Los hijos y la libertad.


Reflexión… 
Lo más valioso en la vida, es la libertad. Por eso, cuando los hijos empiezan a tomar decisiones de adultos, se supone que ya están listos para valerse por sí mismos, y hay que dejarlos volar, hay que respetar sus expectativas, y no obligarlos a cumplir las nuestras. 
Después te quedas ahí, para cuando ellos necesiten un consejo, o quizás ni eso, tal vez una opinión tuya, o parte de tu tiempo para que los escuches. 
A los hijos, no hay que cargarlos con nuestros complejos, con nuestras fobias y frustraciones, porque luego andan por el mundo con sentimientos inexplicables, que los aturden y no los dejan vivir en paz. 
Ya la vida se encargará de darles sus propias lecciones, para que las experiencias sean de ellos, y así adquieran las enseñanzas necesarias para seguir el camino que eligieron. 
Los hijos no nos pertenecen, cuando menos a mi, no me deben nada, ellos son libres, no hay ninguna condición, no llevan culpas ajenas, no las mías. 
En lo personal, la mayor satisfacción que pueden darme mis hijos, es que sean ellos mismos, genuinos, que no permitan la manipulación, que nada los condicione, que lleguen hasta donde tengan que llegar, que alcancen lo que deseen, pero sobre todo que paguen el precio justo, ni más, pero tampoco menos. 
Yo no he visto a un par de pájaros viejos, hacer ningún esfuerzo por alimentar a un pájaro grande, joven y fuerte. 
Yo me puedo equivocar, pero la naturaleza, no. Ella está dotada de una sabiduría infinita. 
Muchas veces, lo único que tenemos que hacer, es aprender a observar, ese puede ser uno de los grandes secretos de la vida.

Anuncios

El tiempo de Sergio Romano 


Las redes sociales y los medios de comunicación, tienen que aprender a convivir. 
En este caso, se desprenden dos aristas que no se pueden pasar por alto para formar un juicio objetivo e imparcial. 
Por una parte, la famosa maestra Clarissa de Ciudad Obregon, Sonora, durante sus vacaciones en Los Cabos, Baja California, Sur, decidió estando en la playa competir en un concurso de baile sensual que tenía una bolsa de 260 dólares como premio al primer lugar, ella lo gano. El divertido evento quedó grabado, y esa evidencia dejo sin empleo a Clarissa, la maestra que daba clases en el Instituto Cumbre del Noroeste. La presión social y los padres de familia de los alumnos del mencionado colegio, obligaron a los directivos a exigir su renuncia.
En mi opinión, la maestra no está cometiendo ninguna falta; ella no está faltando el respeto a nadie, es simplemente: su vida privada; es un evento público, donde por esparcimiento para amenizar la época de los “spring break” se efectuó un certamen. 
Las redes sociales, son plataformas digitales que permiten por medio de internet dar difusión a la opinión de los ciudadanos, pero no son jueces, ni la opinión de la mayoría se tiene que tomar como un veredicto, aunque sean miles los que coincidan en un criterio. 
Puedo asegurar, que más de un padre de familia de ese prestigiado colegio, no obtienen sus ingresos de manera muy honesta. También es muy probable que muchos padres de familia hayan asistido a un table dance, o que alguna madre de familia haya presenciado una despedida de soltera donde la variedad sea un show de stripers, y posiblemente hasta ¡hayan bailado! ¿Eso los hace personas inmorales y no gratas? ¡Qué inquisidores! 
La sociedad es muy ambigua, por no decir hipócrita.

