Carta al presidente por Lydia Cacho


Señor presidente: Me permito responder a su reciente llamado televisivo: Dijo usted a la ciudadanía “esta es una lucha que vale la pena luchar, que hay que librar. Y no es ni debe ser la lucha sólo del Presidente, sino de todos los mexicanos, y en particular de aquellos que tenemos la responsabilidad pública en el gobierno, ya sea a nivel federal, estatal o municipal o en los otros poderes, como el Legislativo y el Judicial, de actuar en favor de la gente”. Coincido plenamente al igual que millones de hombres y mujeres.Antes que nada quisiera preguntarle, la lucha a la que se refiere ¿es sobre el rescate del país o exclusivamente sobre la guerra contra el narco?¿cuándo dice gente se refiere a hombres, mujeres, niños y niñas? ¿o solamente a sus soldados y policías federales?  Muchas personas consideramos que hay cientos de problemas ajenos a los cárteles que laceran a la sociedad y nos permitimos enumerar algunos.Dijo Ud. “Tu participación es vital, porque esta lucha es de todos y por eso tu denuncia, por ejemplo, o la información que nos puedas hacer llegar, es clave para avanzar en ella”. Vayan pues algunos datos como evidencia de nuestra voluntad para la cooperación y asumiendo la co-responsabilidad por el bien de México:El gobernador de Puebla Mario Marín protege a las redes de pornografía infantil a cambio de recursos para campañas políticas; su protegido Jean Succar Kuri sigue en espera de sentencia por trata sexual y pornografía infantil (de niñas hasta de 4 años) desde el 2005, sin embargo los jueces federales parecen no tener tiempo para girar sentencia ¿cree usted que el procurador Chávez a quien usted designó abogado de la Nación tenga tiempo, e interés, de revisar el caso? las niñas víctimas esperan su respuesta.Hay indicios de que el gobernador de Morelos dio cobijo a la gente del capo Beltrán Leyva,la Marina cuenta con evidencias, su domicilio en la primaveral Cuernavaca es público (pero podríamos enviarlo con gusto). Por otro lado un sujeto de nombre Ulises Ruiz, ha cometido crímenes diversos en Oaxaca, mantiene amenazados a periodistas y ha encubierto asesinos. Sus generales se le harán llegar si este caso resulta de su interés.Hay de igual manera evidencia plena que el Gobernador de Durango, desvía recursos públicos incluso federales para las campañas políticas, que mantiene protegido al Chapo Guzmán, que recibe dádivas del crimen organizado, que compro una isla, que tiene sometida y a su servicio a la prensa local($) y nacional, ¡¿no lo sabia Sr Presidente?  ¿Recuerda usted a Brad Will, el norteamericano asesinado por sus policías? tal vez sea pertinente que tome usted una postura de indignación como la que asumió frente la policía norteamericana ante el asesinato de un adolescente en Ciudad Juárez.Un peritaje demuestra que el incendio de la guardería ABC en que murieron calcinados 40 niños y niñas, veinticuatro más quedaron heridos y marcadas de por vida y otros sesenta fueron expuestos a la tragedia. Existe un listado de todos los implicados en la red de colusión de servidores públicos responsables de este siniestro; con gusto el enviaremos copia de la documentación para que -tal como usted dice- su gente se ponga “manos a la obra”.Martín y Bryan Alamanza Salazar de 9 y 5 años fueron asesinados a balazos por el ejército. No conformes con ultimar la vida de los pequeños, los soldados del retén fabricaron evidencias argumentando “fuego cruzado”. Los peritajes y testimonios demuestran que fue un salvaje ataque a una familia inocente que se detuvo obedientemente en un retén militar en Ciudad Mier, Tamaulipas. Si gusta podemos hacerle llegar los nombres de soldados responsables de la balacera. Simplemente le suplicamos se asegure, señor presidente, de que la vida de los testigo no corra riesgo por cooperar con usted.Los refugios para mujeres víctimas de violencia han sido atacados por policías; las víctimas son protegidas por la sociedad civil que, por colaborar con el Estado, se encuentra absolutamente desprotegida ¿qué recomienda usted para que esta colaboración no les cueste la vida a las activistas? Miles de niñas víctimas de trata sexual y laboral no tienen espacios seguros, ni recursos especializados para su rehabilitación y para reconstruir sus vidas. Con gusto le enviaremos los nombres de los explotadores e incluso de quienes les ofrecen puestos de elección popular para que les sea más fácil cooptar a su víctimas y estar plenamente protegidos de la acción de la justicia.Ya que está usted interesado en la colaboración ciudadana deseamos hacer de su conocimiento que hombres y mujeres periodistas han sido secuestrados, asesinadas, desaparecidos y encarceladas justamente por investigar todo lo relacionado con la guerra contra la delincuencia organizada que usted lidera. Tal vez sea de su interés un listado de probables responsables de dichos delitos, ya que la fiscalía especial no ha podido resolver uno sólo de estos casos. Estamos seguras de que una vez enterado, usted dará las órdenes para que se lleve a cabo una investigación pronta y expedita.Sabemos de su afán en erradicar la corrupción de los sindicatos; le informamos que una mujer de nombre Elba Esther Gordillo se ha enriquecido de forma inexplicable y es responsable de la parálisis y corrupción del sistema educativo. Si esta Ud. interesado en quitar a los malos sindicatos porqué no quita el del magisterio, donde la Sra. Elba Esther es súper archí multimillonaria, no busque a ciegas, busque donde está la verdadera explotación, quite a los sindicatos, pero a todos, cualquier ciudadano le puede decir si no saben pregunte.Espero que esta humilde aportación sea de utilidad para el avance en ese México que todas y todos soñamos y, que usted ha dicho, está dispuesto a rescatar a nuestro lado.Bienvenido a nuestra realidad señor presidente. YA DESPIERTE, ser presidente fue su sueño, ya se le hizo realidad ahora afronte las cosas como son, sabemos que garantiza el resto de su vida y sus hijos, nietos y bisnietos pero por favor haga algo por el PAIS,que yo creo le queda GRANDE PARA UNA PERSONA TAN PEQUEÑA COMO UD. es una lástima tener gente como Ud. en este país. Tenga la seguridad de que seguiremos colaborando con información y deseo de justicia.Fuente: “Carta a Felipe Calderón”, LydiaCacho.ne

Mauricio Ceballos. WordPress para BlackBerry.

