Todos contra Delfina Gómez.


Rina, la moderadora, con su introducción a los temas, me da la impresión de que fortalece al PRI, esto no es otra cosa, que la mano del Gobierno, dentro del proceso electoral. 

Juan Zepeda, ha mejorado en el discurso, pero carece de ideas propias, trata de impresionar, pero lo suyo es retórica. Me quedo con la frase: “Caballo que alcanza, gana” me recordó al precandidato del PAN a la presidencia de la República en 2006, Alberto Cárdenas Jiménez. Esto nos dice, que el PRD se homóloga con la ultraderecha, y deja en claro que no es un partido de izquierda. 

Alfredo del Mazo, con la eterna retórica priísta, y sus números a favor, mintiendo sistemáticamente trata de engañar de nueva cuenta, para condenar a los mexiquenses a los mismos males que han padecido desde siempre. A falta de credibilidad y propuesta, tiene recurrir reiteradamente a la amenaza, para fortalecer el miedo al cambio, por parte de los ciudadanos. 

Josefina Vázquez Mota, especialista en lucrar con un mal que ellos mismos han fomentado: la inseguridad. La historia inmediata, nos deja en claro, que el PAN, ha superado al PRI, pero en sus peores prácticas. 

Delfina Gómez, trabaja y expone problemas reales, pues su propuesta es el reflejo de las inquietudes de los ciudadanos, ya que las bases del partido que representa, son sociales. Evidentemente, Delfina, no es una oradora del nivel de Vázquez Mota, de Del Mazo, de Zepeda, pero sin embargo transmite más que los demás candidatos, incluso que Teresa Castell, que se siente superior por su condición de independiente. 

Óscar González, el candidato del PT, parece que no tiene idea de lo que sería como gobernador. Deja en claro que su mejor intención, es dividir, para debilitar a la candidata de MORENA, y cree que lo logra, y para él, ese sería su triunfo. 

Algo que tienen en común todos los candidatos (excepto Delfina Gómez), y que es el blanco de todos sus ataques, se llama: Delfina Gómez y su partido, MORENA. 

Para cerrar, quiero dejar en claro, que en una verdadera democracia, no hay perdedores, porque se supone que la que gana siempre, es la voluntad del pueblo, para el pueblo. 

Anuncios

El rumbo de México 


A México no se le puede ni se le debe aislar del mundo. Es parte importante de la economía mundial por sus recursos. 
México necesita muchas cosas. Políticos audaces y congruentes que de verdad representen todos los sectores económicos, a todos los actores empresariales, pero sobre todo a todos los ciudadanos. 
No hay recetas mágicas, no hay hadas que con una varita solucionen todos los problemas. Es mucho el trabajo por hacer, y para llegar a ser un país con más y mejores oportunidades necesitamos estar preparados. 
Si bien es cierto en cada contienda electoral, los partidos políticos le quedan a deber mucho a los ciudadanos, y más a los que menos tienen. Pero también es cierto que otras fuerzas políticas que no están en el poder, toman como estandarte esas necesidades para lucrar electoralmente, y eso es una irresponsabilidad. Pues desconocen la problemática de fondo, y por consecuente no tienen ninguna solución. 
No es fácil alinear a todos los partidos políticos en un pacto pues regularmente los intereses partidistas están por encima de las necesidades de nuestra nación. Pero sin embargo se ha logrado un consenso. 
Tampoco es sencillo reformar una constitución que no se ha actualizado, y convencer a una sociedad que milita en la apatía y que es víctima de liderazgos mesiánicos. Pero muy por encima de eso, se han podido tomar decisiones, que de alguna manera se han empezado a reflejar quizás de alguna manera muy minúscula en la economía. ¡Nadie nace grande! Todo es un proceso. Lo más importante es que existen acciones más allá de la retórica y de proyectos demagogos. 
El PRI permanece como líder en México, porque los demás partidos no han demostrado capacidad para realizar ningún cambio. Porque los demás partidos emulan lo peor del PRI, y siempre los superan. Porque la alternancia no ha funcionado, ha fallado, ha traicionado. Porque la oposición no está a la altura de las circunstancias. ¿Cómo puede un partido político ofrecer soluciones a la sociedad si sus principales conflictos son internos? ¿Cómo pueden los demás partidos representar a México si no tienen siquiera unidad en sus instituciones? Una cosa es creer tener soluciones y otra muy distinta es poder ofrecerlas. 
Si bien es cierto, el priísmo también a fallado. Pero aunque no lo queramos aceptar, trabajan arduamente, se quejan menos, se organizan más, se unen y eso los ha llevado a cosechar triunfos en las elecciones. ¿Y si nosotros como sociedad hacemos lo mismo? Seguramente también empezaremos a sumar logros, y no restar resultados y dividir voluntades. 
Las condiciones están dadas para tocar puertas, para incluirse y no para excluirse. 
¿México naufraga? vamos a sumar fuerzas para darle vuelta al timón y no sólo critiquemos a quienes decidieron hacer algo. 

