Represión y abuso de autoridad en Sonora. 


La gobernadora del estado de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano, es calificada: la segunda mejor gobernadora del país. 
En mi personal opinión, debería de ser la número uno. El motivo es: que recibió un desastroso estado en ruinas, después de la pésima administración panista. 
En casi dos años de su gestión, se nota un importante cambio en todo el estado; sin duda la gobernadora Claudia Pavlovich, ha trabajado arduamente para que esto sea posible. Su compromiso con la sociedad, demuestra la fuerza y transparencia de su administración, que ha estado por encima de compromisos de partido; no hay pacto con nadie, a diferencia de otras entidades estatales del país, ella a cumplido cabalmente con la justicia, y su discurso ha sido traducido en acciones contundentes, que han llevado a prisión, a la mayoría de responsables del grave desfalco financiero del pasado gobierno. 
Es la única gobernadora, que ha lanzado un frente integral contra el narco; pues no sólo se trata de más policías y apoyo militar, sino que ha creado una intensa campaña contra las adicciones, para evitar que más jóvenes sonorenses se conviertan en adictos, delincuentes y posteriormente en  criminales. 
Los resultados en todos los rubros, van más allá de la retórica, sólo basta circular por los caminos estatales, que son la tangible muestra de que el Estado de Sonora, sí tiene rumbo. 
Claudia Pavlovich Arellano, es una gobernadora – para mi gusto – con potencial hasta para contender por la presidencia de la República. 
Pero regresando a la actualidad, este fin de semana, se dio un suceso muy grave y lamentable en el estado de Sonora. Miembros del transporte suburbano, cerraron la carretera número 100 que conecta a la ciudad capital de Hermosillo, con el poblado Miguel Alemán, y el resto de la zona agrícola de la costa, hasta llegar a Bahía de Kino. 
¿Qué es lo que llevó a los transportistas a tomar esa decisión de protestar, cerrando la carretera? El retiro de concesiones que según el Estado, incumplían con el reglamento. Pero ¿Y la capacidad de diálogo para conciliar este tipo de conflictos? 
El violento desalojo que efectuaron las policía estatal y municipal, fueron una inaceptable acción represiva. Circulan en las redes sociales y los principales diarios del país, la vergonzosa actuación de las autoridades. 
Los delitos comunes en la ciudad de Hermosillo, no han disminuido, todo lo contrario, han aumentado, y esto no es cuestión de percepción, son datos duros. ¿Por qué la policía no actúa con la misma contundencia? 
La gobernadora ha pronunciado lo siguiente con referencia a los deleznables hechos del violento desalojo: “No permitiré abusos policiacos en mi Estado, pero tampoco voy a permitir que se violenten los derechos de los ciudadanos sonorenses.”
Quiero decirle a la gobernadora, que lamentablemente en el Estado de Sonora, sí se violentan los derechos y garantías de los sonorenses. En algunos municipios, se montan retenes ilegales, con autos sin ninguna insignia policiaca, y personas sin identificación oficial, (dicen pertenecer a la PGR, pero se supone que son anticonstitucionales) revisan todo tipo de vehículos de manera prepotente, y en muchos casos extorsionan a los ciudadanos, ante la anuencia de las autoridades estatales y municipales, que no intervienen. 
También en los puntos de revisión de la SEDENA, dentro del estado de Sonora, (Querobabi, San Luis Río Colorado y Agua Prieta) los transportistas de carga pueden durar más de 7 horas detenidos, incluso más de 10 horas esperando a ser revisados, esto genera diariamente cientos de miles de pesos en pérdidas y el riesgo de que los productos perecederos pierdan su calidad de origen, afectando seriamente los intereses de los agricultores. 
De los anteriores ejemplos, nadie dice ni hace absolutamente nada. ¿Por qué? 
Me da la impresión de que los asesores de la gobernadora, no están a su altura. 
Lo importante ahora, es: ¿Qué hará la gobernadora Claudia Pavlovich, después de está autoritaria acción en su Estado? 
Imagen tomada, de las redes sociales.