Anuncios

Carta para AMLO.


Publicada por SDP noticias

Andrés Manuel López Obrador
Presente.

Cada día se acerca mas el estruendo de las campañas presidenciales rumbo al 2012. En estos momentos donde todavía puede caber un momento de reflexión interna y personal de un candidato, sin las presiones de los compromisos por el proselitismo, inercia natural de llegar a la meta esperada: Los Pinos.
Considero que usted Andrés Manuel López Obrador, debe de estar en la curva mas alta de su madurez política para decidir nuevamente contender en esta carrera, y alcanzar la presidencia de un país en agonía. No es este el mismo México del 2006 el cual hubiera sido mas fácil sanar, no, este es un México enfermo, con los tejidos sociales necrosados, con las dependencias publicas supurando pus, con las instituciones policiacas purulentas debido a la corrupción que impera en todo el país. Este México no es ya, aquel que confiaba todavía en discursos y palabras bellas, en spots comerciales de partidos políticos con canciones populachas y pegajosas; este México ya no cree en las propuestas milagrosas de los políticos falsos, cuyas fotografías publicitarias, muestran esas sonrisas blancas (que me recuerdan a los sepulcros blanqueados de los que hablo aquel filósofo lleno de amor hace 2 mil años), que lejos de persuadir a la sociedad, la llenan de incertidumbre y desconfianza; estas campañas son de lamentable oquedad, y no es lo que queremos, ni lo que merecemos. Estamos ante una emergencia nacional, gracias a la ambición desmedida, a la indiferencia política, a la insensibilidad del ejecutivo federal que esta cerrado a buscar soluciones de fondo a todos los problemas, que le estorba lo legítimo para hacer cumplir la ley. Estamos también ante senadores y diputados que están blindados, el fuero les da inmunidad, que ellos aprovechan para velar por sus propios intereses, pero nunca vistiendose de honestidad para entregar resultados tangibles a sus representados, a la sociedad. Ahora en este México actual, se pretende con reformas mejorar la situación, mientras tanto, no se hace cumplir con las leyes actuales que están diseñadas para vivir con armonía y paz social. Los mexicanos estamos conscientes de que se necesitan cambios, pero hay que cumplir con las leyes actuales al pie de la letra para poder reformar con éxito. Los mexicanos entendemos que la mayoría de los problemas se deben a la desigualdad, a la pobreza y no estamos dispuestos a seguir entregando la dignidad, por discursos; vidas, por estrategias; y la paz social, por la avaricia de la mal llamada clase política. ¿Esta AMLO dispuesto a no negociar el porvenir de una nación, por intereses políticos? No queremos alianzas con la mafia del poder, como usted los llama; en esas alianzas solo ganan los partidos políticos y algunos grupos, pero pierde la sociedad. ¿AMLO va a criticar y ofender como táctica de campaña? No queremos ya pleitos personales entre los contendientes, campañas negras, ni que se pierda tiempo en ver como se pueden descalificar, queremos candidatos maduros políticamente que puedan ofrecer dialogo, que su equilibrio personal permita practicar la tolerancia con respeto, que ese respeto fomente una democracia verdadera, que se asuma la responsabilidad de aceptar con firmeza las decisiones de la sociedad. Queremos candidatos dignos que se ganen a la gente con propuestas reales, con trabajo, con verdades, con pasión sincera, con testimonio de respeto y amor a la patria. AMLO Las soluciones de la mayoría de los problemas en este país, necesitan acciones de fondo, no decisiones tomadas al vapor y en favor de unos cuantos. ¿AMLO tiene la capacidad de rectificar? No queremos otro presidente cuya mayor cualidad sea la cerrazón. No queremos otro presidente que como buen panista nos diga: “ni los oigo, ni los veo” Necesitamos que exista la confianza en nuestro presidente y que tengamos la certeza de que nos escucha, porque lamentablemente la mayoría de los que hoy nos representan en las cámaras, no comunican el sentir de la sociedad. Necesitamos que AMLO supere sus propias expectativas en torno a la comunicación social, pero como le repito, no queremos mas discursos aburridos, de cifras intangibles para la sociedad y bellas palabras. ¿AMLO esta dispuesto que la pasión y el amor a su patria sean el motor de su política? Estamos hartos del marketing, México a madurado y aceptamos nuestra grave enfermedad política y también social. No vamos aceptar ya, tortas, sodas, gorras y playeritas a cambio de nuestro poder de elección, y quien pretenda nuevamente vernos la cara de pendejos, no estará a la altura de lo que en México necesitamos y no contara con nuestro apoyo, no lo toleraremos. ¿AMLO quiere una izquierda dinámica, ó una izquierda impositiva? Aquí no cabe un Hugo Chavez, aquí no queremos caminar para atrás, aquí no vamos a aceptar un loco que ha convertido a toda una sociedad en sus lacayos, que tienen que aplaudir todas sus locuras. No vamos a soportar un actor de película que sienta que la presidencia es su papel protagonico y que como presidente se valga de la necesidad para manipular. México quiere y demanda un líder comprometido, con valores sólidos y genuina moral, que convencido de que juntos, sociedad y gobierno podemos dar solución a los problemas actuales interactuando. ¿AMLO tiene una estrategia estudiada para erradicar la violencia? Los Mexicanos no queremos bajar la guardia ante la delincuencia, ni ignorar el narcotráfico. Esto no se va a solucionar con buenas intenciones, se necesita mucha inteligencia. Hay zonas que desde siempre han sido productoras de drogas, por su geografía, y hasta ahora no ha existido una política que les ofrezca mejor alternativa, con inversiones para fomentar la agricultura, la ganadería y que corte de tajo la practica de siembra de droga, justificada por la pobreza. No queremos mas excusas, queremos resultados. ¿AMLO esta consciente de este gran reto? Porque tampoco queremos que se pase el tiempo criticando los nefastos gobiernos anteriores, como una excusa de su incapacidad. Estamos hartos de simulaciones. Ahora que esta usted AMLO visitando ciudades, es necesario que vaya a todos los rincones de México, que se involucre al 100% con la sociedad. Muchos sabemos de su proyecto alternativo de nación y que ha trabajado arduamente en eso; pero no solo se necesita el proyecto, hay que ponerle alma, para que tenga vida y nos beneficie a todos. AMLO, México no quiere votar por un candidato menos peor, ni por el único que no se ha coludido con la mafia del poder. Los mexicanos queremos estar seguros de que vamos a votar por el mejor, por eso el motivo de esta misiva, porque queremos otorgar la confianza en quien se comprometa mas alla de cualquier interés personal o de grupo. Es un gran reto, recuerdelo, los mexicanos estamos ¡hasta la madre!, hartos de la misma basura política que nos ha gobernado durante 80 años, no queremos mas PRI mas PAN, ni tampoco un PRD que se prostituya ante ellos. Tampoco queremos partidos patito creados por líderes sindicales, que utilizan esa fuerza social, para sus propios intereses. No.
No esperamos, necesitamos que nos escuche y que vaya a la contienda con dignidad, con integridad y valor. México no quiere un mesías, que quede claro, ni un mago, ni un papa milagroso; tampoco le corresponde al presidente ser un guia espiritual.
México quiere un hombre de carne y hueso, que conozca y entienda las necesidades, que tenga sensibilidad, que ame a su patria y que este dispuesto a un gran esfuerzo, que su entrega sea el testimonio de su compromiso. Esta carta va dirigida al ser humano, al hombre, al paisano, al amigo al ciudadano: AMLO.
Deseo y de muchos sea el sentir de estas palabras que escribi y estemos de acuerdo que México, necesita al mejor.