Los juicios más injustos, son por parte de personas de doble moral.  
Por el otro lado está un comunicador, un informador profesional que vive de los medios de comunicación, que se debe a un público que lo ha hecho ser protagonista de la información durante muchas décadas, me refiero a Sergio Romano Muñoz y Sandoval. 
Con respecto al escandaloso caso de la maestra Clarissa, (que insisto, en mi opinión personal no tenía por qué serlo), Sergio Romano se pronunció al aire, en la pantalla de miles de televidentes con un: “yo la mando matar”. 
No, no quiero participar en un linchamiento, tampoco fui yo quién aventó la primer piedra, ni quiero hacer leña de un frondoso y legendario árbol caído. Pero esa declaración no fue un gazapo que con un: “usted disculpe” quede como si nada. Es algo más grave. 
Precisamente por su gran trayectoria como comunicador, Sergio Romano debería saber que en México, siete mujeres pierden la vida de manera violenta diariamente. Debería de saber que hay regiones muy lastimadas donde las mujeres asesinadas o desaparecidas se convierten en simples estadísticas, y eso duele mucho. No debería ignorar que incluso aquí en la capital sonorense hay una alerta de género por la violencia en contra de la mujer. ¿A caso para Sergio Romano la trágica violencia y la imperante criminalidad no lo hace estar consciente de lo que dice? Él debe de saber que de tras de un: “yo la mando matar”, hay un sinnúmero de víctimas mortales en nuestro país, donde la afirmación sí se consuma. 
No, no fue un simple error. Tampoco es justificación decir que se dejó llevar por la efervescencia de las redes sociales sobre el tema de la maestra Clarissa; es más, esa excusa me parece pueril. 
Quizás sea el hartazgo de tanto tiempo al frente de los noticiarios; quizás sea el desgaste, la fricción de tantas opiniones; quizás sea el momento de darle la oportunidad a nuevos talentos; quizás ahora le toque a él dirigir y transmitir desde la oficina a nuevos comunicadores su experiencia. Eso es más valido. 
En la actualidad hay que ser más tolerante en los medios; se acabo el tiempo en que los únicos que tenían derecho a informar, dar su opinión y hacer análisis eran los periodistas, que muchas veces sesgaban la verdadera misión de la profesión y que es la imparcialidad. Ahora es una nueva era: la de las redes sociales. Hay que saberlas manejar, hay que convivir en armonía con ellas, hay que ser tolerantes, amigables, y estar por encima de cualquier provocación, porque todos en las redes sociales pueden opinar, pero los profesionales son los periodistas, y ese hecho, no sólo se debe de suponer, hay que ponerlo en práctica. 
Esta es otra época. 
Quizás es hora de capitalizar un error así, y retirarse del frente de batalla informativo, quizás sea el momento oportuno para hacerlo… con dignidad. 

 