Anuncios

El rumbo de México 


A México no se le puede ni se le debe aislar del mundo. Es parte importante de la economía mundial por sus recursos. 
México necesita muchas cosas. Políticos audaces y congruentes que de verdad representen todos los sectores económicos, a todos los actores empresariales, pero sobre todo a todos los ciudadanos. 
No hay recetas mágicas, no hay hadas que con una varita solucionen todos los problemas. Es mucho el trabajo por hacer, y para llegar a ser un país con más y mejores oportunidades necesitamos estar preparados. 
Si bien es cierto en cada contienda electoral, los partidos políticos le quedan a deber mucho a los ciudadanos, y más a los que menos tienen. Pero también es cierto que otras fuerzas políticas que no están en el poder, toman como estandarte esas necesidades para lucrar electoralmente, y eso es una irresponsabilidad. Pues desconocen la problemática de fondo, y por consecuente no tienen ninguna solución. 
No es fácil alinear a todos los partidos políticos en un pacto pues regularmente los intereses partidistas están por encima de las necesidades de nuestra nación. Pero sin embargo se ha logrado un consenso. 
Tampoco es sencillo reformar una constitución que no se ha actualizado, y convencer a una sociedad que milita en la apatía y que es víctima de liderazgos mesiánicos. Pero muy por encima de eso, se han podido tomar decisiones, que de alguna manera se han empezado a reflejar quizás de alguna manera muy minúscula en la economía. ¡Nadie nace grande! Todo es un proceso. Lo más importante es que existen acciones más allá de la retórica y de proyectos demagogos. 
El PRI permanece como líder en México, porque los demás partidos no han demostrado capacidad para realizar ningún cambio. Porque los demás partidos emulan lo peor del PRI, y siempre los superan. Porque la alternancia no ha funcionado, ha fallado, ha traicionado. Porque la oposición no está a la altura de las circunstancias. ¿Cómo puede un partido político ofrecer soluciones a la sociedad si sus principales conflictos son internos? ¿Cómo pueden los demás partidos representar a México si no tienen siquiera unidad en sus instituciones? Una cosa es creer tener soluciones y otra muy distinta es poder ofrecerlas. 
Si bien es cierto, el priísmo también a fallado. Pero aunque no lo queramos aceptar, trabajan arduamente, se quejan menos, se organizan más, se unen y eso los ha llevado a cosechar triunfos en las elecciones. ¿Y si nosotros como sociedad hacemos lo mismo? Seguramente también empezaremos a sumar logros, y no restar resultados y dividir voluntades. 
Las condiciones están dadas para tocar puertas, para incluirse y no para excluirse. 
¿México naufraga? vamos a sumar fuerzas para darle vuelta al timón y no sólo critiquemos a quienes decidieron hacer algo. 

  

Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?