Mauricio Ceballos. WordPress para BlackBerry.

Cuarenta aniversario de mi natalicio.


“Quiero aclarar algo que para mi es importante; que solo la piel quizas, se vaya a arrugar, pero mi espíritu, mi espiritu,
permanece infante” MC

Si la vida fuera un techo a dos aguas, estaría yo en la parte mas alta. ¿Por que? Aunque no debemos de dejar de aprender nunca mientras tengamos vida, siempre hay un punto hasta donde subes e irremediablemente tenemos que bajar. Desde aquí veo claramente por donde he subido y el esfuerzo que he tenido que hacer en varias ocasiones para levantarme y llegar aquí. Ahora puedo sentarme con mas calma y reflexionar sobre lo vivido y lo que me queda por vivir, alcanzo a vislumbrar con mas claridad un futuro, un horizonte que se parece mucho a lo que una vez soñé; camine hasta aquí, acepto y asumo consecuencias de mis errores pasados, pero estoy aquí, ni antes ni después, en la plenitud, nunca en la madurez, sigo siendo un aprendiz, mas ya tengo algo de experiencia.
Cuatro décadas, marcan una cruz en el camino de mi vida, la que he escogido cargar; nadie sabe lo que me haya podido pesar porque no la han tenido llevar, juzgar seria lo más fácil, mas no así llevarla a cuestas.
Adulto quizás, ya no un joven, tampoco un viejo, he vivido de todo y de poco me espanto, mas por lo vivido, he aprendido a no correr, pero dar pasos firmes a la vez. Dejare de patear piedras, es necesaria mas mesura. Sentado en este parte aguas, agradezco tanto a Dios por mi existencia, por todo, porque por eso soy ahora, en este presente fugaz. Nadie a pasado por mi vida sin dejar su huella, unas son profundas, quizás me apoyé en sus brazos, otras huellas son muy tenues, pero dejaron marca y seguro aprendí algo a su paso por mi vida. He aprendido que nunca se sabe todo, ni se sabrá, mas considero importante no cerrarme, para que el egoísmo no invite a la amargura, porque seguro solo vendrá a estorbarme.

Hoy hace 40 años llegue a este mundo… y le agradezco tanto a Dios.

Mauricio Ceballos. WordPress para BlackBerry.

DIEZ PROPUESTAS BASICAS PARA MEXICO


Muy interesantes me perecen, me permiti copiarlas. JustPaste.It

Rescatar al Estado y ponerlo al servicio del pueblo y de la nación. El Estado se encuentra secuestrado por una minoría y ésta es la causa principal del desastre nacional. En nuestro país existe una República aparente, simulada, falsa. Hay poderes constitucionales pero, en los hechos, un grupo ha confiscado todos los poderes. Por eso, lo primero debe ser recuperar democráticamente al Estado y una vez logrado este propósito, reintegrar las riquezas y los bienes públicos que han sido entregados o concesionados ilegalmente, a través de reglamentos o leyes secundarias que en ningún caso pueden estar por encima del principio constitucional que señala el dominio directo de la nación sobre los recursos naturales del país. Este procedimiento debe aplicarse fundamentalmente en los casos de la minería, la industria eléctrica y el petróleo. 

Democratizar los medios masivos de comunicación. Es inaceptable que un pequeño grupo posea el control de la televisión y de la radio, y administren la ignorancia en el país en función de sus intereses. Que quede claro: no hablamos de expropiación, sino de que el Estado cumpla el mandato constitucional de garantizar el derecho a la información. Para ello no hace falta eliminar el régimen de concesiones, ni crear una excesiva reglamentación y muchos menos optar por la censura, lo más eficaz es lograr la democratización de los medios, evitando el monopolio y auspiciando la libre competencia. Para ser más claros: Que hayan todos los canales de televisión o estaciones de radio que sean técnicamente posibles, con absoluta libertad, sólo impidiendo que se concentren en unas cuantas manos como sucede actualmente. 

