde la infancia dobleguen el espíritu de los niños, para que se adapten de manera dócil al sistema. Les enseñan a pensar sólo en lo que ellos indican, cualquier pensamiento diferente, es señal de desequilibrio mental. Hay un sin fin de especialidades, pero todas después de concluir sus estudios superiores, son propiedad del sistema, y el único motivo de su vocación, es ganar dinero. 
De esta manera, se controla todo. Llega el financiamiento, las inversiones, los representantes sociales se convierten en gestores del capital, y se extrae la riqueza. 
La armonía de estas naciones, depende de que no se subleven, de que lo ilegal funcione a la sombra de la legalidad. 
Los conflictos creados de la CIA, son fuego, que ellos simulan atacar con apoyos económicos y militares, que terminan suprimiendo los derechos y violando la soberanía de las naciones. 
El crimen no debe desaparecer, es el arnés que mantiene el control. Si este se ve amenazado, harán todo lo necesario para que no se intervenga. El suministro del paralizador miedo, es por medio del terror: la guerra, la violencia, el crimen y la muerte, es el látigo que flagela a las sociedades y las mantiene arrinconadas. 
Si un activista, un periodista, luchador social o político insurrecto, tiene la capacidad de desvelar los invisibles hilos que evidencian la complicidad del crimen y la política, es un potencial enemigo del sistema, y si no cede por medio de la coacción o las amenazas, este no tiene mayores posibilidades que desaparecer, ser encarcelado o muerto. 
De tal manera, desde Fráncfort, se crea un perfil con toda la información de la víctima; se analiza el tratamiento meticulosamente en EEUU, y se genera una estrategia para eliminar la conminación. 
Esta orden, llega al país donde está el objetivo, nunca se pierde de vista. Si se aparta de dispositivos electrónicos, por medio de instituciones policiales, se sigue vigilando, y si el objetivo marcado está destinado a morir o desaparecer, la ejecución de este acto, se lleva a cabo por la red criminal, que cuenta con información privilegiada, incluso más precisa que la de las instituciones gubernamentales de seguridad. 
Así es como terminan quienes enfrentan al monstruo de mil cabezas; el mítico Big Brother, y su perverso ojo que todo lo ve, es inexorable, lo que no es, es ficción: existe. 

Imagen de un dólar. 

Capítulo 2. ​El cristal en la historia y el gran negocio.


Esta droga no es nueva. Se habla de que se preparó por primera vez en 1887 en Alemania y que se usó en Japón en 1919. En la Segunda Guerra Mundial, ya se usaba en el campo de batalla y por ambos bandos para mantener despiertos y alertas a sus soldados. Los suicidas Camicaces japoneses, se la inyectaban antes de cada misión. 
Cuando inició abiertamente “la lucha contra el narco” en el mundo, oficializada por Ronald Reagan y sostenida desde entonces por todos los mandatarios norteamericanos, el nivel de consumo de cocaína aumentó en Estados Unidos de 80 toneladas en 1979 a 600 toneladas en 1987, el aumento hoy en día es ya desproporcionado. 

El gran negocio 
Durante 1976, un inspector de la CIA reconocía que precisamente la CIA introdujo la epidemia del Crack en las calles de los Estados Unidos de Norteamérica. Gary Webb, el periodista que hizo pública esta noticia, termino muerto de dos balazos en la cabeza. 
“Los militares norteamericanos no combaten la producción de droga en Afganistán porque les reporta 50.000 millones de dólares anuales: son ellos quienes transportan la droga al exterior con sus aviones militares, no es ningún misterio” declaración hecha en 2009 al diario Russia Today por el general ruso Majmut Garreev.