Para entender a Cuba 


El país más valiente de Latinoamérica es Cuba. Si, esa pequeña isla del Caribe con sus paradisiacas playas y con una situación económica terrible. 
Cuba es el símbolo de la verdadera independencia, de la soberanía y la dignidad de un pueblo. 
Imagínense ustedes que ninguna tienda de tu ciudad te puede vender nada, ni medicinas, nada. Esto como consecuencia de tu valor para defender tu familia y tu terreno. Y quien sea sorprendido vendiéndote algo o comprándote algo, será severamente sancionado. 
Consigues como puedes semillas de trigo, maíz, siembras hortalizas y crías algunos animales de granja para el consumo de tu familia. Obvio no produces tanto trigo para que se desperdicie el pan, así que lo racionas a tus hijos. Lo mismo con todos los alimentos que produces. Algunos de tus hijos te reclamarán, otros se sentirán orgullosos de ti y tu dignidad. Por necesidad, un miembro de la familia tiene que prepararse como médico, y hasta producir sus propias medicinas con sus precarios medios, recuerda que nadie te vende ni una aspirina. 
Mientras esto sucede, quien te impuso ese cruel bloqueo espera que revientes y vayas a pedir perdón. Te pone como ejemplo de una familia mediocre, pobre y fracasada, se mofan y burlan de ti. 
Pero tú sigues creyendo en la igualdad, en la libertad, en el respeto. Sigues trabajando arduamente y uno de tus hijos el doctor de la familia es solicitado por un vecino para que le cure una enfermedad, tú lo permites por humanidad. Si esa humanidad que a ti te han negado todos. 
Uno de tus hijos, de los más inconformes se siente preso en esa cárcel que tú no construiste, te tilda de loco y te abandona. Se va con el vecino más rico, el que a ti te tiene en la miseria. El vecino que tiene muchos hijos drogadictos y que según el pelea con quienes producen y les venden la droga, pero que los apoya en lo obscuro. Tu hijo se fue con el vecino que tiene controlado todo, que crea conflictos con los vecinos y cuando todo es un caos llega a poner orden y aprovecha para saquear sus bienes. Tu hijo ahora está del lado del vecino que fabrica armas que les vende a los vecinos a los que les crea conflictos para que se maten entre hermanos. 
Otro de tus hijos sale de tu casa pero regresa cuando quiere, porque el vecino rico que te tiene oprimido le paga para que hable mal de ti. Ese hijo te traiciona y va por las casas de los vecinos que viven controlados por el vecino rico a decirles que tu papá no te deja salir y que en tu casa viven en la pobreza, que nunca hagan lo que hizo su papá, que no se unan, que sigan obedeciendo al rico. 
Algunos hijos de los vecinos han muerto de hambre, sin embargo los tuyos no. Nadie come hasta el hartazgo, pero come lo suficiente para vivir sano. Muchos de los hijos de tus vecinos no saben leer ni escribir, sin embargo en tu casa todos lo hacen. En las casas de los vecinos se roban y matan entre hermanos hasta para robarse la droga, son adictos y cada vez lo son más. En tu familia no hay esos problemas, quizás habrá diferencias pero no llega esos brutales extremos. 
Algunas de tus hijas, deslumbradas por lo que alcanzan a ver de los vecinos, han sucumbido a la seducción del dinero o cosas que no hay en tu casa por el bloqueo y han sido víctimas de la prostitución. Es la forma de vida de los hijos del vecino rico.  
Muchos vecinos te critican y creen que eres un loco por vivir así, que eres un fracasado y quieren que finalmente accedas a todo lo que el vecino rico quiere para que tus hijos gocen de la “libertad” de la que gozan los suyos y que tengan acceso a todas las cosas que les ofrece el rico. 
Algún vecino valiente osado y muy capaz, con mucha facilidad para persuadir a los demás vecinos de detener la corrupción, la violencia y la desigualdad que genera el vecino rico, que estaba unido a ti, fue asesinado. Otros vecinos con tus mismas ideas libertarias, también han sido asesinados. 
— Así es la vida en Cuba. La mayoría al hablar de socialismo, lo intuye como una amenaza, pero no es así. ¡Pobre Cuba! El cruel embargo económico, los ha dejado inmersos en aquel 1959, y eso es una injusticia. 
Para entender:
•El socialismo es que el petróleo sea una fuente de ingresos para la sociedad y que se beneficie el país en general, utilizando los recursos públicos en salud, educación, cultura, infraestructura y que esto sea el motor del crecimiento colectivo, sin que por ese motivo se limite a nadie a producir más, esto se sumaría en beneficios sociales. 
•El capitalismo es que el petróleo sea extraído en sociedad con voraces empresas privadas que nos dejaran un mínimo de utilidad que no alcanzará para cubrir las necesidades básicas para que una nación crezca. Entonces crearán impuestos para sostener una clase política que vela por los intereses de los inversionistas extranjeros; una clase política que gusta de vivir en la opulencia. Como el ingreso obtenido de nuestros recursos es poco después de compartirlo y los impuestos no alcanzan a cubrir el despilfarro político, mejor se va a privatizar todo, el que quiera un servicio que lo pague y como esto era obligación del gobierno, bastará con algunas reformas a la constitución para evadir legalmente a esa responsabilidad y listo. Como los extranjeros nos prestan todo el dinero que quieran los políticos, siempre estamos endeudados. En síntesis, las ganancias son privadas y las pérdidas públicas. —
Ojalá y algunos logren comprenderme, y otros más… orientarme. 
  