Crear una nueva economía. Hay que cambiar la actual política económica que ni en términos cuantitativos ha dado resultados. México es uno de los países del mundo con menos crecimiento en los últimos años. La nueva política económica debe ser conducida por el Estado. Debe impedirse la injerencia de gobiernos extranjeros y de organismos financieros internacionales. El Estado debe recuperar su facultad para planear el desarrollo de acuerdo con el interés nacional. Hay que hacer a un lado la especulación financiera y enfocar todos nuestros esfuerzos a la economía real, a trabajar y producir los bienes que necesitamos. Sin producción no hay empleos, industrias, consumo, mercado, bienestar colectivo, ni economía poderosa, ni nación soberana. 

Combatir las prácticas monopólicas. El artículo 28 de la Constitución prohíbe los monopolios y el Estado debe garantizar que esta norma se cumpla porque hoy es letra muerta. En México hay grandes monopolios vinculados al poder que encarecen bienes y servicios, dañando la economía de sectores populares y de las clases medias, a pequeños y medianos productores, empresarios y comerciantes, que se ven obligados a comprar insumos a precios exagerados. Es inaceptable, por ejemplo, que los mexicanos paguemos por el cemento gris 146 por ciento más que los estadunidenses; 17 por ciento más por teléfono de línea fija; 240 por ciento más por llamadas de larga distancia nacional; 256 por ciento más por electricidad residencial de alto consumo; 52 por ciento más por electricidad de alta tensión; 185 por ciento más por la tarjeta de crédito; 309 por ciento más por televisión por cable; 145 por ciento más por Internet de banda ancha; 176 por ciento más por crédito a la vivienda. Y todo ello, a pesar de que el salario mínimo en México es nueve veces menor que en estados Unidos. En este país pobre se paga más que en las naciones ricas y con peores condiciones de servicio. No podemos permitir que esto siga ocurriendo. Insistimos en que mientras no evitemos los precios exagerados por empresas que operan en nichos protegidos, México no podrá competir con otros países ni habrá nuevos empleos y, a la larga, tampoco habrá oportunidades para las nuevas generaciones. Aquí recuerdo que en noviembre del año pasado propusimos al Senado la aprobación de una ley de precios competitivos con la cuál los consumidores lograrían ahorros entre el 10 y el 18 por ciento de sus ingresos. Sin embargo, este proyecto está detenido porque los legisladores del PRI y del PAN no son realmente representantes populares sino que están al servicio de los potentados. 

Abolir los privilegios fiscales. En los últimos días, se confirmó lo que hemos venido sosteniendo: desde la época de Luis Echeverría se celebró un pacto secreto entre el poder político y el poder económico que se ha ampliado y ratificado sexenio tras sexenio. El acuerdo consiste en conceder a los grandes empresarios y banqueros, el privilegio de no pagar o de devolverles los impuestos. Inclusive, hace unos días Calderón tuvo que reconocerlo cuando dijo que “las empresas que más ganan, rara vez, muy rara vez, pagan impuestos”. Pero no basta con la denuncia. Es necesario aprobar una reforma fiscal progresiva. Es decir, que paguen más los que tienen más. En México, a la inmensa desigualdad social y económica, tenemos que sumarle la injusticia fiscal, ya que la mayor parte de las contribuciones recaen en los trabajadores asalariados, los profesionistas, los pequeños y medianos empresarios y comerciantes. Debe buscarse que, al menos, las grandes corporaciones que operan en México y los más ricos del país, paguen impuestos en la misma proporción que lo hacen sus similares en países desarrollados o de las llamadas economías emergentes. 

Ejercer la política como imperativo ético y llevar a la práctica la austeridad republicana. Es necesario cambiar la forma de hacer política. Este noble oficio se ha pervertido por completo. Hoy la política es sinónimo de engaño, arreglos cupulares y corrupción. Por eso es urgente darle un nuevo sentido al quehacer político, imprimiéndole convicciones y principios. Quienes se dediquen a esta actividad deben entender que el poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud, cuando se pone al servicio de los demás. También hay que hacer valer el principio de austeridad republicana; retomar el ejemplo de Juárez y los liberales: el apego al criterio de la justa medianía en que deben vivir los servidores públicos. Nada de sueldos onerosos y ofensivos, ni flotillas de aviones y helicópteros al servicio de la llamada clase gobernante. Debe revisarse todo el funcionamiento del gobierno para eliminar los gastos improductivos, el derroche y los privilegios. Actualmente, le cuesta mucho al pueblo mantener al gobierno. 

Fortalecer al sector energético. Es urgente detener la terrible crisis que se avecina por la caída en la producción petrolera y la salida de divisas para comprar gasolinas y otros derivados en el extranjero. El manejo de Pemex, como hemos venido insistiendo, se ha caracterizado por el vandalismo y la irracionalidad. Hay que limpiar a Pemex de corrupción. No es posible que se sigan otorgando contratos millonarios sólo en beneficio de empresas extranjeras y de políticos corruptos. Tal es el caso de proyectos como los de la Cuenca de Burgos o de Chicontepec, donde no se ha logrado producir más gas ni más petróleo, pero sí se ha causado un gran daño al patrimonio nacional. Por otro lado, se continúa con la sobreexplotación de los yacimientos para exportar petróleo crudo, sin reponer reservas. Por esta causa, de 2004 a la fecha, se han dejado de producir 774 mil barriles diarios. Es decir, ahora producimos 2 millones 600 mil barriles al día y de seguir esta tendencia, en cuatro años apenas se estarán extrayendo 2 millones de barriles, que sólo alcanzarían para cubrir la demanda interna; con el agravante de que por la falta de refinerías y por el abandono a las plantas petroquímicas, seguiríamos vendiendo crudo y dependiendo por completo de la importación de gasolinas y otros petrolíferos. Por eso, debemos insistir en modificar radicalmente la actual política petrolera. Es urgente recuperar la administración de Pemex, invertir en exploración e iniciar de inmediato la construcción de tres grandes refinerías para dejar de importar el 40 por ciento de las gasolinas que consumimos. El objetivo principal debe ser industrializar la materia prima y ya no vender ni un solo barril de petróleo crudo al extranjero, para generar empleos y utilidades en beneficio de los mexicanos.