•El sistema político mexicano, en general esta podrido.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Los gobiernos, todos son corruptos. Cobran un sueldo por empeorar las cosas. Y cuando llegan a cumplir con alguna obligación, ¡se festejan! claro, con recursos públicos. Gastan millones y millones en hacerse promoción en los medios. Sus “logros” solo existen en los spots comerciales y ni siquiera se asemejan a la realidad. Cuando terminan sus gestiones, se van dejando las cosas peor que como las encontraron, salvo algunas muy contadas excepciones.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Ningún delincuente trabaja solo, todos son parte de una estructura criminal de la cual los políticos, gobernantes y funcionarios públicos también forman parte. La violencia, el terror y la imperante corrupción en México no se puede explicar de otra forma. Todos los caminos de la criminalidad en México, llegan a los políticos.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•No obstante que a los políticos, gobernantes y funcionarios públicos, les llega dinero de “muchas partes” como “ayudas” y donaciones, (si como las que inexplicablemente le hicieron a Enrique Peña Nieto) todavía cobran inmensas cantidades de dinero como sueldo. La política en México es sinónimo de riqueza. Lamentable y ofensiva actitud de los servidores públicos en un país con tanta pobreza.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Los programas de desarrollo social en México, siempre han sido la caja chica del partido en turno con fines electorales. Por un lado fomentan la pobreza y la marginación, y por otro simulan que la atienden. Esa es una regla.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Se autorizan cantidades millonarias para atender la inseguridad, se multiplican por cientos los cuerpos policiacos y cada día la situación empeora mas. Pues las policías también están en las nóminas de los crimínales. Y la fuerza pública solo cumple al 100% cuando se trata de reprimir a los ciudadanos y no para garantizar protección a los mismos. Cada día son más descarados los abusos de las fuerzas de seguridad. Los derechos humanos emanados de la constitución son letra muerta. La justicia en nuestro país está al servicio del mejor postor y de quien cuente con mejores influencias. Las instituciones y fiscalías para procurar la justicia en México, son infalibles, si, pero para fabricar delitos.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Si la mitad de lo que se gastan en las campañas electorales se invirtiera en la atención y prevención de adicciones, obviamente tendríamos una juventud mas sana y por ende un futuro más prometedor. Pero no, entre mas adictos haya, hay mas mano de obra barata, mas delincuencia, mas desintegración familiar, mas reclutas para el crimen organizado, menos estudiantes, más pobreza, y mas pretextos para continuar simulando un combate al narcotrafico que les deja millonarias ganancias. Además de instaurar un estado policial que pueda mantener “controlada” a la sociedad.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•La libertad de expresión en México se está reduciendo en censura. Extensos territorios que alcanzan a abarcar estados, se han vuelto mortales para el periodismo que apuesta a la libertad y a la verdad. En México decir la verdad está penado, y la condena en cientos de lamentables casos es la perdida de la vida. Y no es al criminal al que le interese o no que el periodista investigue, sino al político que protege al criminal con el que esta coludido le interesa que no se sepa nada. La editorial mas grande en México por desgracia proviene del gobierno. Además de que dicta la “información noticiosa” paga también millonarias cantidades por la difusión y “comunicación social” a los medios. El poder de la información, esta al servicio del gobierno.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Cuando un político llega a ser juzgado y encarcelado, es mera estrategia. Llegan a sacrificar a quien sale sobrando para sus futuros intereses. Eso es la excepción, la regla es la impunidad. Los políticos son intocables, inmunes a la justicia, la ley no los alcanza. Y luego ante los reclamos, los muy cínicos piden “pruebas” ante un total y evidente descaro, “pruebas” que manipulan desde la corrupción que ellos mismos fomentan.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Actualmente, no solo hay que pagar impuestos y multas absurdas y por todo. También hay que pagar las extorsiones policiacas, y lo peor cuotas a crimínales por permitirnos vivir y trabajar en paz. Esa situación es indignante, agobiante y si no soportas mas y denuncias, despiertas en una macabra pesadilla. Mientras los gobernantes dicen que todo esta bien.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Los que nos atrevemos a pensar, los estudiantes y los que protestan ante tanta desigualdad, descaro, abuso, y falta de oportunidades, le estorban al gobierno, los incomoda a tal grado que los reprime, criminaliza la protesta, los desaparece, los asesina.

— Entonces, ¿quién quiere desestabilizar a México?

•Si les molesta tanto que se sepa la verdad, deberían por empezar a ser más transparentes. Pero eso es imposible en un sistema político que sirve a intereses muy ajenos a los de los ciudadanos.

Los que intentan diario desestabilizar a México, son ustedes, los políticos, todos. En especial, esos que están muy cerca del presidente Enrique Peña Nieto.

¿En qué momento México se convirtió una fosa clandestina?


La prioridad del estado, la obligación principal del gobierno, y la primer responsabilidad del funcionario público es garantizar la seguridad al ciudadano. Errando esta antelación, se malogra absolutamente.

La niñez y la juventud han sido blancos de una brutalidad indescriptible en los últimos años. Niños ultrajados, explotados, humillados… Jóvenes engañados, utilizados, embrutecidos, sin oportunidades… Generaciones con profundos resentimientos presagian un sombrío futuro.

La niñez y la juventud, en la actualidad, son un jugoso botín que materializan en dinero y en capital político quienes ostentan el poder.

El pensamiento de una sociedad insensible y egoísta que evade esta trágica realidad, ignora que los próximos pueden ser los seres que mas aman; esta mediocre actitud es la qué vergonzosamente predomina en México.

No podemos continuar así. Tenemos que crear conciencia y formar un frente común que exija la seguridad y la paz que nos han negado.

No hay líder ni caudillo capaz de resolver la grave situación con el solo hecho de alcanzar un puesto de elección popular. Pensarlo siquiera es un disparate.

Cada ciudadano tiene el poder de ejercer presión desde su entorno, para que las cosas funcionen de mejor manera. Nuestra vida puede ser una trinchera para el valiente. No la convirtamos en el escondite de un cobarde.

¿Que mas necesitamos para decidirnos a formar un frente común en contra de la inseguridad y la imperante corrupción?

¡Armémonos con dignidad, conocimiento e información!

Nuestros hijos merecen un México en paz.