10.- Nuestra libertad 


  
Corina, terminó su noviazgo con Alfredo, no fue fácil, el joven estaba enamorado perdidamente de ella. Corina fue firme, y dejo las cosas en claro: – no me gusta mentir, no me gusta engañar, no te amo y no quiero que nos hagamos daño -. 
Por su parte Horacio, el jueves hablo con la madre de su pequeño hijo, le pidió que acelerará el proceso de divorcio, que no complicará las cosas… Thelma, la madre de su hijo, se sorprendió y le dijo que estaba pensando en una oportunidad, Horacio fue firme, demasiado honesto y le dijo que no, que en su corazón solo cabía una mujer, y esa no era ella. Despechada le colgó. 
Recordó Horacio lo difícil que había sido tratar de llevar una vida en paz con una mujer que estaba acostumbrada a vivir en conflicto. Discutía por todo, nada le parecía, todo era poco, y lo poco era nada. No valoro la voluntad de Horacio de salvar su matrimonio, ambos tenían proyectos diferentes y la relación se fue a pique. Le dolía la situación de su hijo, pero prefería verlo tranquilo y no en medio de pleitos y ofensas sin sentido. – Es lo mejor – pensó. 

¿Independencia de México?


Independencia:
•Capacidad para elegir y actuar con libertad y sin depender de un mando o autoridad extraña.
•Gobierno propio de un pueblo o nación en oposición al gobierno impuesto por otro pueblo o nación.

Ninguna de las anteriores definiciones de independencia corresponde a lo que quieren festejar hoy por la noche.

La independencia alcanzada por aquellos valientes mexicanos, se fue desvaneciendo con el paso del tiempo.

No tenemos independencia democrática. Una democracia diseñada y avalada desde el imperio que encabeza EU, es la que decide quienes contienden, como llevan al cabo el proceso y quienes ganan. Más de 90 años respaldan esta tesis.

No tenemos independencia económica. Del 2007 al 2012, la deuda externa bruta de México se incrementó en promedio 17.2% por año. Calderón como miembro del FMI duplico la deuda externa en su fatídico sexenio.
Actualmente la deuda pública es del 42% del PIB, eso indica que cada mexicano al nacer, ya debe: 59 mil 382.45 pesos. Cabe resaltar que con estos niveles de endeudamiento, los únicos que se benefician son los banqueros. La mayoría de los bancos en México pertenecen al extranjero. Los políticos mexicanos son infalibles promotores del endeudamiento, pues la mayoría viven como sibaritas.

Carecemos de independencia alimentaria. Las fértiles y productivas tierras del campo mexicano, cada día están más abandonadas, y eso nos ha llevado a importar el 45% de lo que consumimos en México. Al final del sexenio de Calderón, otros 27.4 millones de personas sufrieron inseguridad alimentaria (Coneval). Para las nuevas políticas económicas del orden global, lo que les conviene, es que Mexico se convierta en un país de obreros con mano de obra muy barata, consumidores de lo que otros países producen.

No tenemos autonomía educativa. Dependemos de patrones de educación que provienen del extranjero. Todo lo que sea contrario a esa directriz es según ellos manipulación, y atenta contra la libertad. ¿Cuál?

De lo que más nos podemos sentir orgullosos es de la UNAM, también del IPN. Pero siempre recordaremos el mes de octubre de 1968, como una filosa y fría guillotina que decapito los sueños estudiantiles de qué un mejor México si era posible enfrentando al sistema político de frente con conocimiento y dignidad.

En lo personal, la mexicanidad es algo digno que si quiero celebrar, con algún platillo tradicional, con mi familia. Pero ir a una plaza pública a festejar, aplaudir y gritar al unísono: “¡Viva México!”
¡¿con los políticos?!
sólo es digno para los desmemoriados, sumisos e inducidos miembros del ignorante y mediocre rebaño social mexicano.