Alcanzar la soberanía alimentaria. Desde 1983 se dejó sin apoyo al sector agropecuario y se optó absurdamente por comprar los alimentos que consumimos en el exterior. Ahora, en consecuencia, hay tierras ociosas, potreros abandonados, se ha despoblado el medio rural y millones de mexicanos han tenido que emigrar. Este año para la compra de alimentos en el extranjero, se destinarán 16 mil millones de dólares. La mayor parte es maíz, frijol, arroz, leche, carne de res, de cerdo y desechos de pollo, que podríamos producir en el país. Asimismo, debe fortalecerse la agricultura de autoconsumo de la que dependen millones de indígenas y campesinos pobres. Además, es donde se conservan semillas orgánicas y variedades de maíz que forman parte de la gran riqueza genética de México. No al maíz transgénico. 

Establecer el Estado de bienestar. Hay que proteger a los pobres, a los débiles y olvidados ante la desigualdad social, la incertidumbre económica y otras calamidades. Debe garantizarse el derecho a la educación, al trabajo, a la salud, a la alimentación y a la vivienda. Es necesario seguir insistiendo hasta lograr la pensión universal para los adultos mayores del país; el otorgamiento de becas a todos los discapacitados pobres; y la atención médica y los medicamentos gratuitos para la mitad de los mexicanos que no cuentan con seguridad social. La solidaridad con los desposeídos no sólo es un asunto de justicia, es la manera más eficaz, más humana y más barata para garantizar la tranquilidad y la seguridad pública. Por eso reiteramos que por el bien de todos, primero los pobres.

Promover una nueva corriente de pensamiento. La transformación que necesita el país no sólo debe tener como propósito alcanzar el crecimiento económico, la democracia, el desarrollo y el bienestar. Implica también y sobre todo, cristalizar una nueva corriente de pensamiento sustentada en la cultura de nuestro pueblo, en su vocación de trabajo y en su inmensa bondad; añadiendo valores como el de la tolerancia, la solidaridad, el respeto a la diversidad y la protección del medio ambiente. Hay que alentar un pensamiento que ayude a impedir el predominio del dinero, del engaño, de la corrupción y del afán de lucro, sobre la dignidad, la verdad, la moral y el amor al prójimo.

Created: 06/29/2010

Mauricio Ceballos. WordPress para BlackBerry.

El Camino. La indiferencia oficial.


Para caminar cualquier cantidad de kilómetros, basta dar el primer paso; es el inicio, es el origen, la decisión tomada que nace en el pensamiento hasta la acción emprendida. La marcha del pasado Domingo 8 de Mayo es un inicio, es ese primer paso que tiene como origen el hartazgo social; esta acción emprendida por miles de Mexicanos en representación de los millones que estamos hartos a lo largo y ancho del país, es el resultado de la organización de la sociedad civil cuando busca la unión para sentir fortaleza y pretende alcanzar un fin, en este caso, la paz tan anhelada por todos.
Sabemos que los resultados no pueden ser instantáneos. Una gran parte de la sociedad se siente decepcionada, tal vez esperaban un mayor impacto (lo tuvo) ó quizás reacciones diferentes, por parte del gobierno, mas en favor de la paz quizás. Sin embargo concidero que si hay resultados positivos, y es que podemos convertir esta indiferencia de Calderón, en un argumento poderoso a favor de la razón de millones de mexicanos, y ahora si quedo mas que claro que no hay comunicación entre el presidente de México y la sociedad; eso da motivos para emprender mas movimientos sociales justificados por la indiferencia de quien “no nos escucha, no nos ve”.
Muchos criticaron a Sicilia, por su discurso, por la petición de renuncia del secretario de seguridad publica, por no dirigir su discurso a los criminales etc. Pero la realidad es que el poeta tiene razón, es un hombre herido por la violencia en un dolor de lo mas indescriptible, la tortura y asesinato de un hijo; mas a pesar de ese sufrimiento hablo con entereza, valor, claridad y su discurso fue mucho mas alla de cualquier otro que se haya dado en contra de quienes permiten este clima de violencia: El gobierno, las autoridades y la clase política.
El panista Felipe Gonzalez exgobernador de Aguascalientes, estado que empezó a probar la amargura de la violencia, la inseguridad, el secuestro, la corrupción y el desempleo a partir de su llegada representando al PAN y que no tiene la calidad moral para defender lo que es evidente; dijo que: “no escuche en la totalidad del discurso que Sicilia pronuncio, se refiriera a los delincuentes”. Yo le digo a Felipe Gonzalez que estuvo dedicado a los delincuentes y criminales que mas daño han hecho al país: nuestros gobernantes, políticos y autoridades. También Felipe Gonzalez añadió que Sicilia ni nadie tenia porque pedir la renuncia de un funcionario que esta haciendo bien “su función” haciendo referencia al cuestionado secretario de seguridad publica federal, Genaro Garcia Luna.
Sicilia pidió la renuncia de Garcia Luna como muestra de que Calderón “nos ha escuchado” y hoy después de tres días la respuesta es que el presidente no solo no nos escucho, si no que ignoro la petición de millones de mexicanos que aunque no estuvimos físicamente en la plancha del zócalo, pero estamos de acuerdo y apoyamos la petición del poeta. Garcia Luna con mas de 20 años en dependencias de seguridad federal tiene en su haber varias averiguaciones previas en su contra y ninguna a prosperado, e incluso en todas las áreas e instituciones policiacas donde ha tenido el mando, ocurren escándalos de corrupción y protección al narcotráfico, principalmente al cartel de Sinaloa.
Así que por este tipo de averiguaciones y fracasos en contra de Garcia Luna, queda de manifiesto que Calderón le tiene mas lealtad al Secretario de SSP que a todo un país que desesperado clama por la paz.
Nadie quiere que se baje la guardia como algunos ignorantes y aduladores de Calderón dicen; al contrario, queremos que se ponga un alto a esto, pero se necesita una honestidad que Calderón no tiene, pues esta violando entre muchos, también el artículo el 39 de la constitución y una voluntad que no es la de los mexicanos, además esta no es una estrategia inteligente, nuestros gobernantes no la tienen para los asuntos de la sociedad.
Así es que la razón la tenemos nosotros como sociedad, no dejemos que el desánimo nos haga perder antes de iniciar la verdadera batalla en contra de la injusticia y la falta de voluntad de un gobierno panista doble moral que se recordara como el mas nefasto en la historia de México, junto con el Priismo amo de la corrupción y los demás partidos políticos que han hecho de este país un negocio para unos cuantos a costa de la paz social de un México que no los merece como gobernantes, ni siquiera como aspirantes a puestos de elección popular. Habrá que analizar después el pacto.
Dimos un primer paso mexicanos y vamos a caminar.