  

El periodismo y las “pruebas”


Hay quienes en el ejercicio del servicio público, ante la incuestionable realidad, todavía piden pruebas cuando se les señala.

Actualmente las que podrían ser pruebas legales, presentadas por periodistas, activistas, o organizaciones no gubernamentales, no funcionan para la administración de la justicia.

Aquí 5 motivos:
1.- Las ignoran
2.- Las manipulan
3.- Las desprestigian
4.- Las cuestionan y por ultimo.
5.- Las archivan.

Los trabajos de investigación periodística, son desprestigiados desde el poder, pues exigen pruebas legales, como si la realidad supiera de la corrupta tramitología de las instituciones. Y no solo exigen pruebas, que además no reconocen pues según ellos carecen de sustento legal, sino que reclaman el “desprestigio” que dicen los políticos sufren ante las notas periodísticas. El prestigio, -les informo- solo se puede perder si algún día se tuvo, pero los cínicos políticos y funcionarios de hoy, la mayoría, nunca lo han tenido, lo han construido a base de mercadotecnia. La integridad, no la conocen.

Las pruebas que ellos exigen, son paradójicamente las mismas qué precisamente ellos tienen la obligación de presentar a una sociedad demandante de justicia.

•El periodista no es policía, ni fiscal, su trabajo es exponer investigaciones a la opinión pública.
•El oficio periodístico tiene que cuestionar lo que no funciona para provocar reflexión en los ciudadanos. Esta es la verdadera labor del líder de opinión: crear conciencia entre la sociedad, y no estar disculpando los abusos que cometen los servidores públicos.
•Quien trata de convencer a los ciudadanos de lo contrario a la realidad desde el ejercicio de la “información”, no son periodistas, son mercenarios de la información al servicio del poder.

El trabajo periodístico no es el responsable de desestabilizar la economía del país, son las acciones de políticos y funcionarios las que ponen en riesgo el buen funcionamiento de una nación.

Además, si la exposición de asuntos delicados sobre corrupción, donde están involucrados los políticos no fuera verdad, ¿Por qué un total de 103 periodistas han sido asesinados, mientras que 25 más permanecen en calidad de desaparecidos desde el año 2000 a la fecha? Cabe mencionar que la docena trágica del PAN, fue la más letal para los periodistas, en especial el funesto sexenio de Felipe Calderón.

Otro punto que desafortunadamente no podemos ignorar, es que el periodismo en muchísimos casos, ha dejado de lado su esencia original, para convertirse en un lucrativo negocio. Los medios de comunicación en la actualidad, son poderosos por la complicidad que tienen precisamente con los gobiernos quienes reparten millonarias partidas para “comunicación social”.

La única manera de hacer algo ante la mafiosa complicidad estado-medios, es buscar informarnos en medios alternativos que todavía gozan de la libertad que da la ética, la honestidad, la integridad, el profesionalismo y el valor.

Usted decide si estar informado o inducido.