¿Me das la oportunidad?


Reflexión…

¿Como podemos imaginarnos siquiera bondadosos cuando lo primero que hacemos es negar una oportunidad?

La oportunidad es la antesala de la realización. Si bien es cierto, las oportunidades se buscan, pero también es cierto que el respeto y la prudencia son una virtud.

También agregaría yo, que la oportunidad es un obsequio.

Quién da oportunidades es un líder nato. Hay en las familias como en las naciones liderazgos, eso es indudable. Pero también hay tiranías.

Cuando alguien te honra con una oportunidad, se convierte en tu mejor benefactor. Siempre le vivirás agradecido.

¿Cuantas veces has buscado con vehemencia una oportunidad? ¿Cuantas veces has deseado demostrar esa capacidad, ese deseo, esa calidad, esa ternura y amor por algo, pero sobre todo por alguien? ¿Cuantas veces has querido ser mejor hijo, esposo, hermano, amigo y se te niega esa ocasión?

Quien te da una oportunidad de corazón, no te esta poniendo a prueba, te está dando la libertad de ser, de demostrarte a ti mismo de lo que eres capaz.

Puedes buscar la oportunidad, pero si se te niega, tienes que ser prudente. La oportunidad no se coacciona.

Negar las oportunidades es una forma de manipulación, es tener un control por la fuerza, es el temor de verse superados, y que las percepciones que queremos que se tengan cambien. Negar una oportunidad es querer que todos vean sólo a través de nuestros ojos. Negar una oportunidad es una de las máximas expresiones del egoísmo.

Sin oportunidades no hay unión, no hay igualdad, no hay convivencia sana.

Una oportunidad no se mendiga. Se busca, quizás se pida y si no nos vemos favorecidos, se respeta.

Valdría la pena reflexionar sobre las oportunidades. ¿Nosotros las otorgamos?
¿A nosotros nos las brindan?
¿Estamos con y quien nos dará la oportunidad de ser mejores?

Curiosamente los antónimos de la tiranía, son precisamente la democracia y la libertad.

La oportunidad es respetar el derecho y la libertad de los demás.

La orientación del hombre hacia el bien sólo se logra con el uso de la libertad.

Jesús vino a darnos la oportunidad de ser mejores con sus enseñanzas y con su bondad.

¿La estas aprovechando?

Mi ideología


No me considero socialista, ni comunista, ni capitalista, ni demócrata, ni reformista, ni conservador, ni de izquierda, ni de derecha… mi ideología política y social esta basada en la justicia y la libertad.

Acaso seré un osado revolucionario del intelecto, de conciencias y de pensamiento. Sólo eso.

Es precisamente la libertad, la que me ha llevado a decidir no poner etiquetas a mis pensamientos ni a los de nadie; mi intención es provocar la reflexión, para que cada quién extraiga desde su interior lo mejor, y lo comparta, eso sólo puede lograrse siendo justo.

Mi mayor influencia no es Marx, Lenin, Guevara, Castro, tampoco ningún capitalista. Considero a todo el radicalismo innecesario. Admiro algunos y aprendo de todos. Me cautiva la justicia, la libertad, el respeto, la equidad, el equilibrio y la armonía.

La igualdad social no tiene porque ser un clon. Eso limitaría a unos y forzaría a otros. No sería justo.

Hay que respetar las capacidades y las decisiones de cada quién, pero sobre todo, evitar que se induzca la voluntad de unos para beneficio de otros.

Se que hay una mejor oportunidad para todos, que se puede vivir con más calidad en todos los aspectos. Reconozco que hay muchas cosas por hacer y que cada quien juega un papel importante. Se que cada quién tiene mucho que aportar; cualquiera puede ser un líder, todo depende del estímulo pero sobre todo, de la voluntad.

Esta es mi ideología.