Estados Unidos mueve aproximadamente un trillón de dólares anualmente con él narcotrafíco; esta cantidad es mayor que la del negocio del petróleo y el gas natural, ademas duplica también los ingresos de la industria automotriz. Cifras como las mencionadas anteriormente, nos llevan a pensar qué no es posible que el país más poderoso del mundo y con un presupuesto multimillonario en el rubro de seguridad, no pueda blindar sus fronteras para evitar que se introduzcan las drogas a su territorio. 
Enormes cantidades de dinero producto del narcotrafico regresan a algunos países de Latinoamérica incluyendo a México, como recursos para financiar por medio de infiltraciones: el paramilitarismo, grupos guerrilleros y narcotraficantes, para así poder deslegitimar movimientos sociales y organizaciones avocadas a la lucha de los derechos civiles de la población, o a grupos con ideologías que amenazan la hegemonía del imperio estadounidense. 
Otras fuertes cantidades de dinero también regresan a países latinoamericanos previamente lavadas en Wall street, como fondos para luchar contra grupos crimínales; tal es el caso de la iniciativa Mérida en México que ya tiene instaladas en nuestro territorio, bases militares norteamericanas que so pretexto de restablecer la paz y el orden de nuestro país violan impunemente nuestra soberanía. 
Y así, la historia nos da testimonio de qué lo que padecemos en la actualidad, no es más que el resultado de un engaño. 
Mientras esto sucede, y los poderosos hacen negocios millonarios con la falsa guerra contra el narco, los mexicanos seguiremos aportando las víctimas de una prohibición hipócrita. 

Imagen derechos del autor. 

Capítulo 1. La droga el cristal 



El “Cristal“, droga de diseño, sintética, parecida al vidrio molido de apariencia blanquecina, también denominado Speed, Meth, Hielo, Vidrio, Tiza… 
es una sustancia química peligrosa y potente y, al igual que todas las drogas, un veneno que primero actúa como estimulante pero luego comienza a destruir el cuerpo sistemáticamente. 
Esto no es una casualidad. Quien elaboró el Cristal, sabe claramente la secuencia físico, social y moral que destruye a quien la consume; la corrupción en la persona es total. 
El abuso del Cristal cambia al cerebro. Estudios nos muestran con imágenes cerebrales, alteraciones en áreas del cerebro asociadas con las emociones y la memoria; esto explica los graves problemas emocionales y cognitivos que muestran los consumidores. 
Quien consume cristal en altas dosis, sufre una etapa critica cuando la droga ya no le proporciona esa sensación de poder y bienestar. Ante esta situación  el consumidor pierde su sentido de identidad. Al no poder dormir durante varios días continuos, el consumidor cae en un estado psicótico, puede llegar a ver o incluso escuchar cosas que no existen. Esta condición en el adicto, lo vuelve sumamente peligroso. 
Quienes consumen cristal, cuando les viene el “bajonazo” pueden durar hasta 48 horas durmiendo ininterrumpidamente; después vuelven con un feroz apetito y con crisis nerviosas, pues el síndrome de abstinencia para los adictos a esta droga es muy severo. 

Los periodistas del Milenio, periodistas del estado. 


Recordando la entrevista sobre lo ocurrido en Nochixtlán, Oaxaca, entre Carlos Marín y Julio Hernández, reflexione lo siguiente. 
  Por cierto, como un paréntesis, Hernandez hizo pedazos al payaso de Marín, obviamente no podía ser de otra manera, a pesar que Adela Micha, la titular del programa donde fueron entrevistados, y que pertenece a televisa, ayudaba a su cómplice para que no se viera tan humillado por la inteligencia y la razón de Julio, él Astillero. Cabe destacar que el: “asalto a la razón” por parte de Marín, fue un show cómico, malísimo. 
  Carlos Marín, lo único que merece de la sociedad mexicana es un escupitajo, y ya se lo han echado, y nadie se escondió para hacerlo. Inmediatamente otros miembros de la palangre, de su misma calaña, lo defendieron; sobre todo las plumas al servicio del gobierno, que los excusan de todo, desde el panfleto llamado: Milenio, del cual Marín es director. 
  Julio Hernández, merece el respeto y la admiración de la sociedad mexicana. Pero no así de los gobernantes y funcionarios abusivos que se ven evidenciados a través de la objetiva pluma del periodista oriundo de la capital Potosina, quién es fundador y director del rotativo la Jornada en San Luis Potosí. 
  De tal manera, que mientras a Marín lo escupen, a Hernandez lo amenazan de muerte. 
  Así la libertad de expresión en México; así el derecho a la información de los mexicanos. 
  Dicen que Ciro Gómez Leyva, entrevistó a Peña Nieto. ¿Que esperaban, que lo hiciera Sanjuana Martínez, Lydia Cacho o Alvaro Delgado, incluso él mismo Astillero?