Mauricio Ceballos. WordPress para BlackBerry.

Discurso de Javier Sicilia. 8 de Mayo


Transcribimo aquí el discurso completo del poeta Javier Sicilia

Tal vez la era se convierta por completo en un tiempo de penuria. Pero tal vez no, todavía no, aún no, aun a pesar de la inconmensurable necesidad, a pesar de todos los sufrimientos, a pesar de un dolor sin nombre, a pesar de la ausencia de paz en creciente progreso, a pesar de la creciente confusión.

Heidegger

(Nuestro) peso es (nuestro) amor; a donde quiera que se (nos) lleve, es él quien nos lleva. (Ese) don que proviene de (nosotros) nos inflama y nos eleva: (nosotros) ardemos y vamos.

San Agustín

Hemos llegado a pie, como lo hicieron los antiguos mexicanos, hasta este sitio en donde ellos por vez primera contemplaron el lago, el águila, la serpiente, el nopal y la piedra, ese emblema que fundó a la nación y que ha acompañado a los pueblos de México a lo largo de los siglos. Hemos llegado hasta esta esquina donde alguna vez habitó Tenochtitlan –a esta esquina donde el Estado y la Iglesia se asientan sobre los basamentos de un pasado rico en enseñanzas y donde los caminos se encuentran y se bifurcan–; hemos llegado aquí para volver a hacer visibles las raíces de nuestra nación, para que su desnudez, que acompañan la desnudez de la palabra, que es el silencio, y la dolorosa desnudez de nuestros muertos, nos ayuden a alumbrar el camino.

Si hemos caminado y hemos llegado así, en silencio, es porque nuestro dolor es tan grande y tan profundo, y el horror del que proviene tan inmenso, que ya no tienen palabras con qué decirse. Es también porque a través de ese silencio nos decimos, y les decimos a quienes tienen la responsabilidad de la seguridad de este país, que no queremos un muerto más a causa de esta confusión creciente que sólo busca asfixiarnos, como asfixiaron el aliento y la vida de mi hijo Juan Francisco, de Luis Antonio, de Julio César, de Gabo, de María del Socorro, del comandante Jaime y de tantos miles de hombres, mujeres, niños y ancianos asesinados con un desprecio y una vileza que pertenecen a mundos que no son ni serán nunca los nuestros; estamos aquí para decirnos y decirles que este dolor del alma en los cuerpos no lo convertiremos en odio ni en más violencia, sino en una palanca que nos ayude a restaurar el amor, la paz, la justicia, la dignidad y la balbuciente democracia que estamos perdiendo; para decirnos y decirles que aún creemos que es posible que la nación vuelva a renacer y a salir de sus ruinas, para mostrarles a los señores de la muerte que estamos de pie y que no cejaremos de defender la vida de todos los hijos y las hijas de este país, que aún creemos que es posible rescatar y reconstruir el tejido social de nuestros pueblos, barrios y ciudades.

Si no hacemos esto solamente podremos heredar a nuestros muchachos, a nuestras muchachas y a nuestros niños una casa llena de desamparo, de temor, de indolencia, de cinismo, de brutalidad y engaño, donde reinan los señores de la muerte, de la ambición, del poder desmedido y de la complacencia y la complicidad con el crimen.

Todos los días escuchamos historias terribles que nos hieren y nos hacen preguntarnos: ¿Cuándo y en dónde perdimos nuestra dignidad? Los claroscuros se entremezclan a lo largo del tiempo para advertirnos que esta casa donde habita el horror no es la de nuestros padres, pero sí lo es; no es el México de nuestros maestros, pero sí lo es; no es el de aquellos que ofrecieron lo mejor de sus vidas para construir un país más justo y democrático, pero sí lo es; esta casa donde habita el horror no es el México de Salvador Nava, de Heberto Castillo, de Manuel Clouthier, de los hombres y mujeres de las montañas del sur –de esos pueblos mayas que engarzan su palabra a la nación– y de tantos otros que nos han recordado la dignidad, pero sí lo es; no es el de los hombres y mujeres que cada amanecer se levantan para ir a trabajar y con honestidad sostenerse y sostener a sus familias, pero sí lo es; no es el de los poetas, de los músicos, de los pintores, de los bailarines, de todos los artistas que nos revelan el corazón del ser humano y nos conmueven y nos unen, pero sí lo es. Nuestro México, nuestra casa, está rodeada de grandezas, pero también de grietas y de abismos que al expandirse por descuido, complacencia y complicidad nos han conducido a esta espantosa desolación.

Son esas grietas, esas heridas abiertas, y no las grandezas de nuestra casa, las que también nos han obligado a caminar hasta aquí, entrelazando nuestro silencio con nuestros dolores, para decirles directamente a la cara que tienen que aprender a mirar y a escuchar, que deben nombrar a todos nuestros muertos –a esos que la maldad del crimen ha asesinado de tres maneras: privándolos de la vida, criminalizándolos y enterrándolos en las fosas comunes de un silencio ominoso que no es el nuestro–; para decirles que con nuestra presencia estamos nombrando esta infame realidad que ustedes, la clase política, los llamados poderes fácticos y sus siniestros monopolios, las jerarquías de los poderes económicos y religiosos, los gobiernos y las fuerzas policiacas han negado y quieren continuar negando. Una realidad que los criminales, en su demencia, buscan imponernos aliados con las omisiones de los que detentan alguna forma de poder.

