La crisis mental de los mexicanos. 


Nuestra crisis mental. 
Las crisis son un fenómeno negativo,  social inestable y peligroso. 
En México, los “logros” de las políticas económicas, no alcanzan más que a reflejarse en los bolsillos de los más ricos, de los políticos y sus funcionarios. 
Un país con casi la mitad de su población en situación de pobreza, es un país en crisis. 
Un país que se encuentra en la lista de los cinco países con mayor desigualdad, es un país en crisis. 
Un país que en los últimos 25 años, no a mejorado el ingreso de las familias, es un país en crisis. 
Un país con el 12% de su población en pobreza extrema, es un país en crisis. 
Un país con casi 2 millones de niños abandonados, que es el segundo país de Latinoamérica en ese rubro, es un país en crisis. 
Un país donde 23 personas mueren por desnutrición al día, (literalmente morir de hambre) es un país en crisis. 
Un país con una ciudad como Juárez, en Chihuahua, con 15 mil niños huérfanos por la guerra contra el narco, y abandonados por el gobierno, es un país en crisis. 
Un país con más de 3 millones de adictos a las drogas, es un país en crisis. 
Un país con más de 250 mil muertos por el crimen organizado, y 30 mil desaparecidos, con cientos de fosas clandestinas, donde desaparecen 43 estudiantes en medio de policías municipales, estatales, federales y militares, y donde todavía no se sabe donde están, es un país en crisis. 
Un país con el número de violaciones a los derechos humanos, que nos sitúa como el número 1 de Latinoamérica, donde la tortura y las ejecuciones extrajudiciales es la constante, es un país en crisis. 
Un país representado por un presidente envuelto en un escándalo de conflicto de intereses, y que además reconoce a la corrupción como un arraigo cultural, es un país en crisis. 
Un país que aparece en la misma lista que Afganistán que es el país más peligroso del mundo, seguido de Guatemala, México, Iraq y Siria, es un país en crisis. 
Un país que es el quinto más peligroso del mundo para ejercer el periodismo, y el número uno en Latinoamérica, un país donde todos los hilos criminales conducen a la política, e intentan callar la verdad matando periodistas, es un país en crisis. 
Un país que invierte más en partidos políticos, gasto militar, burocracia, propaganda mediática, que en educación y cultura, es un país en crisis. 
Un país donde el 57% encuentra su subsistencia en la informalidad, es un país en crisis. 
Un país, donde el presidente nacional, no se pronuncia por el cruel y cobarde asesinato de una periodista, un país que prefiere ocultar la realidad, y responsabilizar a la mente de los ciudadanos, créanme: es un país en crisis. 
Imagen: El Universal