Mexicanos al limite, señor Secretario Miguel Ángel Osorio Chong. 


Los que hemos sido tolerantes hasta excesos criticables, (así lo dijo Díaz Ordaz como preludio de un sanguinario ataque ordenado por él, contra los estudiantes universitarios en 1968; por falta de imaginación y criterio propio, lo émulo hace unos días el chaval Manuel Velasco gobernador de Chiapas refiriéndose a la protesta, y manifestación del movimiento magisterial) hemos sido los mexicanos. 
Dijo usted, secretario de gobernación Osorio Chong: “Tenemos un mandato de regresar a la normalidad y estamos abriendo los espacios; no se ha cancelado el diálogo, pero sí lo digo con toda claridad, tenemos que dejar, generar las condiciones, si no se dan éstas por la vía del diálogo, entonces tenemos que actuar porque no pueden seguir así las cosas, las condiciones como ahora están” 
¿Qué es la normalidad para el gobierno? 
¿A caso no sabe usted secretario de gobierno, que en Tamaulipas no hay libre tránsito, debido al crimen organizado? 
¿Tampoco sabe cuántas escuelas han cerrado sus puertas debido a la imparable inseguridad en varias regiones del país dominadas también por el crimen organizado? 
¿Ignora también la millonaria cifra de pérdidas ante el abandono de poblaciones enteras debido al éxodo de miles de ciudadanos que huyeron despavoridos, y que estaban en total indefensión también a causa del crimen organizado? 
¿Qué pasa cuando se obstruye el libre tránsito por filas interminables, donde permanecen hasta 10 horas o más varados los transportistas a causa de los puntos de revisión de SEDENA y SAT? ¿Ahí no aplica el derecho a la movilidad? 
¿Por qué no implementan esos aparatosos despliegues de la fuerza pública en las carreteras de Tamaulipas, por ejemplo, para restablecer el libre tránsito, el derecho a la movilidad y el estado de derecho del que tanto alardean? 
¿Por qué acosar y reprimir a la sociedad y al magisterio con todo el rigor del estado y no lo hacen así para garantizar la seguridad y la paz social tan anhelada por todos los mexicanos y que ustedes son incapaces de garantizar, porque no cumplen con sus obligaciones? 
¿Por qué no hacen cumplir la ley, se investiga a fondo y minuciosamente a todo político y funcionario que se haya enriquecido de manera inexplicable durante el ejercicio del servicio público? 
¿Por qué no eliminan el fuero? 
¿Por qué no se evalúan los políticos y funcionarios públicos y además se les paga dependiendo sus aptitudes y los resultados de sus gestiones? 
Por cierto ¿otro gasolinazo? 
Somos la sociedad mexicana, la que está al límite, se está agotando el tiempo, no tenemos ya más tolerancia a la burla y el engaño. Ustedes nos han ido acorralando; a mayor esfuerzo, menos bienestar; cada día más impuestos; cada sexenio empeora la situación del país en general. 
No vemos a los responsables de la pésima administración de las paraestatales tras las rejas. ¿A caso esa era la consigna: su colapso para poder venderlas? 
Usted secretario de gobernación dice que tienen un mandato ¿de quién? ¿A quién obedecen tan dócilmente? 
No creo que usted ignore el artículo 39 constitucional, ¡hágalo valer! Esa es una ley que emana de nuestra constitución, y que por fortuna no ha sido reformada en perjuicio de la sociedad mexicana. Si quieren hacer cumplir la ley, en nombre de millones de mexicanos les pedimos empezar respetando la voluntad del pueblo, ese es un derecho y el deber de ustedes es garantizarlo.