Queremos afirmar aquí que no aceptaremos más una elección si antes los partidos políticos no limpian sus filas de esos que, enmascarados en la legalidad, están coludidos con el crimen y tienen al Estado maniatado y cooptado al usar los instrumentos de éste para erosionar las mismas esperanzas de cambio de los ciudadanos. O ¿dónde estaban los partidos, los alcaldes, los gobernadores, las autoridades federales, el ejército, la armada, las Iglesias, los congresos, los empresarios; dónde estábamos todos cuando los caminos y carreteras que llevan a Tamaulipas se convirtieron en trampas mortales para hombres y mujeres indefensos, para nuestros hermanos migrantes de Centroamérica? ¿Por qué nuestras autoridades y los partidos han aceptado que en Morelos y en muchos estados de la República gobernadores señalados públicamente como cómplices del crimen organizado permanezcan impunes y continúen en las filas de los partidos y a veces en puestos de gobierno? ¿Por qué se permitió que diputados del Congreso de la Unión se organizaran para ocultar a un prófugo de la justicia, acusado de tener vínculos con el crimen organizado y lo introdujeron al recinto que debería ser el más honorable de la patria porque en él reside la representación plural del pueblo y terminaran dándole fuero y después aceptando su realidad criminal en dos vergonzosos sainetes? ¿Por qué se permitió al presidente de la República y por qué decidió éste lanzar al ejército a las calles en una guerra absurda que nos ha costado 40 mil víctimas y millones de mexicanos abandonados al miedo y a la incertidumbre? ¿Por qué se trató de hacer pasar, a espaldas de la ciudadanía, una ley de seguridad que exige hoy, más que nunca una amplia reflexión, discusión y consenso ciudadano? La Ley de Seguridad Nacional no puede reducirse a un asunto militar. Asumida así es y será siempre un absurdo. La ciudadanía no tiene por qué seguir pagando el costo de la inercia e inoperancia del Congreso y sus tiempos convertido en chantaje administrativo y banal cálculo político. ¿Por qué los partidos enajenan su visión, impiden la reforma política y bloquean los instrumentos legales que permitan a la ciudadanía una representación digna y eficiente que controle todo tipo de abusos? ¿Por qué en ella no se ha incluido la revocación del mandato ni el plebiscito?

Estos casos –hay cientos de la misma o de mayor gravedad– ponen en evidencia que los partidos políticos, el PAN, el PRI, el PRD, el PT, Convergencia, Nueva Alianza, el Panal, el Verde, se han convertido en una partidocracia de cuyas filas emanan los dirigentes de la nación. En todos ellos hay vínculos con el crimen y sus mafias a lo largo y ancho de la nación. Sin una limpieza honorable de sus filas y un compromiso total con la ética política, los ciudadanos tendremos que preguntarnos en las próximas elecciones ¿por qué cártel y por qué poder fáctico tendremos que votar? ¿No se dan cuenta de que con ello están horadando y humillando lo más sagrado de nuestras instituciones republicanas, que están destruyendo la voluntad popular que mal que bien los llevó a donde hoy se encuentran?

Los partidos políticos debilitan nuestras instituciones republicanas, las vuelven vulnerables ante el crimen organizado y sumisas ante los grandes monopolios; hacen de la impunidad un modus vivendi y convierten a la ciudadanía en rehén de la violencia imperante.

Ante el avance del hampa vinculada con el narcotráfico, el Poder Ejecutivo asume, junto con la mayoría de la mal llamada clase política, que hay sólo dos formas de enfrentar esa amenaza: administrándola ilegalmente como solía hacerse y se hace en muchos lugares o haciéndole la guerra con el ejército en las calles como sucede hoy. Se ignora que la droga es un fenómeno histórico que, descontextualizado del mundo religioso al que servía, y sometido ahora al mercado y sus consumos, debió y debe ser tratado como un problema de sociología urbana y de salud pública, y no como un asunto criminal que debe enfrentarse con la violencia. Con ello se suma más sufrimiento a una sociedad donde se exalta el éxito, el dinero y el poder como premisas absolutas que deben conquistarse por cualquier medio y a cualquier precio.

Este clima ha sido tierra fértil para el crimen que se ha convertido en cobros de piso, secuestros, robos, tráfico de personas y en complejas empresas para delinquir y apropiarse del absurdo modelo económico de tener siempre más a costa de todos.

A esto, ya de por sí terrible, se agrega la política norteamericana. Su mercado millonario del consumo de la droga, sus bancos y empresas que lavan dinero, con la complicidad de los nuestros, y su industria armamentista –más letal, por contundente y expansiva, que las drogas–, cuyas armas llegan a nuestras tierras, no sólo fortalecen el crecimiento de los grupos criminales, sino que también los proveen de una capacidad inmensa de muerte. Los Estados Unidos han diseñado una política de seguridad cuya lógica responde fundamentalmente a sus intereses globales donde México ha quedado atrapado.

¿Como reestructurar esta realidad que nos ha puesto en un estado de emergencia nacional? Es un desafío más que complejo. Pero México no puede seguir simplificándolo y menos permitir que esto ahonde más sus divisiones internas y nos fracture hasta hacer casi inaudibles el latido de nuestros corazones que es el latido de la nación. Por eso les decimos que es urgente que los ciudadanos, los gobiernos de los tres órdenes, los partidos políticos, los campesinos, los obreros, los indios, los académicos, los intelectuales, los artistas, las Iglesias, los empresarios, las organizaciones civiles, hagamos un pacto, es decir, un compromiso fundamental de paz con justicia y dignidad, que le permita a la nación rehacer su suelo, un pacto en el que reconozcamos y asumamos nuestras diversas responsabilidades, un pacto que le permita a nuestros muchachos, a nuestras muchachas y a nuestros niños recuperar su presente y su futuro, para que dejen de ser las víctimas de esta guerra o el ejército de reserva de la delincuencia.

Por ello, es necesario que todos los gobernantes y las fuerzas políticas de este país se den cuenta que están perdiendo la representación de la nación que emana del pueblo, es decir, de los ciudadanos como los que hoy estamos reunidos en el zócalo de la Ciudad de México y en otras ciudades del país.

Si no lo hacen, y se empeñan en su ceguera, no sólo las instituciones quedarán vacías de sentido y de dignidad, sino que las elecciones de 2012 serán las de la ignominia, una ignominia que hará más profundas las fosas en donde, como en Tamaulipas y Durango, están enterrando la vida del país.

Estamos, pues, ante una encrucijada sin salidas fáciles, porque el suelo en el que una nación florece y el tejido en el que su alma se expresa están deshechos. Por ello, el pacto al que convocamos después de recoger muchas propuestas de la sociedad civil, y que en unos momentos leerá Olga Reyes, que ha sufrido el asesinato de 6 familiares, es un pacto que contiene seis puntos fundamentales que permitirán a la sociedad civil hacer un seguimiento puntual de su cumplimiento y, en el caso de traicionarse, penalizar a quienes sean responsables de esas traiciones; un pacto que se firmará en el Centro de Ciudad Juárez –el rostro más visible de la destrucción nacional– de cara a los nombres de nuestros muertos y lleno de un profundo sentido de lo que una paz digna significa.

Antes de darlo a conocer, hagamos un silencio más de 5 minutos en memoria de nuestros muertos, de la sociedad cercada por la delincuencia y un Estado omiso, y como una señal de la unidad y de la dignidad de nuestros corazones que llama a todos a refundar la Nación. Hagámoslo así porque el silencio es el lugar en donde se recoge y brota la palabra verdadera, es la hondura profunda del sentido, es lo que nos hermana en medio de nuestros dolores, es esa tierra interior y común que nadie tiene en propiedad y de la que, si sabemos escuchar, puede nacer la palabra que nos permita decir otra vez con dignidad y una paz justa el nombre de nuestra casa: México.

Mauricio Ceballos. WordPress para BlackBerry.

El Camino Efecto Tequila.


Los asuntos internacionales han eclipsado la Atención de lo que nos debe de preocupar a los mexicanos. La boda real, para mi gusto un derroche que ofende a los mas necesitados del mundo, me extraña de los ingleses, me parecen un país maduro. La beatificación de Juan Pablo II un hombre que trato de ser justo y pidió perdón a nombre de la iglesia por todas las faltas cometidas por sus miembros a través de los años; un tema escabroso y también que ofende a razón de los escándalos de los pedófilos que han ocultado sus aberraciones en la sotana lastimando a inocentes y a sus familias de tal manera que han perdido toda la Fe en la iglesia católica. Por ultimo el tema del asesinato de Osama Bin Laden, por un lado festejado mientras su cuerpo fue arrojado al mar en medio de una ceremonia religiosa en un portaaviones de EEUU y las tantas dudas que asaltan al mundo entero a raíz de este abatimiento, mejor prefiero no elucubrar sobre el tema, ustedes saquen sus deducciones.
Las reformas políticas, de seguridad y laboral han dado mucha tela para cortar en los últimos días. Si bien es necesario hacer cambios en cuestión de seguridad, no son los que ofrece la Ley de Seguridad Nacional, que da la impresión de un estado de sitio y la perdida total de cualquier garantía y respeto a los derechos humanos. Como lo he mencionado anteriormente, no me parece lógico dar mas poder a quien no a sido capaz de administrarlo para garantizar la seguridad y paz social, si no todo lo contrario. La nueva Ley Laboral esta diseñada para otorgar todas las garantías a los patrones dejando en la orfandad legal a los trabajadores, que de por si solo tienen obligaciones, pero no así derechos y todo parece indicar que los trucos ilegales de los empleadores se volverían legales. Lozano y quienes lo asesoran para proponer esta nueva ley pretenden un retroceso, que de no detenerse nos llevara a un paso de la esclavitud simulada. Si se quiere de verdad impulsar la economía, esta debe ser apuntalada con mejores sueldos, mejores condiciones y prestaciones para el trabajador que le den estabilidad, para que su poder adquisitivo se refleje en la economía interna del país y podamos mejorar desde abajo. De lo que se trata es de que haya menos pobres cada día, no mas. Los senadores le dieron luz verde a la reforma política, pero se atoro en la cámara de diputados que necesitara se convoque a un periodo extraordinario de sesiones para darle celeridad al proceso, ya que estaríamos hablando de la autorización de las candidaturas ciudadanas para el 2012. El PRI es el principal obstáculo para esta reforma política que como siempre y por desgracia, todos los partidos actúan en favor a sus propios intereses y esta reforma para ellos beneficia mas al PAN y en realidad no están pensando si es para el bien de la sociedad dejando sus intereses de lado. Llama la atención que en estas reformas nada esta definido aun, ninguna esta muerta y si bien la ley de seguridad y la laboral están casi desechadas no podemos cantar victoria.
Cabe reflexionar si la paridad del “súper peso” ante el dolar es la correcta, me da la impresión que esta sobrevaluado y esto podría ser catastrófico en la economía nacional, habrá que estar al pendiente de lo que digan los expertos pero ante tanta incertidumbre por la violencia no creo que la “fortaleza” del peso sea la indicada; podríamos estar ante una segunda tanda del “efecto tequila” si no se actúa con honestidad deslizando el peso a un precio justo ante la moneda americana.
Lo que es una realidad para bien de México, es que la sociedad ya despertó, como dijo un escritor: “el gigante se ha levantado” y esto es para bien de todos. El 8 de Mayo quedara de manifiesto que la sociedad ya no cree en discursos, que las bellas palabras que dicen nuestros políticos solo confunden, que queremos resultados tangibles y que como sociedad estamos dando el primer paso para una unión social que si no vemos los resultados deseados, este hartazgo evidente podría llevarnos a exigir la dimisión del presidente Calderón.

Mauricio Ceballos.